Perú: Eleccciones y “fraude”. Los Documentos de Sta. Fe 3/3

Un cable de EFE, la agencia de noticias de España, informó este 17 de junio que "cientos de oficiales en retiro de las Fuerzas Armadas de Perú pidieron a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas peruanas desconocer a Pedro Castillo si éste es proclamado como ganador del balotaje sin que se hayan aceptado los reclamos de la candidata Keiko Fujimori". En la carta, dice la noticia, los ex-militares sostienen que las autoridades militares "no pueden aceptar a un jefe supremo ilegítimamente investido producto de un fraude o fruto de irregularidades".

Por su parte, el presidente "no electo" del Perú, sostuvo según otro cable de la misma agencia en el mismo día que: "Le toca al Jurado Nacional de Elecciones con tranquilidad, con rigor, y con equidad y justicia, hacer un examen de los pedidos que se han presentado para revisar algunas de las actas, y ver si se aprueban o no se aprueban, se consideran válidas o no".

Hay que recordar que el actual "presidente" del Perú fue digitado por los organismos internacionales que manejan la política y la vida misma de los peruanos tras la crisis institucional del 2020 en ese país. Crisis en la que el Perú llegó a tener hasta cuatro presidentes en una semana. Uno en su calidad de vicepresidente del defenestrado Pedro Pablo Kuczinsky e igualmente destituido por corrupto. Los otros, "autoproclamados" sin contar con la venia de la Embajada estadounidense y de los organismos internacionales como el Banco Mundial, el FMI y el Comando Sur que manejan el Perú como un "estado fallido" desde 1990.

Las noticias sobre los pronunciamientos de los ex- militares y del "presidente" me llegaron cuando me disponía a publicar esta tercera parte de mi artículo sobre las Elecciones en Perú y "fraude". Nada más oportuno para ilustrar con hechos lo que sostengo respecto a lo que viene ocurriendo en este país. Y es que a diferencia de los "entendidos" que pretenden "explicar" el acontecer del Perú cotejando dimes y diretes de los fantoches de su institucionalidad política, lo que yo sostengo es que la explicación de lo que sucede con las elección de Pedro Castillo, se encuentra en los presupuestos básicos que sobre elecciones, democracia y poder fueron puestos en vigencia por el gobierno de los Estados Unidos en los llamados "Documentos de Santa Fe".

Redactados por los tanques pensantes ultraconservadores del republicanismo estadounidense los "documentos" fueron publicados por la CIA entre 1980 y el 2002. Lo que se dice en estos ha sido puesto en práctica tanto por los gobiernos republicanos como demócratas a lo largo de las cuatro últimas décadas. No sólo en América latina y El Caribe sino en el mundo entero. Recuerde usted que en Francia, hace poco más de dos meses, cuando Macrón quiso tomar distancia del hegemón yanqui, le sobrevino la amenaza de los ex-militares de su país, primero, y de los en ejercicio, después. Allí acabaron sus coqueteos con China y hoy, conjuntamente con los otros integrantes del G-7 y sumándose a la retórica delirante del Presidente Biden de Estados Unidos, expresa su sólida oposición a cualquier intento unilateral de cambiar el "statu quo" por parte de China y considera al país asiático "una amenaza mayor que lo que fue la Unión Soviética para Estados Unidos en el siglo pasado.

Pido disculpas por esta introducción y por la extensión de esta parte 3 y voy al contenido de esta tercera entrega. Puntualizaré algunas consideraciones que ayuden a entender la vigencia y actualidad de los Documentos de Santa Fe. Trataré de responder a la pregunta: ¿Por qué para Estados Unidos Castillo es una "amenaza" aun cuando su plan de gobierno no deja de ser una propuesta neoliberal?

Doctrinas, Constitución y Documentos de Sta. Fe: Su vigencia

Hay quienes consideran que los Documentos de Sta. Fe son letra muerta a pesar que los hechos, a los que me referido antes, prueban todo lo contrario. Y es que para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos su estrategia guarda estrecha correspondencia con la permanencia de los principios y fines que están contenidos en sus doctrinas, en su Constitución y sus "enmiendas", en los documentos producidos por los "think tanks" de su institucionalidad para el dominio del mundo.

Toda esta retórica imperial ha sido formulada y "reformulada" de acuerdo a la evolución y las contradicciones de su desarrollo capitalista en poco más de dos siglos. Teóricamente, es lo que fundamenta su pragmatismo funcionalista.

Nada de lo que "pensaron" sus "padres fundadores" y elaboran sus "tanques pensantes" institucionales, pierde vigencia. Todo está en constante retroalimentación sin pérdida de su sentido y su orientación básica. El ejemplo más claro está en la longevidad de su Constitución de 1787 y en las de sus doctrinas fundacionales: La del Destino Manifiesto y la Monroe por ejemplo, que orientan su impronta imperialista mundial y anexionista del continente americano a su hegemonía.

A estas doctrinas fundacionales han sobrevenido las doctrinas del "anticomunismo" para enfrentar la amenaza soviética y sustentar la estrategia de la "guerra fría" (1945-1990) y donde caben la "doctrina Nixon" contra las drogas en 1973 y la "doctrina Reagan" en 1980 para hacer "volver atrás" las experiencias de Granada y Nicaragua que evidenciaban el "avance comunista" soviético-cubano y la militarización del Caribe y de Centroamérica.

Luego vendría la "doctrina contra el narcotráfico" (1990-2000) con sus puntos culminantes en la invasión de Panamá en 1996 y el Plan Colombia en 1999. Doctrina que, además, ensanchó las puertas del neoliberalismo que ya había entrado con la doctrina Reagan y se consolidó con el "acuerdo" de las "diez exigencias" del "Consenso de Washington" en 1989.

En el 2001 tras la impostura del atentado contra las Torres Gemelas se impuso la "doctrina contra el terrorismo" con un alcance "global" habida cuenta que Estados Unidos era ahora el único "dueño" del mundo. Lo que supuso que las doctrinas precedentes se acomodaran a lo que sus epígonos llamaron el "fin de la historia" o de las ideologías políticas.

En este contexto, el sentido y significado de los Documentos de Santa Fé cobran plena vigencia y actualidad respecto de lo que Estados Unidos espera como resultado de las elecciones y de cuáles son las instituciones que para este país son las más importantes para asegurar su "poder permanente" en sus neo-colonias.

He aquí lo que se dice en los Documentos de Sta fe II de 1990:

  • Ninguna elección democrática puede modificar la continua inclinación hacia el régimen privado. La industria de elevación de la conciencia debe estar en manos privadas. Los medios de difusión, las iglesias y las escuelas deben continuar desviando las formas democráticas hacia el individualismo y la propiedad privada. Los nuevos gobiernos democráticos deben reconocer esto como una lucha de sus regímenes (p. 6).
  • La cultura social y el régimen político deben estar concebidos para proteger una sociedad democrática asentada sobre valores individualistas. Desde esta perspectiva, las instituciones de los Estados Unidos no pueden interesarse sólo por procesos democráticos formales (elecciones), sino por establecer programas de apoyo a la democracia a través de las fuerzas armadas, el poder judicial y la cultura política (Ibidem).
  • Los principales pilares del poder permanente son las fuerzas armadas y el poder judicial. Estas son instituciones que soportan cargas pesadas al abordar los Conflictos de Baja Intensidad como una forma de guerra que incluye las operaciones psicológicas, la desinformación, la información errónea, el terrorismo y la subversión cultural y religiosa (Ibidem)

Perú: Elecciones, "comunismo" y fraude

Para el caso de las elecciones en Perú y, en general, para toda elección en la que surja un candidato "popular" que reciba el apoyo del "pueblo" (de los pobres, los indeseables, los marginales, los "de adentro") éste es considerado una "amenaza".

En la línea borrosa de lo que el gobierno de Estados Unidos y sus servicios de seguridad e inteligencia consideran una "amenaza" (comunista, terrorista, narco-terrorista o populista de izquierda), Pedro Castillo, el candidato peruano y popular (por origen y apoyo) es una "amenaza comunista". No porque el señor Castillo sea un comunista, sino por el mayor poder simbólico que tiene el "comunismo" frente a las otras categorías de las "doctrinas" USA. Y porque la prensa mercenaria de su país y las ONG al servicio de USAID, de la NED, del Congreso estadounidense y hasta de la propia CIA, se han encargado de satanizarlo como tal. Para esto han manipulado su pertenencia al sindicato de maestros (SUTEP) que ha sido estigmatizado y criminalizado como comunista por los diferentes gobiernos desde Alberto Fujimori hasta Sagasti; y han tergiversado su condición de dirigente en la Ronda Campesina de su lugar de origen que ¡oh paradoja! combatió contra "Sendero Luminoso", la organización comunista del terrorismo que asoló el Perú durante la década 1980-90.

Castillo se presentó a las elecciones con un discurso distante al de los advenedizos neoliberales, mediocres y torpes, pero de abierta sujeción a las doctrinas USA. También al de los "progresistas" cínicos. De igual manera al del "progresismo identitario". Incluso, al llegar a un acuerdo con su contendiente de esta minoría, una vez que ganó la primera vuelta electoral, no cedió a sus exigencias identitarias. Nada de esto, sin embargo, aleja su propuesta del molde neoliberal. La propuesta de Castillo es la de quien quiere "ganar las elecciones". Y Castillo las ganó. Y la "amenaza" pasó, de haber sido creada y ficticia, a ser real. No hay que prevenirla. Hay que atacarla. Una forma es la de negociar imponiendo condiciones. Aquí es donde entran el "empate técnico" y/o las denuncias de "fraude". Y donde entran la Embajada USA y sus "negociadores". La otra es el "golpe". El "suave" ya se insinuó con el pronunciamiento militar que llama a la insurgencia civil de acuerdo con la Constitución; con la arremetida de las redes sociales en contra de Castillo, y con la declaración del "presidente" Sagasti avalando los reclamos de "nulidad de actas" de la candidata Fujimori. Todo está cantado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 820 veces.



Rubén Ramos Alizorojo

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: