Strategic Culture Foundation en la lista prohibida de EEUU, es un ataque contra el periodismo independiente

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

 http://www.strategic-culture.org

*/El verdadero objetivo de Washington es criminalizar al periodismo crítico y a cualquier forma de disensión crítica./*

En un audaz ataque contra la libertad de expresión a los periodistas y a los escritores residentes en Estados Unidos, las autoridades federales de EE.UU. les han prohibido la publicación de artículos en Strategic Culture Foundation, SCF. Hemos entrevistado a uno de esos autores afectados por la prohibición, el periodista Daniel Lazare con base en Nueva York, quien comparte su pensamiento en torno a las profundas implicancias para la libertad de expresión, el periodismo independiente y la disensión política.

Lazare es uno entre varios autores residentes en Estados Unidos que anteriormente publicaban regularmente columnas en Strategic Culture Foundation. Nuestro periódico en línea aprecia grandemente sus inteligentes y penetrantes análisis de la política norteamericana e internacional. Tristemente, ya no podremos publicar sus columnas debido a la amenaza lanzada contra ellos por las autoridades federales norteamericanas quienes acusan a SCF de tratarse de una operación de influencia dirigida por el Kremlin. Estas acusaciones y amenazas carecen de fundamento y son draconianas.

Si los periodistas con base en Estados Unidos desafían la prohibición han sido amenazados con astronómicas sanciones financieras de más de trescientos mil dólares. La prohibición se produjo hace solo unas pocas semanas. Estas han continuado luego que el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro han acusado…..

https://home.treasury.gov/news/press.releases/jy0126

a SCF de ser un agente ruso de inteligencia extranjera. Ninguna evidencia ha sido suministrada por las autoridades norteamericanas que compruebe sus provocadores reclamos. La Junta Editorial de SCF categóricamente rechaza estas acusaciones. En una declaración, los editores sostienen que "Rechazamos todas las acusaciones de parte de las autoridades norteamericanas en el sentido que el periódico es una supuesta operación de inteligencia rusa. No tenemos ninguna conexión con el gobierno de Rusia. Nosotros brindamos un foro independiente a escritores internacionales para debatir y críticamente analizar los temas de mayor importancia internacional."

La producción editorial de Strategic Culture Foundationestá basada en Rusia y el periódico ha estado publicando artículos de autores internacionales durante más de una década. Este periódico en línea se ha ganado el respeto y lectores, principalmente en Estados Unidos, debido primeramente a su diversa y crítica cobertura geopolítica. Pareciera que la medida oficial de prohibir a SCF por parte del gobierno de Estados Unidos apunta principalmente a suprimir el periodismo independiente y el pensamiento crítico bajo el cínico disfraz de combatir al "enemigo extranjero". Esto se parece mucho al Terror Rojo de la Guerra Fría en Estados Unidos.

Al prohibir las voces norteamericanas en este periódico, Washington intenta apoyar la difamación contra SCF tildándola de ser una siniestra agencia de inteligencia.

El objetivo real, no obstante, es criminalizar al periodismo crítico y en realidad a cualquier forma de crítica disensión. Indiscutiblemente, este draconiano ataque de parte de las autoridades norteamericanas tiene que ser visto en un contexto más amplio de persecución contra Julian Assange y contra otros informantes quienes han denunciado los crímenes y la corrupción de Washington.

Daniel Lazare es un veterano periodista especializado en los derechos y las leyes constitucionales de Estados Unidos. Anteriormente, trabajó para la publicación Consortium News y Strategic Culture Foundation, entre otras publicaciones. Este redactor con base en Nueva York actualmente publica una columna regular…..

https://weeklyworker.co.uk/worker/authors/daniel-lazare/

en TheWeekly Worker, periódico del Partido Comunista de Gran Bretaña.

Entrevista.-

Pregunta.- Ud. dijo que había sido abordado por miembros del Buró Federal de Investigaciones en relación con artículos que Ud. publica como columnista de Strategic Culture Foundation. ¿Podría Ud. ampliar sobre esa situación? ¿Cuándo fue Ud. abordado por primera vez, hace cuánto tiempo, y si ellos especificaron a SCF y a las razones de por qué el periódico estaba siendo precisamente individualizado?

Daniel Lazare.- Dos agentes del FBI golpearon mi puerta un día de intenso calor en julio del 2020. Mi memoria está un poco nebulosa, pero si recuerdo bien que ellos me preguntaron si yo podía contarles acerca de SCF y sus supuestos vínculos con la inteligencia rusa. Les contesté que yo no tenía ningún interés puesto que considero que toda esa línea de investigación era falsa y era producto de la histeria anti Moscú que corre desbocada en Washington. Los agentes se retiraron. Todo fue amable y de bajo tono y toda la conversación no duró más de cuatro o cinco minutos.

P.- Otros periodistas residentes en Estados Unidos que han publicado artículos en SCF también sostienen que ellos fueron advertidos por el FBI que dejaran de hacerlo. Ellos declaran que fueron advertidos que tales actividades podrían acarrearles masivas sanciones financieras. ¿Esas sanciones le fueron mencionadas a Ud.?

D.L.- Si, así fue. A comienzos del mes de noviembre de este año, unos 15 o 16 meses luego de la primera visita, uno de los agentes del FBI apareció en mi puerta otra vez con una carta de la Tesorería de EE.UU. fechada Octubre 15 de 2021 advirtiéndome que "de acuerdo con la Orden Ejecutiva 13848 de fecha 12 de Septiembre de 2018 –toda propiedad e intereses en propiedad de SCF que están sujetos a la jurisdicción de EE.UU. quedan bloqueados y el personal de EE.UU. queda en general impedido de realizar transacciones con ellos." Además, la carta menciona que "…. cada violación estará sujeta estatutariamente a una pena máxima civil de "una suma mayor" de 311,562.00 USD o dos veces el valor de la subyacente transacción." Yo ni siquiera estoy seguro qué significa "una suma mayor". Pero si entendí el mensaje en el sentido que mis ahorros podría ser arrasados si yo no desistía.

P.- El Departamento de Estado y la Tesorería han sancionado a SCF sobre la base de acusaciones en el sentido que el periódico es un instrumento de la inteligencia extranjera rusa y de su ministerio de relaciones exteriores. La junta editorial de SCF rechaza tales acusaciones. ¿Cómo considera Ud. las acusaciones de Estados Unidos? ¿Son creíbles?

D.L.- No, no son creíbles. Cualquiera que le eche un vistazo a la página web de SCF verá que publica artículos sobre política exterior y cuestiones internacionales que, políticamente hablando, cubren el mapa desde el conservantismo hasta el marxismo. Con toda certeza, la mayoría de los artículos publicados son críticos de la política de Estados Unidos, pero ese es el único hilo consistente. De tal modo que no puedo ver cómo eso beneficiaría al Kremlin de cualquier modo significativo ya que tales puntos de vista son comunes a través de la Internet. Todo el mundo sabe que Estados Unidos es un abusador global, de tal modo, ¿por qué molestarse con el coro?

Por supuesto que si las autoridades norteamericanas aportaran algo por la vía de pruebas tangibles de algún vínculo con la inteligencia, las cosas podrían ser diferentes. Pero como ellos no las tienen, no nos queda otra cosa que una aseveración que es enteramente dudosa.

P.- Presumiblemente las autoridades norteamericanas no llevarán a cabo sanciones legales y financieras contra los autores residentes en Estados Unidos que decidan desistir a publicar en SCF. Es decir, que no habrá litigios retrospectivos por publicaciones pasadas. Eso sugiere que la movida es un expediente, inescrupuloso por cierto, que apunta hacia intimidar a los periodistas. ¿Cómo ve Ud. esto?

D.L.- Yo lo veo del mismo modo. Como parte de su campaña de sanciones, Washington no solo está tratando de imponer un bloqueo económico contra empresas rusas sino que también un bloqueo periodístico. Y no le preocupa que al hacerlo esté pisoteando los derechos de la Primera Enmienda de los norteamericanos.

P.- ¿Piensa Ud. que quizás las autoridades norteamericanas están aprovechando la histeria sobre la supuesta interferencia rusa y su influencia, como un pretexto para suprimir el discurso libre, crítico e independiente? Pareciera que la narrativa de la "Russiagate" que fue iniciada como una vía para socavar la presidencia de Trump el año 2016 está viva y coleando?

D.L.- Las implicancias en términos de la libertad de expresión y pensamiento son profundas. Al obligar de esta manera a los periodistas a alinearse detrás de la política exterior de Estados Unidos, el gobierno federal de Estados Unidos les está diciendo que el disenso tiene sus límites. La inteligencia y el análisis están muy bien mientras no se desvíen de la línea oficial. Este fue realmente el caso durante el Russiagate cuando los periodistas se atrevieron a cuestionar la tesis de la "colusión" se encontraron decididamente echados a un lado. Y sigue siendo verdad aunque se supone que el Russiagate quedó atrás. En el fondo es que el pensamiento crítico perjudicará la carrera de uno, de manera que uno no debe entusiasmarse mucho si quiere salir adelante.

P.- En su larga experiencia trabajando como periodista, ¿ha visto Ud. algo parecido a este esfuerzo por aplicar censura de parte del gobierno de Estados Unidos? Históricamente hablando,¿cómo se compara con la época del Macartismo durante la Guerra Fría persiguiendo a supuestos quinta columnistas a favor de la Unión Soviética?

D.L.- Desgraciadamente, la campaña contra SCF no carece de precedentes. Desde la época del senador anti comunista, Joe McCarthy, en la década de los años 50, el gobierno ha trabajado a sobretiempo para reducir los límites para que el discurso sea aceptable. Pero la libre expresión nunca ha sido prohibida del todo.

En realidad, estaba perfectamente bien –incluso de moda en algunos sectores—alegar que "Tailgunner Joe" –sobrenombre con el cual motejaban a McCarthy—se le estaba pasando la mano, que estaba yendo demasiado lejos su ramplonería contra las libertades públicas, etc. Mientras que uno fuera lo suficientemente cuidadoso en señalar que el comunismo todavía era una amenaza, uno estaba bien. Pero, argumentar que la Amenaza Roja de McCarthy era ya demasiado, como también argumentar que los comunistas en realidad podrían tener razón en algunas cosas tales como los ponzoñosos niveles de racismo en el sur de Estados Unidos, eso estaba completamente fuera de toda posibilidad. Los periodistas tenían que enfrascarse en una cuidadosa autocensura con el propósito de bloquear cualquier sugerencia de fundamental desacuerdo ideológico. Tal esfuerzo está vivito y coleando durante la época del neo Macartismo conocida como Russiagate.

P.- Durante la siniestra época de persecución contra informantes tales como Julian Assange, por parte de las autoridades norteamericanas, pareciera que el periodismo independiente está siendo criminalizado. ¿Ve Ud. alguna conexión entre el caso de Assange y lo que el gobierno norteamericano está haciendo en relación con prohibir a periodistas residentes en Estados Unidos que trabajen para Strategic Culture Foundation?

D.L.- Yo si veo una conexión en el sentido que en ambos casos queda claro que se trata de estrechar los límites aceptables del discurso. Por un lado, el gobierno de Estados Unidos quiere que nos traguemos la absurda mentira que Assange es culpable de espionaje solo por el hecho que él ha recibido información interna del gobierno, algo que los periodistas investigativos hacen los siete días de la semana. Por el otro, quiere que los periodistas estemos de acuerdo con no publicar en determinado sitio de la Red sobre la base que se trata de un brazo de la inteligencia rusa, aunque el gobierno no ha aportado ninguna evidencia. Ninguna de las dos es realizable sin tener que deshacerse de facultades críticas. Y eso es exactamente lo que el gobierno norteamericano quiere que hagamos con el propósito de eliminar el disenso político.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículos serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org


























 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1104 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: