A propósito de lo dicho por el “nobel” del cinismo, en la ONU

Ucrania: un “pivote” geopolítico

La región independiente de Ucrania es clave para asegurar el control de Crimea y la hegemonía sobre el mar Negro. El gas ruso que llega a Europa pasa por Ucrania entrando por el este; y el que va hacia Rostov del Don atraviesa Lugansk. Ucrania es, por tanto, decisiva para la economía energética de exportación de Rusia. Esto, en tanto no se concrete el gasoducto South Stream que atravesará el Mar Negro y entrará en Europa.

Actualmente este gasoducto se encuentra en construcción a cargo de la empresa rusa Gazprom pero son cada vez mayores las presiones de EEUU a los países de Europa, implicados en los acuerdos con Rusia, para impedir la continuidad de las obras.

“Pivotes y jugadores estratégicos”

En el siglo pasado, el consuetudinario asesor sionista de la política estratégica de las élites del poder mundial y de la seguridad nacional norteamericana, Zbigniew Brzezinski, sostenía que Ucrania era un “pivote” geopolítico.

Para evitar el fortalecimiento Rusia, EEUU debía asegurar su presencia en ese país a toda costa y “costo”. (Antes del “golpe” contra Yanukovich, EEUU había invertido más de cinco mil millones de dólares preparando la subversión y comprando ONGs que hoy sirven a las ambiciones imperialistas y a las del propio Poroshenko).

Sin Ucrania, escribía Brzezinski en su libro El gran tablero mundial de 1997, Rusia no podría llegar a ser un “jugador estratégico” y aspirar a dominar Eurasia. Un “jugador estratégico”, sostiene el mentor más importante de la “Trilateral” para el dominio del mundo, es el que tiene capacidad de ejercer influencia más allá de sus fronteras. En este sentido, su idea es clara: dominar Ucrania para evitar el acceso de Rusia al Mar Negro y evitar su conexión comercial e influencia directa con Europa.

Brzezinski, deja claro que un objetivo principal de EEUU es evitar que Rusia controle el área, mediante una red de oleoductos y gasoductos que le permitan transportar petróleo y gas hacia los Estados “aliados” del sionismo anglo-norteamericano-israelí.

Esto explica por qué EEUU requiere de una Europa unida que le sirva de puente para consolidar su influencia sobre Eurasia y extenderla hacia el Asia. La incorporación de Ucrania a la eurozona y en la OTAN, responde a este presupuesto.

Brzezinski, puntualiza igualmente que EEUU debe evitar que Irán contamine a los países árabes que comparten el Islam con la nación persa.

Por eso cambiar el mapa de Oriente Medio (empezando por Irak y Siria) para asegurar el mercado de petróleo y gas no es suficiente sino a condición de cercar a Rusia y acabar con el suministro de gas ruso a Europa.

Implica, además, neutralizar cuando no, acabar, con otros “pivotes geopolíticos” cuya importancia estratégica deriva, no de si son o no musulmanes (árabes o persas), sino de su ubicación geográfica para asegurar el control marítimo y el acceso a regiones importantes desde el punto de vista energético y nuclear: Pakistán, Turquía, Irán. Estos deben sumarse a los “pivotes” ya controlados por EEUU: Azerbaiyán, Corea del Sur, Filipinas.

El Ártico: Prioridad rusa

Putin lo sabe muy bien, de allí la importancia que cobra el Ártico en la política estratégica de la Rusia de hoy. 22% de las reservas comprobadas de hidrocarburos a nivel mundial se encuentran bajo sus aguas. El gas natural es el 78% de esas reservas. La plataforma continental rusa contiene el 20% de los recursos mundiales no descubiertos de crudo y gas natural. Estas son cifras de los propios organismos especializados de los EEUU como la administración de Información de Energía (EIA) y su Servicio Geológico.

La ONU se ha apurado en pretender declarar la parte rusa del Ártico bajo control internacional. Rusia, ha rechazado esta nueva demostración de servilismo conque esa organización mercenaria protege los intereses sionistas imperiales. Y ha reiterado que defenderá su derecho sobre esa zona que, además de guardar las reservas más importantes de hidrocarburos y otros recursos, es la ruta más corta desde oriente hacia el Pacífico.

Así, las cosas, la nueva área de los conflictos hegemónicos futuros, empieza a trasladarse hacia el Ártico. Rusia lo supo siempre y se preparó para enfrentarlos una vez producidos los deshielos que ha traído consigo el cambio climático. Pero, aun cuando posee la flota rompehielos más poderosa, el Pentágono ya movilizó armamento y tropas al área.

www.alizorojo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1888 veces.



Rubén Ramos Alizorojo

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Ramos Alizorojo

Rubén Ramos Alizorojo

Más artículos de este autor