Oportunas reflexiones

"Como colectividad siente poco el pueblo la sombra de su esfuerzo sobre los muros del tiempo" (Mario Briceño Iragorry, 1897-1958)"

A propósito del 12 de Octubre…Todos a exhibir la Bandera Nacional

El pensamiento es libre como el viento; viento que deberá hacer ondear con fuerza histórica el pabellón patrio este 12 de Octubre que se aproxima. Este monólogo de reflexiones, de costumbre, no va dirigido a hablar específicamente de la fecha mencionada, pero, sí, de la exhibición de la Bandera Nacional, hábito, veneración que muy poco se practica entre la colectividad, durante las fechas patrias. Cuando menciono colectividad, me refiero a ricachones y pobretones, barrios y urbanizaciones, jóvenes y viejos de nuestro querido país. A mi modo de ver el asunto, es una falta de conciencia Nacional, que se percibe, intensificada con la apatía, carencia de supervisión de los entes gubernamentales, llámese municipales, estadales y estatales, a pesar de existir la "Ley de la Bandera Nacional, Himno Nacional y Escudo de Armas", Gaceta Oficial No. 38.394 del 9 de Marzo de 2006.

Así las cosas, lo digo sin temor, se conoce más de las "Fiestas de Halloween" (No tienen nada que ver con nuestras identidades) que la misma Ley de nuestros símbolos patrios, que son el producto de una carga histórica cívico-militar que nos dejaron nuestros ascendientes en el momento que les correspondió pisar esta alfombra terrenal, en búsqueda de nuestra soberanía. Soberanía, precisamente, simbolizada en una tela tricolor, un escudo; y nuestro canto Nacional. Debemos sentirnos repletos de orgullo, lo escuchemos o veamos ondear la bandera. Quienes hemos salido al exterior, en alguna oportunidad, ¿a quién no se le ha erizado la dermis cuando ha escuchado su himno patrio en otros suelos? Quien no lo haya sentido así, tiene que revisarse. Esos símbolos, a mi sentir, no representan una preferencia partidista. No son del gobierno de turno. Es un sentimiento colectivo.

Por esta razón, considero y me da más empuje decir, desde mi punto de vista, que si no hay conciencia histórica, no sabemos de dónde venimos, asesinamos nuestro pasado ¿Qué podemos dejarle a las generaciones que están pisándonos los talones? Quizá la angustia, la desesperación por la procura de las cosas materiales, muchas veces, elementos que son superfluos, vanidades absurdas; impiden que nuestra memoria histórica se reactive; sin menoscabo del interés por la satisfacción de nuestras necesidades biológicas, sociales, culturales, entre otras. Considero que inyectar pasión, entusiasmo a la exteriorización, respeto, veneración; y sentir frenesí ante los símbolos que nos identifican como Nación, como país, como Estado. Que las culturas foráneas no nos arropen las nuestras, no la decapiten; sin restarle valor a aquéllas que podamos aprovecharlas sanamente.

En consecuencia, el Estado con todo su poder, según nuestra Carta Magna, deberá ejercer control de supervisión, divulgación, creación y activación de conciencia por medio de todas las instituciones, públicas o privadas, con la finalidad de darle cumplimiento a la Ley de nuestros símbolos patrios; sin verse en la necesidad de ejercer su poder sancionatorio, por medio de multas u otras medidas ejemplarizantes, ante el incumplimiento de la norma, como último recurso. Ya para concluir, es conveniente apuntalar aquí lo siguiente: Nuestro Código Civil, vigente, nos habla en el artículo 07 (de las normas generales para su aplicación): "Las leyes no pueden derogarse sino por otras leyes; y no vale alegar contra su observancia el desuso ni la costumbre o práctica en contrario, por antiguos y universales que sean". Quien piense que la ley está derogada, "NO". Todos a exhibir la Bandera Nacional.

¡Muchas gracias! Nos vemos en la azotea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 478 veces.



José García

abogado. Coronel Retirado.

 jjosegarcia5@gmail.com

Visite el perfil de José García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: