¿Quiénes combaten la marea democrática en América Latina?

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.strategic-culture.org

"/¿Qué país y qué fuerzas están interfiriendo en los asuntos internos, en los procesos electorales y libertades públicas en América Latina? -- No es Rusia ni China, escribe Martin Sieff./"

Durante los últimos veinte años México, Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia,cada vez que sus pueblos latinoamericanos han tenido verdadera libertad para ejercer el voto, ellos con mucha frecuencia votaron en avalancha social democrática.

Argentina, uno de los dos gigantes demográficos y económicos de América del Sur ha elegido un gobierno peronista a la izquierda del centro, cuatro entre cinco veces durante los últimos diez y seis años. El actual presidente, Alfredo Fernández, ha sido un modelo de responsables políticas sociales nacionalmente al tiempo que ha incurrido en el disgusto del gobierno de Trump en Washington por defender a los líderes democráticos de Bolivia, Ecuador y especialmente al presidente Nicolás Maduro de Venezuela.

En México el popular presidente Andrés Manuel López Obrador, repetidas veces "acusado de ser izquierdista" y "populista" ha valerosamente desafiado a Wall Street y deliberadamente ha descrito al neo liberalismo como un "desastre" y una calamidad para su país.

El gigantesco Brasil con más de doscientos millones de habitantes, peso pesado de América Latina eligió dos veces seguidas al popular presidente social demócrata, LuizInazio Lula da Silva y a DilmaRousseff en cuatro elecciones seguidas desde el año 2003 al 2014.

DilmaRousseff fue derrocada a través de un proceso de acusación constitucional y reemplazada por el acusado de corrupción, con certeza totalmente incompetente y profusamente despreciable, Michel Temer, hasta el año 2019 cuando el represor y aún más inepto y ultra derechista Jair Bolsonaro tomó el poder. Este se ha demostrado como un monumento de desastrosa ineptitud hasta ahora.

El mismo patrón sigue adelante tanto en pequeñas como en grandes naciones. En Ecuador con 18 millones de habitantes, el popular y dos veces elegido presidente, Rafael Correa, en los años 2007 y 2013 hizo hincapié en un dramático aumento en educación y salud. Ahora, luego de años de reacción bajo el irónicamente llamado Lenín Moreno, el sucesor escogido por Correa y ex ministro de economía Andrés Arauz, se prepara para decisivamente derrotar la línea dura del derechista banquero Guillermo Lasso, quien obtuvo un mero 19,74 por ciento de los votos.en la primera ronda de las elecciones No obstante, se supone que Ecuador no quedará sujeto a ningún tipo de sucias triquiñuelas y golpes militares respaldados por Estados Unidos, como los que han plagado a Brasil y Bolivia.

El año pasado Bolivia se deshizo de los grilletes de la represión militar que reemergió bajo la presidencia interina de Jeanine Añez el año 2019 luego que el popular presidente líder del partido Movimiento al Socialismo MAS,Evo Morales fuera reelecto para luego ser derrocado, Actualmente, Morales ha sido con algo de atraso por su ex ministro de economía, Luis Arce quien asumió el cargo el pasado mes de noviembre del 2020.

El también elegido democráticamente presidente Nicolás Maduro continua sobreviviendo en Venezuela a pesar del enorme esfuerzo bipartidista de Estados Unidos para derrocarlo. Este esfuerzo comenzó con Barack Obama , se amplió con Donald Trump y continua sin cesar bajo el actual presidente JoeBiden.

Varios aspectos que nunca jamás han sido destacados en los risibles Medios Corporativos (MSM sigla en inglés) necesitan ser mencionados aquí.

Primeramente, ninguno de los actuales o recientes gobiernos social demócratas en cualquiera de estos países ha tratado de invadir, desestabilizar o derrocar a cualquiera de sus vecinos.

Segundo, ninguno de los líderes social demócratas repetidamente reelegidos que fueron desestabilizados y eventualmente derrocados a través de golpes de estado militares apoyados por Estados Unidos en Brasil o Bolivia jamás apoyaron a ninguna agrupación terrorista que operara en cualquier parte del hemisferio. El presidente Fernández de Argentina ha sido un ejemplo al denunciar y enjuiciar tanto las violaciones de los derechos humanos de la extrema derecha como a los defensores de los escuadrones de la muerte en su propio país durante los siniestros años 70 y comienzos de los 80 como también a los grupos de extrema izquierda que operaron en las últimas décadas.

El verdadero crimen de estos líderes reformistas remotos a los extremos, fueron sus continuos desafíos al gobierno de Estados Unidos a los intereses financieros de, Wall Street, al Fondo Monetario Internacional y poner en primer lugar las necesidades de sus propios pueblos.

Tercero, resulta harto imposible encontrar en cualquier parte de la prensa corporativa de habla inglesa en Estados Unidos, cualquier reconocimiento como sea una referencia a este enorme continente –la extensa marea política que por lo menos durante los últimos quince años se ha desplazado desde la frontera terrestre del Río Grande entre Estados Unidos y México todo el territoriohasta la remota Patagonia en el extremo sur de Argentina.

En el menor de los casos, las publicaciones financieras como el "TheEconomist" y el "Financial Times" de Londres o "Forbes" y el "Wall Street Journal" de Nueva York calificarán a esta continua dinámica política como inconveniencias temporales, reflejos del supuesto analfabetismo y estupidez de la mayoría de la población, en especial de los nativos americanos. Por otra parte, la BBC de Londres y el "Washington BroadcastingSystem" de Nueva York más les vale que no cuestionen a sus amos.

Por supuesto que los mismos argumentos son empleados en Estados Unidos para ofender, marginalizar y humillar a los calificados como "Deplorables" es decir, al grueso de la clase obrera y a las poblaciones blancas, negrase hispanas del interior del país.que han sido prácticamente devastadas por la política de fronteras abiertas, por el comercio global libre no regulado y por haberles retirado la ayuda y el apoyo del gobierno.

El patrón político y la marea de la historia a través del vasto continente de América Latina en lo que va del siglo 21 es inequívoco:Los pueblos del hemisferio buscan y atesoran las libertades democráticas, las elecciones abiertas y honestas y las políticas pacíficas nacionales en lo económico y lo social.

¿Qué naciones y qué fuerzas están interfiriendo en los asuntos internos, en los procesos electorales y las libertades nacionales de todas estas naciones? No se trata de Rusia o de China.

¿Por cuánto tiempo esta marea histórica que exige democracia y políticas sociales responsables podr{a ser contenida? ¿Y qué pasará cuando esta finalmente se imponga?

Nota. Sus comentarios y opiniones acerca de este artículoseránbienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 325 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter