Ley de comunicaci​ón popular sin exclusión

Hay coincidencias en que la ley de Comunicación para el poder popular por aprobarse, constituye un importante impulso a este novedoso sector de la comunicación del país, como lo es la comunicación alternativa y comunitaria, práctica asumida militantemente desde las bases con el fin de contrarrestar la guerra mediática oligarca-imperialista contra el proceso democrático-revolucionario que puja por abrirse paso en Venezuela desde diciembre de 1998.

No cabe duda que en todo el proceso de debate previo ha privado la mayor voluntad democratizadora entre quienes se empeñado en su construcción, tanto desde los colectivos, entre estos el Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC), como desde el poder legislativo. No obstante, he aquí un nada desestimable “pero”. Dado que la mayoría de medios alternativos y comunitarios del país lo constituyen las radios comunitarias, esta realidad incontrastable ha llevado tal vez sin una intención premeditada a dejar de lado a otros medios.

Ello es particular y delicadamente visible cuando la propuesta de ley que va a Segunda Discusión en la Asamblea Nacional, contempla en su última versión que la representación de los MAC en el llamado Consejo Nacional de Comunicación Popular -en lugar del Instituto para el sector propuesto por el MoMAC-, sería electa por regiones (7 en total), desconociéndose, de ser así, que la presencia dominante de las radios comunitarias dejaría fuera de este organismo a los medios impresos, digitales y de otra índole, cuya presencia, siendo minoritaria a nivel nacional, no es menos efectiva y estratégica, incluso por aquello de su alta accesibilidad en cuanto a su práctica social hoy.

En el caso de los medios impresos, es particularmente delicado, pues entonces desde qué instancia podrá este sector velar para que, por ejemplo, cobre concreción el sistema de imprentas previsto en la referida ley, si este subsector no va a tener garantizada su presencia en el propuesto organismo. Ni qué decir para otras expresiones de la comunicación alternativa y comunitaria.

Lo justo, pues, es que en la instancia propuesta en la última versión, tengan presencia paritaria las distintas vertientes de la Comunicación popular. Llámese radio, TV, impresos, digitales y otros.

De no corregirse en la propuesta de ley en discusión este aspecto tan fundamental, quedará en entredicho, por lo menos entre quienes creen en la necesidad estratégica de la prensa escrita e impresa como generadora de lectores críticos, la verdadera esencia democratizadora con la que ha sido concebido este instrumento legal.


* Integrante de la Coordinación Nacional del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC).

mov.soc.mac@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1603 veces.



Carlos Machado Villanueva*

Integrante del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC).

 mov.soc.mac@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Machado Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: