El Arado y el Mar

El presidente Maduro pasa a la clandestinidad

El presidente de este aberrante gobierno madurista declara que no puede convocar a la gente a una concentración porque lo están cazando para hacerle daño, justifica así la poca asistencia a los ¡actos que convocan! Esto constituye una clara, absoluta, plena como la luna llena declaración de pérdida del apoyo popular. La contradicción es propia del desespero al ver, sentir, que perdió el apoyo popular, que al apartarse del legado del Comandante también sacrificó el amor popular que acompañó a Chávez. Está desamparado. Tenemos así un país raro, donde la oposición hace buenas concentraciones y el gobierno no puede porque al candidato lo persiguen un grupo de sicarios y no pueden proteger a su presidente, lo obligan, a la clandestinidad, y a las pantallas de vidrio.

El desespero es mal consejero, y el desespero unido a la falta de rumbo, de estrategia, es ya definitivo. Al madurismo se le ven las costuras, ellos mismos anuncian lo que harán, y como buenos pillos se lo endosan a los demás, recuerden aquella anécdota del ladrón que grita “¡al ladrón!, ¡al ladrón!”. El madurismo grita de antemano que la derecha denunciará fraude, debemos pensar que ellos harán fraude. El madurismo dice que habrá protestas, debemos pensar que ellos temen la respuesta a su desafuero.

No es necesario ser pitoniso para prever lo que pasará con estas elecciones, si es que las dejan culminar. El boletín del cne sorprenderá por lo inaudito, a la nación y al mundo, el fraude será evidente. El nuevo gobierno madurista se debilitará a niveles terminales, y la energía política tomará cauces distintos a la solución electoral.

Comenzará una nueva etapa que podemos llamar de consolidación del fascismo. El gobierno para sostenerse necesita la represión, a los cuerpos represivos se sumarán los colectivos, abundarán los falsos positivos, se multiplicarán las iguanas saboteadoras, pero, ahora, tendrán nombre y hasta apellidos, no habrá más ley que las necesidades de miraflores. El madurismo implosionará, las fisuras se harán grietas, y las grietas estallarán, todos serán negociables, todos serán sospechosos, se verán deserciones al por mayor. El miedo de hoy se transformará en pánico mañana.

La etapa que viene no es propicia para los pusilánimes. Será necesario desechar ilusiones, como decía aquella Liga combativa, y pasar a esas nuevas condiciones, ya los reformismos no tienen cabida. Estarán planteados, como nunca, los cambios radicales; la radicalización de la dominación capitalista produce, requiere, de la radicalización de la resistencia.

Este pueblo tiene allí, a la vuelta de la esquina, el recuerdo de lo que hay que hacer, allí está Chávez que supo superar el marasmo de medio siglo de parsimonia puntofijista, romper las reglas que dormían a la masa y fundar una nueva realidad, un nuevo mundo. Es el momento de volver a Chávez, allí está su ejemplo, allí está su pensamiento, su testamento, y allí están los líderes que lo acompañaron, a ellos toca renacer, superar el duelo, y colocarse al frente de la resistencia al fascismo que asoma, dirigir el regreso al nuevo mundo que vislumbramos con Chávez. Será la hora de las adargas, los rocinantes, la vuelta al camino.

¡CHÁVEZ ES EL CAMINO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1621 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: