Odio social

Recorrer a través de la historia los diferentes escenarios que fueron configurando la estructura de la sociedad venezolana, permite adentrarnos en realidades estigmatizantes para ingentes sectores de la población. Una sucesión de aciagos acontecimientos que en el siglo XIX y comienzos del XX, marcaron el devenir y la dinámica entre venezolanos.

La desigualdad e injusticia social abarcaron gran parte de la escena, pero también fueron minando de justificados resentimientos a quienes sufrieron en carne propia tantos desafueros, tantos maltratos inaceptables. A la luz de estos sucesos, fueron surgiendo personajes, que interpretando el descontento sembrado por la opresión, sumaron simpatías y adhesiones a favor de una causa motivada por el odio y la venganza.

En aras del progreso socio económico del país, se desencadenó una de las etapas más crueles y abominables, la esclavitud. Todas las razones de discriminación y desconocimiento hacia estos seres humanos y sus descendientes durante la colonia, marcaron el perfil central de los discursos y acciones políticas, una vez desarrollada la contienda de independencia.

En verdad hay mucha tela que cortar sobre este tema candente y complejo, y hay que hacerlo.

Las acciones de José Tomás Boves en la contra revolución de independencia, no hubiesen tenido el impacto, las victorias y la fuerza que le caracterizaron, si no aglutina a las masas desposeídas, pardos, campesinos, esclavos impulsados por el resentimiento, y la promesa de los bienes de los blancos y ricos. Ese grito de guerra: "degüello a los blancos y reparto de sus bienes" fue el atractivo para conducir un verdadero ejército popular que a la menor estampida, volvía a formarse con nuevos soldados buscando recursos materiales y venganza de sus esclavistas. Boves reavivó la fuerza de ese odio racial que ya estaba instalado en el ánimo de los "descalzos", y comandó los más terribles crímenes en las haciendas de cacao y café, en las ciudades y las casas de los poderosos. Solo bastaba una condición para condenarlos a muerte: Ser blancos. Este pasaje histórico contó con el apoyo de los más humildes, pero destruyó al país de la época y creó un ambiente de guerra permanente en Venezuela.

En otro contexto más recientemente, en nuestro país, los sectores más desposeídos también se identificaron con el discurso redentor del Comandante Chávez. Su arenga de ricos contra pobres conmovió la Venezuela del siglo XXI, y muchos venezolanos se sintieron rescatados por la fuerza de sus palabras. Después de varios años, en ausencia de Chávez, la esencia del mensaje resentido y oscuro sigue vigente. Parece una estrategia discursiva muy bien articulada con la finalidad de mantener simpatías necesarias, solo que las cosas han cambiado significativamente. La opulencia de los que administran el poder actualmente es inocultable, pero tampoco se puede esconder el nivel de miseria que afecta a la mayoría de los venezolanos. La sociedad venezolana atraviesa desde entonces, un peligroso clima de delincuencia, y los enfrentamientos entre las familias, vecinos y amigos, por disidencias políticas, distancian los afectos y vulneran ese sentido solidario y amistoso tan característico del venezolano. La situación es altamente preocupante, pero lo es más, el hecho de que parece irreversible a corto plazo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1567 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Orlando Balbás

Orlando Balbás

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a263439.htmlCd0NV CAC = Y co = US