Presidente Putin confronta al Foro de Davos

UNO. El discurso del presidente Vladimir Putin en el Foro de Davos constituye un rotundo deslinde con los delirios belicistas de las élites industrial-militares y financieras de Estados Unidos y de la UE. Delirios que se oyen a través de los fantoches de turno de la Casa Blanca (Reagan, los Bush, Clinton, Obama, Trump, Biden entre los más recientes); de los ministros de las cadavéricas monarquías europeas; de los gorilas de la OTAN; y de los voceros de la UE.

Ahora, usted tiene los elementos de juicio para asumir una posición racional y coherente con la vida y con la paz. Una posición de rechazo a la muerte y el terror que vienen de la mano con las guerras, el hambre, la desigualdad, las "pandemias".

DOS. Lo expresado por el presidente Putin debe haber roto el tímpano a muchos de los enemigos de la humanidad corporativizados en el Foro de Davos. Esta organización representa los intereses de la supremacía blanca y sionista de Europa Occidental, de Estados Unidos y de Israel. Del Foro salió el video llamado Evento 201 que anunciaba y anticipaba lo que sería la Pandemia del Coronavirus. Fue producido por diversas organizaciones integrantes del Foro como la Universidad John Hopkins, el Centro para la Seguridad de la Salud y la fundación Bill y Melinda Gates. Fue difundido desde Nueva York el 18 de octubre de 2019. El video precisa que el manejo de la "pandemia" estaría a cargo de las grandes corporaciones occidentales de la salud y de la industria farmacéutica. La empresa privada asumiría sus consecuencias económicas, políticas y sociales globales. Los Estados "nacionales" pasaban de ser una ficción a ser aparatos útiles para la gestión del Covid-19; de los fármacos y artilugios para contrarrestar su expansión incontrolada; y de las vacunas. En un alarde del cinismo que caracteriza a los esquizofrénicos, sus promotores declararon a la prensa mercenaria: "Nuestro video no es una predicción… Modelamos una pandemia ficticia de coronavirus que sirva para resaltar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surjan en una pandemia muy severa."

TRES. La importancia del discurso del Presidente Putin está en la contundencia de sus enjuiciamientos y en su visión de futuro en aras de la paz; de una economía moderna que permita superar la desigualdad social y la pobreza; de limitar el desenfreno de los monopolios tecnológicos para evitar el control y manejo de nuestras vidas; de acabar con el mito de la "excepcionalidad" estadounidense; de abrir paso a la multipolaridad. Está igualmente en el hecho de expresar su pensamiento en nombre de los desposeídos del mundo en la propia madriguera de la organización que ha asumido la conducción del "reseteo" capitalista a nivel global. "Reseteo" que tendrá como objetivos concretar la llamada IV Revolución Industrial de la era tecnológica y la inteligencia artificial; las "Ocho predicciones al 2030" del libro Covid 19: El Gran Reinicio; el "Transhumanismo" de la longevidad, la super inteligencia y el super bienestar de los muy ricos y ricos que conforman el 1% de la humanidad.

CUATRO. En este sentido, el discurso del Presidente Putin se ubica en las antípodas de lo que pretende el Foro de Davos como objetivos al 2030. Es, al mismo tiempo, un serio desafío a las pretensiones de la Alianza de las Civilizaciones que arrastra la ONU desde el 2015 obedeciendo el mandato del Foro. Porque hay que recordar que desde el 29 de enero del 2009, en que el por entonces Secretario General de aquella organización Ban Ki-moon anunciara al mundo el "Pacto Mundial 2.0", la ONU no es más que el furgón de cola del Foro de Davos. Dispuesta a instrumentalizar a los gobiernos del mundo en favor de los intereses estratégicos de esta organización. Ban Ki-moon le llamó Pacto mundial 2.0 porque la idea del "Pacto Mundial para una sola humanidad" que hoy se llama "Alianza de las civilizaciones" fue propuesta diez años antes, por Kofi Annan, también Secretario General de la ONU y miembro del Club de Bilderberg a cuyo directorio pertenece el fundador del Foro de Davos Klaus Martin Schwab, un sionista alemán. Éste y el francés Thierry Malleret (que maneja la plataforma Montly Barometer) aparecen como autores del libro Covid 19: El Gran Reinicio, publicado en Septiembre 2020. Hay quien sostiene que el libro fue escrito por los think tank McKinsey y Boston Consulting Group, dedicados a la consultoría en administración y gestión de negocios estratégicos y el aprovisionamiento de capital humano altamente calificado a las corporaciones más grandes y rentables del mundo y a los gobiernos de Occidente.

CINCO. Volviendo al discurso usted tiene una responsabilidad con su lectura y entendimiento más allá de lo que le aconsejen sus emociones y a una enorme distancia de las desfiguraciones a las que está acostumbrada la prensa mercenaria de nuestros pueblos cuando se trata de la palabra y el pensamiento de un estadista y líder mundial como Vladimir Putin. .

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Rubén Ramos Alizorojo

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Ramos Alizorojo

Rubén Ramos Alizorojo

Más artículos de este autor