(32 años de una masacre)

"El Caracazo": ¡Rebelión popular contra el neoliberalismo!

"Venezuela es como un cuero seco,

se pisa por aquí y se levanta por allá."

(Antonio Guzmán Blanco)

Traición y fracaso del puntofijismo.

Fueron evidentes las grandes expectativas que cifró el pueblo venezolano después de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (23 de Enero de 1958). El manto de la traición se hizo evidente. Los dirigentes de los partidos AD, Copei y URD. Cumpliendo al pie de la letra las órdenes del Departamento de Estado de los EE.UU, sellaron un pacto diabólico a través del Pacto de Nueva York (1957) y el Pacto de Punto Fijo (31 de Octubre de 1958), donde se comprometían a gobernar al lado de los grupos económicos del país en sincronía con las orientaciones del imperio del norte y bajo el sistema de la "alternancia" en el poder. Con la traición de los ideales de la alborada del 23 de Enero, nuestro país afianza y se convierte en un eslabón más en los planes de defensa hemisférica de los EE.UU dentro del contexto de la Doctrina Monroe (1823: "América para los Americanos"), o mejor dicho "América para los norteamericanos". Fue la continuación de la llamada: "Doctrina del Destino Manifiesto", la cual establece que los EE.UU tienen el don de imponer su modo de vida y dominación al mundo. Se creen los dueños del planeta.

Arranca de esa manara un largo periodo de gobiernos antipopulares y represivos y donde se vendió la idea que vivíamos en una "Democracia y en un régimen de libertades". Con fabulosos recursos financieros, los sucesivos gobiernos de la IV República fueron incapaces de lograr una economía estable y de implementar políticas sociales para acabar con la descomunal pobreza. Sin políticas sociales compensatorias y con una economía a favor de los poderosos. A los distintos gobiernos de la partidocracia no le quedó otra alternativa que implementar crueles políticas represivas para aplacar el descontento popular (más de 10 mil muertos por razones políticas, miles de desaparecidos, suspensión de garantías, etc.).

"La economía venezolana se había vuelto pedazos, a partir del endeudamiento del país después del boom petrolero de los 70. A partir de ese momento, comenzó una caída paulatina a medida que el Estado venezolano recortaba el gasto público para poder pagar la deuda externa. En 1983 se devaluó la moneda ("viernes negro") y a partir de entonces las políticas económicas de los gobiernos de Luis Herrera Campíns y Jaime Lusinchi no fueron capaces de frenar las espirales inflacionarias".

Sobre esta etapa de nuestra vida republicana, el investigador social Dr. Franklin González nos señala que:… "Estas medidas económicas puestas en marcha, lejos de revertir la tendencia negativa que se venía operando en los principales indicadores sociales, la amplía y profundiza. El tipo de cambio único y flexible adoptado no fue más que una devaluación del bolívar y significó un incremento de los costos de producción, que se trasladaron a los precios finales. La liberación de las tasas de interés golpeó sensiblemente a los que menos tenían y en particular a la clase media. Una parte importante de esta se vio afectada por el incremento de los pagos mensuales y anuales para la adquisición de viviendas. El ingreso real se redujo inmediatamente por el impacto inflacionario y con ello no se pudo ampliar el ahorro de los venezolanos".

Otro aspecto a considerar de la crisis del sistema puntofijista, fue la degradación política y moral de todo el estamento partidista y económico, hasta el punto que se daban altos niveles de abstención electoral y la actividad política era despreciada por el pueblo. La política era sinónimo de corrupción. Se impuso la antipolítica. Esto llegó hasta el seno de las Fuerzas Armadas donde todo "ascenso" pasaba por el filtro de los cogollos partidistas y por "otros caminos pocos éticos". La corrupción era el pan de cada día y el sistema partidista imperante solo aplicaba "paños calientes" a este dantesco flagelo. Era común que un escándalo de corrupción tapara el anterior con la complicidad de los medios de comunicación que vendían un mundo irreal y fantasioso (telenovelas, concursos, etc.).

Fueron cuarenta años sin atender las necesidades de las mayorías y favorecer solamente a una minoría. Fueron cuarenta años donde se subastó la educación, salud, soberanía y las industrias al mejor postor. El pueblo se cansó y en 1998 dijo BASTA, con la llegada del Comandante Chávez al poder.

En este contexto de crisis generalizada del sistema bipartidista a finales de los años ochenta, y en un contexto internacional donde se imponía el desarme ideológico con la teoría del "fin de la historia" (Tesis de F. Fukuyama) con la desaparición de la Unión Soviética (URSS); se produce en Caracas, Miranda y otras ciudades de Venezuela una REBELIÓN POPULAR (27, 28 Febrero / 1 y 2 de Marzo 1989) que mediáticamente se conoce como EL CARACAZO, EL GUARENAZO… siendo en verdad un rechazo al "paquetazo" económico impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a través del gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez.

¿QUÉ PASÓ?

El 2 de Febrero de 1989 asume un segundo mandato presidencial el señor Carlos Andrés Pérez (AD), lo cual se hizo de manera ostentosa, lo que algunos denominaron como una verdadera "Coronación". El 16 de Febrero, CAP anuncia un conjunto de medidas ya acordadas con el FMI a cambio de un préstamo de 4.500 millones de dólares. Entre otras medidas se acuerda: a) Recorte de todos los programas sociales. b) Aumento de la gasolina en un 100%. c) Eliminación del subsidio al pasaje estudiantil. d) Total liberación de precios. e) Congelación de empleos. f) Incremento de las tarifas de los servicios públicos como agua, electricidad, agua potable, gas doméstico, telefonía. El presidente habló en aquella oportunidad del "Gran viraje", diciendo que no tenía otra salida sino pactar con el FMI y que todo quedaba sujeto al "libre mercado". Las masas recibieron un verdadero baño de agua fría con el paquetazo hambreado anunciado por el presidente CAP.

El lunes 27 de febrero ante el aumento desproporcionado del pasaje, estallan disturbios en Caracas, Miranda y en otras ciudades, lo que se convirtió en términos de horas en una verdadera Insurrección popular. Los medios de comunicación alineados con el sistema imperante no dudaron en calificar esos hechos como "acciones vandálicas de turbas desesperadas que dañan la propiedad privada". El martes 28; el presidente Pérez como buen discípulo de Rómulo Betancourt activa el llamado "Plan Ávila", suspende las garantías constitucionales, ordena toque de queda y desata unas feroz represión por varios días donde se habla de más de 3 mil muertos. La orden estaba dada, por lo tanto; el ejército, DISIP, Guardia Nacional, PTJ, Policía Metropolitana y otros organismos de seguridad se lanzaron a una verdadera cacería contra el pueblo indefenso. A "La Peste" fosa común del Cementerio General del Sur fueron a parar de manera silenciosa cientos de cadáveres víctimas de la orden de CAP y del Ministro de la Defensa Ítalo del Valle Alliegro, de "disparar primero y averiguar después". El entonces oficial Hugo Chávez queda impactado por la represión contra el pueblo y un mar de conjeturas surge en él, sobre el rol de los militares en las sociedades. Muere en extrañas circunstancias su camarada y amigo de las Fuerzas Armadas Felipe Acosta Carlez, quien era a la vez destacado miembro del clandestino movimiento EBR-200. Este singular hecho impacta muy fuete en sus compañeros de armas, y afianza aun más su intensión de continuar en la lucha y de irrumpir contra el orden imperante. Debemos señalar que en esa oportunidad brilló por su ausencia la OEA y demás organismos de derechos humanos. Todos justificaron las acciones represivas del gobierno adeco. En todo caso sus pronunciamientos fueron por demás tardías y producto de cierta presión popular. En tal sentido un fallo de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, 10 años después de la masacre al pueblo venezolano, ordenó al Estado venezolano INDEMNIZAR a los familiares de 45 personas (?) asesinadas. Aunque los hechos ocurrieron mucho antes de su mandato, el Gobierno del presidente Hugo Chávez reconoció la responsabilidad del Estado venezolano y en el año 2006 a través del Ministerio de Interior y Justicia anunció mecanismos para indemnizar a las víctimas que no tuvieron acceso a la demanda ante la Corte Interamericana. Debemos señalar que durante los gobiernos de la IV República fueron suspendidas las garantías constituciones quince (15) veces, lo que se traducía en una represión despiadada contra los sectores populares y de izquierda. Todo esto estaba en correspondencia con los tratados y métodos de la llamada "Escuela de las Américas", organización de instrucción militar del ejército de los Estados Unidos y por donde pasaban militares de esta región a ser formados en prácticas represivas por demás dantescas e inhumanas.

Sobre los sucesos de Febrero de 1989 nos dice el Profesor y escritor monaguense Domingo Rogelio León que: "El Caracazo constituye el punto de quiebre de la democracia representativa, el despertar colectivo de conciencia de un pueblo que se ubica a sí mismo como el sujeto protagónico de su propia historia, por lo tanto nunca más volveríamos a ser los mismos y desde ese día abrimos las grandes alamedas y echamos a andar"…

Para el camarada Ex Diputado a la Asamblea Nacional (PSUV) Orangel López Rodríguez… "la rebelión del 27 de Febrero fue la expresión social de la crisis del modelo neoliberal y de la democracia representativa que nació con la caída de Pérez Jiménez, por lo tanto con esos sucesos pierde legitimidad social la democracia puntofijista. Esto disparó sin lugar a duda la rebelión del 4 de Febrero".

Por otra parte el Catedrático de la UPEL y dirigente del PSUV Moisés Morón nos dijo: "Fue la demostración más sólida del fracaso de la cuarta república en alianza con el FMI y la burguesía internacional, el rechazo a la entrega de los recursos del país, y al mismo tiempo, una manifestación extraordinaria de la capacidad de respuesta de nuestro pueblo frente a la traición del bipartidismo. Por otra parte ese 27 nos aleccionó que frente a las adversidades, aun con el carácter espontáneo pero masivo los pueblos despiertan y retoman los caminos que les permitan las posibilidades de realización, aunque ello signifique el sacrificio. Las batallas por la búsqueda de la liberación del pueblo se han mantenido vivas de manera permanente, pudiera decirse inclusive que es una expresión de la continuidad de Carabobo aun inconclusa".

Para el Director de la Universidad Simón Rodríguez (UNESR) - Núcleo Monagas, Profesor Rubens González: "El Caracazo derrumbó por completo el mundo fantasioso que los medios de comunicación mostraban al mundo, cuando en verdad la pobreza, la corrupción y la entrega del país eran el verdadero rostro de aquel régimen neoliberal y represivo. Fue tanto así, que buena parte del país despertó y echó andar por nuevos senderos de redención social"…

Nuestro Comandante Chávez ubicó en su justa dimensión la importancia histórica de El Caracazo, en tanto fue un latigazo que de manera espontánea el pueblo le dio a las clases dominantes y a todo el podrido sistema de partidos políticos que prevalecía. Los aires de cambio y rebeldía que estaban en los cuarteles se oxigenaron con los hechos de Febrero de 1989.

Dice el Comandante Hugo Chávez: "EL PUEBLO VENEZOLANO PICÓ ADELANTE CONTRA EL NEOLIBERALISMO, CONTRA EL CONSENSO DE WASHINGTON Y AQUÍ BROTÓ UNA REVOLUCIÓN. AFORTUNADAMENTE LOGRAMOS DARLE CAUCE".

El día en que "bajaron los cerros" se convirtió en un verdadero genocidio las masas que se atrevieron a desafiar las recetas fondomonetarista del FMI y CAP.

La Rebelión del 27 de Febrero de 1989 fue la génesis de la pletórica Rebelión cívico militar del 4-F de 1992. Fue el detonante, fue el combustible social.

No cabe duda que nuestro país marcó la pauta en 1989 en la lucha contra la fiebre del Neoliberalismo. Hoy en día en este continente, las masas pelean en las calles a cada instante cuando gobernantes le han querido imponer paquetes de medidas del FMI (Lenín Moreno en Ecuador, Jeanine Añez en Bolivia, Orlando Hernández en Honduras e Iván Duque en Colombia, entre otros).

¡NUNCA MÁS OTRO 27-F!

Durante todos los años de nuestra Revolución Bolivariana, la derecha apátrida y el imperio han jugado a que se produzca en el país una explosión social similar a la del 27 de Febrero de 1989. Como sabemos han hecho de todo pero no han podido en sus funestas intensiones. El pueblo ha sabido diferenciar el contexto de los años ochenta y la realidad que hemos vivido en Revolución. Si bien es cierto que vivimos en los últimos años una realidad de dureza extrema para los trabajadores, en buena parte se debe a las criminales medidas unilaterales y coercitivas que el imperio de los EE.UU ha impuesto sobre nuestra economía. Sobre este tema hemos estado en un debate permanente y se ha entendido la naturaleza de nuestro conflicto histórico. El pueblo se ha politizado al respecto y sabe quién es el enemigo principal. De allí su paciencia critica y militante en todos los escenarios. Como dice el Comandante Fernando Soto Rojas… "Este es un pueblo virtuoso y sabe atinar en los momentos difíciles y cruciales de la Patria…" Hay que resaltar que el gobierno del presidente Nicolás Maduro con todas las limitaciones financieras del momento, ha venido implementando una serie de medidas compensatorias para mitigar la gravedad del momento. Todo esto, ha estado acompañado de una información y debate permanente sobre las medidas a tomar para enfrentar la crisis (provocada). Otro elemento a ser considerado tiene que ver con la asimilación de la Doctrina Chávez como referente histórico, ético y cultural de los pueblos. Hoy por hoy las ideas del Comandante están internalizadas en buena parte de la población y sin lugar a dudas marca la pauta en nuestro devenir histórico. Sobre esto insiste mucho el camarada Diosdado Cabello Rondón, que llama a cada momento a profundizar sobre el legado de nuestro eterno Comandante Chávez. Hay una lealtad hermosa hacia Chávez y por ende a la Revolución Bolivariana, hoy conducida por el Presidente Nicolás Maduro.

Debemos anotar además que en esta confrontación con el imperio, Venezuela ha contado con aliados internacionales (Rusia, China, Irán, Cuba, entre otros). La unidad cívico-militar es otro factor para mantener la paz política en el país y evitar caer en los planes perversos de la derecha reaccionaria. La Diplomacia de Paz ha triunfado en los escenarios internacionales y las elecciones han sido el instrumento constitucional para resolver nuestras diferencias políticas e ideológicas.

Los revolucionarios y revolucionarias estamos claros que el imperio y sus acólitos dentro de nuestro país no descansarán en sus crueles intensiones de truncar este hermoso proceso Bolivariano. Allá el imperio, la Unión Europea y sus gobiernos lacayos en sus frustradas intenciones. El pueblo de Venezuela sigue firme, unido, movilizado y con plena conciencia sobre lo que nos estamos jugando en este conflicto histórico contra el imperio más criminal que haya conocido la humanidad. Contamos con la unidad cívico-militar para lo que salga. Así de sencillo. Por eso decimos. ¡Nunca más otro 27 de Febrero! .

"SANCIONES" Y GENOCIDIO.

Como sabemos, el imperio siempre ha asediado a nuestra Revolución Bolivariana. Esto se recrudece con el infame Decreto del Presidente de los EE.UU Barath Obama (9 de Marzo de 2015) mediante el cual declara a nuestro país "una amenaza inusual y extraordinaria", lo que constituye un exabrupto jurídico y político. Aparecen con fuerza las medidas coercitivas y unilaterales. Eufemísticamente las llaman "sanciones". Una verdadera barbaridad que violenta todo el estado de derecho internacional. Mediáticamente propagaron la idea de que las mal llamadas sanciones solo perjudicarían al estamento político y militar de la Revolución Bolivariana. Hoy se ha demostrado que dañan y perjudican toda nuestra economía y por ende a toda la población venezolana. Un verdadero asedio hecho con arrogancia y alevosía, y desafiando al mundo civilizado.

El gobierno venezolano que preside el presidente Nicolás Maduro ha denunciado estas atrocidades en todos los escenarios. El imperio ha hecho caso. Su intención es un "cambio de régimen" como han hecho en otras regiones e imponer un gobierno vasallo a sus supremacistas intereses. Las inmensas riquezas de Venezuela siempre han estado en la mira de este imperio por demás genocida.

La reciente visita a nuestro país de la relatora especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) Dra. Alena Douhan, confirma los alegatos y verdades de nuestro país. Ha dicho el informe, entre otras cosas: "Me preocupa que las sanciones sobre el petróleo, oro y minería, y el congelamiento de activos del BCV ha exacerbado las calamidades económicas sociales existentes"… "El endurecimiento de las sanciones ha socavado el potencial impacto de las reformas (económicas) así como la capacidad del Estado para implementar proyectos sociales"… "La negativa de bancos en EEUU, Reino Unido y Portugal de liberar recursos impide a Venezuela a responder a la emergencia del COVID-19".

El citado informe que fue presentado a las instancias internacionales correspondientes, insta finalmente a los gobiernos de los EEUU y a la unión europea a levantar el bloqueo y demás restricciones a la economía venezolana, ya que según ella, dichas medidas han causado "un efecto devastador" a toda la población de la República Bolivariana de Venezuela, que en medio de la pandemia de COVID 19 tienen efectos más catastróficos, o lo que es lo mismo constituyen crimines de lesa humanidad.

Todo parece indicar que el imperio de los EE.UU y la Unión Europea harán caso omiso a las recomendaciones de la relatora de la ONU. Siguen con sus anacrónicas "sanciones". La arrogancia y el unilateralismo quieren estar por encima de las leyes internacionales. Nuestro país seguirá avanzando con su correcta política de DIPLOMACIA DE PAZ donde contamos con muchos amigos y aliados en el mundo. Con paciencia, mucha firmeza y sin caer en burdas provocaciones seguiremos avanzando con nuestra Revolución.

 

UNA REVOLUCION EN MOVIMIENTO CON EL CONGRESO BICENTENARIO DE LOS PUEBLOS.

La Rebeldía del mes de Febrero se está expresando en la convocatoria del CONGRESO BICENTENARIO DE LOS PUEBLOS convocado por el presidente de la República Nicolás Maduro, bajo la premisa de "…UNIR A TODO EL QUE PUEDA SER UNIDO POR LA FELICIDAD DE NUESTRA PATRIA con una AGENDA CONCRETA, ya que en este momento la Revolución Bolivariana y los 200 años de la Batalla de Carabobo, nos planteamos la construcción de una súper fuerza social y popular que levante a Venezuela, que levante el espíritu nacional que nos permita una renovación y que nos permita enfrentar y superar todos los problemas que tenemos".

Este evento se desarrolla con la participación de más de 30 movimientos sociales tomando en cuenta "máxima amplitud, máxima convocatoria de todos los movimientos sociales de los estados y los municipios, de todos los líderes, de todas las lideresas, de todas las corrientes, abrir los brazos para convocar, para abrazar, para incorporar esa fuerza decisiva para las batallas de la recuperación 2021, pero sobre todo, para la construcción de la nueva hegemonía política, organizativa popular y cultural del bloque histórico de la Revolución Bolivariana".

Podríamos decir que hace 32 años el pueblo venezolano se lanzó a las calles y que sigue en ese andar y trajinar diario en un proceso constituyente permanente, en esta oportunidad abrazando a su Revolución Bolivariana "ya que tenemos la carga histórica de Bolívar, Miranda, Guaicaipuro, Negro Primero, Juana Ramírez la Avanzadora, José Félix Ribas, Alí Primera, y como si fuera poco de Hugo Chávez Frías".

Al igual que Bolívar, en su Célebre Discurso de Angostura el 15 de Febrero de 1819, seguimos en la senda y camino que "El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política".

En esta etapa de la Revolución y en este año Bicentenario estamos construyendo nuestro propio CARABOBO con tareas concretas: a) Sumar voluntades; para lo cual tenemos que reanimar, atraer y enamorar a todo aquel venezolano y venezolana que ame a la patria. Sumar y sumar es la consigna. b) Organizar a todo aquel compatriota que abrace la causa patriota. Cada quien desde su trinchera bajo una orientación clara y precisa. c) Fomentar la Batalla de las ideas para convencer con argumentos y propuestas sobre la razón de nuestra lucha. No basta con tener la razón, hay que dar la batalla en todos los escenarios mediáticos. d) La Movilización diaria ¿Para qué? Para identificar problemas concretos y buscar soluciones mediante la articulación dialéctica del PARTIDO-GOBIERNO. Esa es nuestra responsabilidad, pasar de lo contemplativo a la búsqueda de soluciones reales con una AGENDA CONCRETA del día a día.

Vayamos a una UNIDAD PROFUNDA con los Consejos Comunales, CLAP, Comunas, UBCH, Frentes y Movimientos Sociales, RASS, GPP, CPT, Movimientos Juveniles.

Vayamos a REUNIFICAR, REORGANIZAR, Y REIMPULSAR a todas nuestras fuerzas… A una Renovación profunda de todo nuestro tejido social, que es invencible cuando hace conciencia que primero está la Patria.

¡VIVA EL BICENTENARIO DE LA GESTA DE CARABOBO!

¡VIVA EL CONGRESO BICENTENARIO DE LOS PUEBLOS!

¡HONOR Y GLORIA A LOS MÁRTIRES DE "EL CARACAZO"!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

#ElSolDeVenezuelaNaceEnElEsequibo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 951 veces.



Euribes Guevara

Profesor y Ex Diputado PSUV

 euribes@hotmail.es      @EuribesGuevara

Visite el perfil de Euribes Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: