Aporrea debe redefinirse apoyándose en el tercer motor, el de Moral y Luces

En relación a la disculpa que da Aporrea sobre el artículo del tal “Vallejo”

Estimados compatriotas de Aporrea:
Ante todo un cordial saludo revolucionario.

Hace como 2 meses me encontraba en una reunión informal y como parte de las charlas que allí surgieron hablamos de la medida de Radio Caracas y de lo que debería ser la nueva comunicación. Entre palabras e ideas, llegamos al caso de Aporrea.org. Muchos de los que allí estaban se quejaban de que en diferentes oportunidades habían mandado artículos que no se publicaron, dando a entender que esta página censura. Yo por mi parte defendía lo de la censura, ya que en dos oportunidades escribí y mis artículos fueron publicados. Alguien expuso que su página se había convertido en un toma y dame de chismes, y allí si tuve que darles la razón.

Desde hace mucho tiempo se publican artículos donde se acusan a diferentes personas (sin pruebas) de cualquier cosa, utilizando no un lenguaje apoyado en la ética revolucionaria, de crítica constructiva que nos haga crecer, sino el lenguaje más burdo, el que nos enseñó la cuarta República, el mismo que utiliza la bicha o Granielito o cualquier periodista de Globovisión.

Ustedes como medio alternativo tienen un deber educativo ineludible, tienen que dar las pautas para lo que debe ser la nueva denuncia en este proceso por el que luchamos, denuncias basadas en la ética y en la moral, en la crítica constructiva. Ustedes no pueden hacerse eco de las guerras que desatan aquellos que por una causa u otra han tenido que dejar sus cargos en el gobierno o porque alguien les cae mal. Pero en Aporrea aparecen alegremente denuncias sin pruebas, con el peor de los lenguajes, con acusaciones terribles. Ustedes al publicar tales artículos, han dado el permiso de que se destruya la reputación de cualquier persona.

Desde hace 2 meses trabajo en la Misión Cultura, (se que pueden pensar que por esa causa escribo este artículo, y quizás tengan razón, porque debí hacerlo antes cuando leí artículos con acusaciones contra el Presidente del INIA (no lo conozco) y otras acusaciones que en este momento no recuerdo. Por eso les pido disculpas) donde no hago otra cosa que trabajar y trabajar para consolidar este proyecto que es uno de los más importantes de la revolución. Casi semanalmente leo en Aporrea artículos con un lenguaje "cuarto republicano", donde vilipendian a Antonieta De Stefano, a Blanca Arredondo, incluso a María De Stefano de T.V Caricuao (y con ella por supuesto, a todos los que allí laboran). Las han llamado corruptas, han hablado de nepotismo y demás. Hace 2 días se publicó otro artículo firmado con un nombre falso y sin número de Cédula, lleno de veneno y odio, esta vez contra Héctor Soto. No tardó Aporrea en pedir disculpas por lo que había pasado (Ver Declaración de Aporrea en relación a “denuncias” irresponsables - www.aporrea.org/misiones/a31111.html), culpan a quién sabe quién (una tal Olga sin apellido). Esa culpa suena como cuando somos niños o niñas y hacemos algo y no queremos correr con nuestra responsabilidad, o a los políticos de la oposición que no son responsables de nada. Al final las y los lectores de este artículo nos quedamos sin entender nada de lo que había ocurrido. Pero lo más triste es que nunca leí ninguna disculpa por parte de Ustedes por los artículos injuriosos aparecidos en esa página contra Antonieta De Stefano, Blanca Arredondo y T.V Caricuao, de las cuales doy fe de su honestidad y abnegación al trabajo revolucionario.

¿Es qué estas denuncias si valen porque quienes las hacen escriben sus nombres y apellidos verdaderos y colocan su número de cédula? Esto deja mucho que pensar.

Les pregunto, ¿pidieron ustedes pruebas de lo que las activadoras y activadores denunciaban?

¿Se comunicaron con la Misión Cultura para informarse de lo que estaba ocurriendo (les diré que en la Misión se da explicación a cualquiera que la pida, allí no existen tramites burocráticos para recibir a las personas)?

¿Si escribo mi verdadero nombre y coloco mi número de Cédula, tengo el permiso para que me publiquen un artículo utilizando el peor de los lenguajes y destrozando sin ninguna prueba la reputación de las personas?

¿El publicar lo que sea contra cualquier persona sin investigar la denuncia, no es lo mismo que hace Globovisión y Radio Caracas?

Creo que deben redefinir su página apoyándose en el tercer motor, el de Moral y Luces". Les sugiero que creen normas para la publicación de artículos en su página, de esta manera harán una gran contribución en la formación de la nueva ciudadanía.

Me despido de ustedes con un abrazo desde el amor.

Ana Mercedes Viloria
CI 5.147.014


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3623 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas