Piñera tiene la Moneda para asegurar su capital

Fue jugada impecable realizada con tino quirúrgico. Hacen carambola: mantienen el poder y el gran capital reafirma su control sobre el aparato productivo chileno.

Para quienes piensan la historia como la “ciencia de los hombres en el tiempo” es definitivo, Chile sigue todavía en una inacabada épica hacia la transición. Hasta alcanzarla no habrá una real democracia. Por ahora sigue su camino, en sueños. Es quimera. Suena cómo canción truncada tal como denuncia el verso de Andrés Eloy sobre los futuro precarios: “ Tal vez mañana, un mañana / remoto, traiga a tu lado, /con el sol, por tu ventana,/ un rayo azul del pasado”. Único pasado con futuro en Chile es volver a la Unidad Popular. Otro sueño, por eso la asesinaron.

La concertación chilena es dama seducida y abandonada. Despreciada por la derecha quién camuflada con miles de atuendos, uniformes y galas la sedujo y luego abandono. Mas tarde despreciada por los electores populares. Ganó la derecha. Antes no había logrado nada en los 26 comicios celebrados desde la derrota de Augusto Pinochet, en el legendario plebiscito del 5 de octubre de 1988. En el siglo anterior la derecha estuvo muy poco tiempo en el poder. Digamos de “buenas maneras”, con la dictadura lo hizo en forma brutal y en tiempo dilatado.

A pesar del antecedente, como inveterado perdedor, ganó Piñera. Por supuesto bien ayudado en esta apuesta por la inexplicable Bachelet. En mágico y subrepticio hechizo para agilizar la vuelta de Pinochet. Atención, no es ella la única gestora de la trastada. Existen muchísimos otros convidados a celebrar el enterramiento de la Concertación. ¿Frei Ruiz Tagle, habrá apostado secretamente a este necrofilito conciliábulo?. Triste final de fiesta de esta asociación de partidos capaces de hacer rumba durante veinte años. Mostrándole solo la espalda al pueblo. Evitándolo. Sin siquiera invitar a saborear las sobras de la fiesta a sus eternos rotitos. Con gaitas y sonido de sable y pesadilla de Estadio vuelve a la Moneda la estirpe de los tiranos. Perfectos disipadores de la bondad y príncipes de la usura, armados de la fatídica letra de cambio. De nuevo reyes del gran capital. Exhibiendo el cetro que nunca abandonaron.

El ser humano es actor de terribles y gravosas paradojas. Por ignorancia o sobrado conocimiento termina por burlar hasta su destino. El proceso electoral desarrollado en Chile hizo notable un chocante matrimonio. El espectáculo electoral logró unir los votos de los menos aventajados. Los desconocido de siempre de los extramuros de la Vicuña Mackenna con las apetencias de los plutócratas y sus cortesanas de Providencia. Se perdió todo en una sola jugada. Este golpe lo debe recordar la historia con ácido sabor. Fue la estocada final para rematar el gobierno de 20 años de Concertación.

Esta allegro finalle tiene antecedentes. Ejemplo el candidato de hoy Frei Ruiz, en su gobierno anterior 1994-2000, ¿cómo olvidarlo?, se dedicó sin ninguna vergüenza a privatizar con mucha emoción, servicios: telefonía, empresas sanitarias, el agua, portuarias del Estado, cerrando minas de carbón estatales. En el espíritu mas Chicago Boy entregó por cuotas a CODELCO. Condenando al Estado a tener hoy solo 30% de su capital. Mató aquel símbolo de Allende. Él lo llamó “el sueldo de Chile”, ósea la cesta de alimentos del pueblo.

Frei R.T. orquestó infinidad de acordes. Milimétricamente trazó medidas para condenar a la extrema pobreza a más del 40% de la población. Logra con, calma, saña y tesón hacer mas abultada la brecha entre ricos y pobres. Allí se le vio desandar diabólicamente con el futuro del país. Con descaminado seso y poca honra trazó el camino para torear la dignidad. Se hizo el esquizoide para no enfrentar el pedido de todos, la anulación definitiva del legado Constitucional Pinochetista. Horror.

Ellos concertados para desafinar el bienestar publico, pagaron el costo de esa antigua enfermedad de la indolencia social. Con poca dignidad y escasa urbanidad “cancelaron” con solemne desprecio racial a una clase quién dio bastante soporte.

Deberá ser esta la filosofía para abrir camino al nuevo gobierno. Nada noble, menos esclarecido, sino feroz y excluyente y de poca piedad. Desde hoy asistiremos en el Barrio Norte de Santiago a saraos de capitales perversiones. En vez de salud la derecha repartirá vergajazos. Futuro propicio para reconstruir otra vanguardia, con Allende y sus nobles escuderos.

En el juego de las ironías de la historia, Piñera, podría sorprendernos al recompensar, por los favores recibidos de Frei Ruiz Tagle con un remaque. Aprovechando su estatus, poner al giorno aquella maravilla estrambótica que su padre Eduardo Frei Montalva llamó la “revolución en libertad” en 1994. Así demostrarle a Chávez como se hace una verdadera revolución. Delicioso aperitivo para iniciar la función.

Concluimos con cierta nostalgia. Ud. imagine lo que pasaría en Venezuela si Esteban es golpeado, como espera el columnista aludido.

1. La victoria de Piñera significa un retroceso enorme en un país donde aún no ha culminado la transición.
2. La Constitución de 1980, impuesta por Pinochet, continuará vigente y no será reformada.
3. El movimiento obrero seguirá sufriendo el Código del Trabajo pinochetista. Por cierto, impuesto en 1980 por el ministro de Trabajo, José Piñera, hermano del presidente electo. Ley que dificulta el derecho a la huelga e impide la negociación de convenios colectivos.
4. Los casi 800 represores de la dictadura actualmente procesados tendrán garantías de impunidad.
5. La empresa pública del cobre (Codelco) será probablemente privatizada, definitivamente
6. El millón de chilenos en el exterior no conquistarán su derecho al voto.
7. La ley electoral binominal no será reformada.
8. El pueblo mapuche seguirá siendo masacrado en la Araucanía (región donde, por cierto, Piñera obtuvo el 57,51% de los votos).
9. Los públicos se fatigan hubo hastío ante la Concertación. Ver las mismas caras copando la escena política del país durante veinte años es sencillamente fastidioso. El aburrimiento pudo más.
10. Se logra concentración peligrosa del poder político, económico y mediático.
11. Endurecería el modelo neoliberal.
12. Se aplazaran las reformas democráticas. .
13. Creer lo que afirmó Ominami: Piñera representa “lo más cruel del mercado”
14. Abre una nueva era en La Moneda supondrá abrir en el sur de América Latina una puerta a los intereses geopolíticos de Washington.
15. Se asegura un acuerdo de gobernabilidad, la cual estratégicamente, cautelara y cautela en la actualidad el sistema de explotación y despojo capitalista fundado durante el régimen de Pinochet.
16. Se concreta un modo de explotación antipopular iniciado en la década de los 70 y mantenido hasta hoy fundado sobre la privatización extrema; el fin de los derechos sociales conquistados –educación y salud públicas, vivienda, seguridad social; la ampliación de los horarios y precarización del empleo; la flexibilidad laboral.
17. El único cambio posible a favor de los intereses de las mayorías será en adelante obra de los propios trabajadores y los pueblos.
18. Ellos tienen el desafío histórico de convertir, sus luchas reales y la reorganización popular, en la alternativa política de las grandes mayorías.

tuliomon@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1457 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a95050.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO