No nos vamos a callar:

¿El SIBCI es del gobierno o del pueblo?


Las contradicciones graves entre las palabras del presidente Maduro y los medios del estado no solo confunden al pueblo revolucionario sino que colaboran en el descontento y el desanimo hasta de connotados revolucionarios que han apoyado a la revolución desde sus inicios y que han luchado a brazo partido del lado del pueblo y del comandante presidente bolivariano.

La escogencia del equipo que acompañaría al presidente electo Nicolás Maduro, fue de su entera decisión, en ningún momento el comandante Chávez llamo a ratificar al equipo que el compañero escogió, y es precisamente por donde empiezan las grandes y graves contradicciones; de la poca popularidad para el gobierno que resulto de insistir en la permanencia de individuos que representaban algunos hasta 14 años de mandato ininterrumpido, hasta los resucitados, con honrosas excepciones como las del compañero Saman y que aplaudimos en ovación.

Una de las más graves contradicciones directamente enfrentadas con las palabras y la “política de la verdad” del presidente Maduro es precisamente la que más afecta al pueblo, que es la información y la formación pedagógica que resulta de programas formadores de conciencia e ideología que deben existir en los medios del estado. La falta de conciencia y de información a la que el pueblo ha sido sometido desde el mismo inicio de la revolución Bolivariana, se confunde con la política de propaganda de la obra del gobierno.

Una cosa es la propaganda de información de las obras del gobierno y otra es la información que contribuye a la formación ideológica y pedagógica del pueblo y que permita la comprensión de la revolución, su importancia, porque hay que defenderla y para que. Fue lo que falto y es lo que se necesita, ¿verdad Ministro Villegas, compatriotas Santos Amaral, Ciria Flores? Los resultados de las elecciones no mienten.

Dicho esto la pregunta es ¿De quien o de quienes fue la idea de “reformar” la parilla del sistema de medios del estado para quitarles sus horarios a los programas de opinión más aguerridos y queridos por el pueblo revolucionario? Surge la duda precisamente cuando atravesamos la coyuntura más peligrosa y definitiva para la sobrevivencia de la revolución Bolivariana. Sabemos que la mayoría de los compañeros cuya labor nos ha acompañado con sus enseñanzas, con la autocrítica y la introspección que toda revolución que se precie de estar “de la mano con el pueblo” debe hacerse, trabajan “ad honores” es decir sin cobrar, por lo que el tiempo de que disponen estos compañeros es ese y ningún otro, pues tienen sus trabajos y compromisos de vida.

Supuestamente, estos medios son del pueblo ¿o no? ¿O le pertenecen al gobierno? eso debe aclararse. Y si son del pueblo como los jingles que acompañan la propaganda del SIBCI ¿Qué le están ofreciendo al pueblo revolucionario en esta coyuntura tan peligrosa por la que atraviesa nuestro país a cambio de desmantelar los programas de opinión, de revisión y de información acerca de la revolución, los aciertos y los errores en que se incurre? La maniobra descarada con que se ha pretendido conspirar para apartar de sus espacios para que el pueblo revolucionario permanezca en la ignorancia y acallar la verdad, sin ninguna critica ni siquiera constructiva que hacerle al gobierno, porque todo es lindo, bello y hermoso, no ha convencido a nadie y las explicaciones mucho menos. Salgan a la calle, abran los micrófonos de verdad para que escuchen la temperatura y el latir del pueblo revolucionario, bajense de esa nube pensando que todo lo están haciendo bien cuando en verdad están colaborando con la derecha y la conspiración en contra del pueblo y la revolución bolivariana. Para quienes creen que inventaron el agua tibia y para los reformistas, pónganle atención a las señales, están en la calle, entre el pueblo revolucionario.

“Un gobierno nuevo”, con una política de micrófono por lo que hay que esperar a que el presidente Maduro informe de la gravedad de algún acontecimiento que afecta directamente al pueblo, sino, estamos fritos en el país de bagual; los programas que acompañan la “novísima” parrilla distan mucho de parecerse a la programación combativa y pedagógica que debe tener un medio de información de una revolución que se precie de estar al lado del pueblo, contados los programas que se resisten por tener al frente pedagogos(as) combatientes de primera línea por decir de pocos; algunos son apenas soliloquios del opinador de turno, otros repetición de noticias viejas, y entre enredo y enredo, los peores son los que no dejan opinar al pueblo al no estar de acuerdo, pues ellos son los que saben.

A eso se le llama CENSURA aquí y en Pekín, la pusilanimidad y la estupidez de querer ocultar lo que todo el pueblo sabe y sabe que no todo esta bien, que los medios son la herramienta básica para la enseñanza pedagógica ideológica que la revolución pide a gritos, y no solo de los medios de información del gobierno, perdón, del estado, sino que la contaminación ha llegado hasta algunos medios llamados alternativos que otrora fueron la esperanza de las asambleas populares o que se jactaban de apoyar al pueblo revolucionario para que fuesen escuchados por el gobierno: los apagafuegos, chismes y banalidades sepultan a las opiniones reales y contundentes necesarias para la coyuntura actual y peligrosa por la que atraviesa la revolución, la mayoría de las veces, la enseñanza política pedagógica brilla por su ausencia. Un sistema que responde a una pirámide y a las necesidades de unos pocos no le sirve a una revolución, flaco favor al sistema participativo y protagónico que reza en la Constitución.

¿Es este el “golpe de timón” interpretado por el nuevo gobierno? Apelamos a los revolucionarios verdaderos, concienciados, los que saben como duele la revolución que queremos, creación del Comandante Chávez, QUE NADIE SE CANSE, de decir la verdad por los 4 costados del país, a los compañeros que se han retirado por las causas que sean: es al pueblo revolucionario, al verdadero, que ratifico la oportunidad legal de continuar hacia adelante al que Uds. le deben lealtad, todos hacen falta, nadie sobra. Los gobiernos compañeros, camaradas, pasan, el pueblo es imprescindibles. Es por la revolución, seamos libres, volvamos a nuestros principios claros de lucha y de trabajo.

Dedicado al Grano de Maíz, Vladimir Acosta, Aporrea, Ensartaos, SIBCI, La Hojilla, William Izarra, Martín Guedez, Conciencia del Sur y muchos otros camaradas y compañeros afectados por la “estrategia” del reformismo, situación que debe ser investigada para que se haga justicia al pueblo porque vivimos en democracia y en libertad de expresión. Los medios son del pueblo.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1987 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor