Disculpe, Dr. Jesús Silva, está equivocado

Viendo el programa que se presentó el recién pasado martes 03/A por la televisora TVES, llamado "La Propuesta", usted planteo dos temas relacionados con el arte visual y los efectos políticos que en gran proporción proyectan en los espectadores, el teatro y el cine fundamentalmente, los que, sin duda alguna, al respecto le presento estos sencillos comentarios.

El primer tema, bastante plausible de acuerdo a la realidad venezolana, lo refirió inmediatamente después de la proyección de un corto video relacionado con la película "El Ministro y yo" que tiene como protagonista al genial Mario Moreno "Cantinflas". El en micro Cantinflas hace una tamaña y bien pedagógica referencia de lo que realmente es el burocratismo, sus ejecutores y el mal producidos en y hacia los ciudadanos, ese mal que en la República Bolivariana, como ocurre, puedo decir con propiedad, en todos los estados nacionales dominados por el capitalismo.

En el segundo tema, relacionado con el mismo Mario Moreno, usted señala que este actor se diferenció de otros en cuanto a la enseñanza dejada a los cines y teatro-espectadores, cuando, según sus comentarios, en otros escenarios, teatro, cine y por supuesto TV, a los pobres se les presenta para siempre indignos por ser pobres, mientras a Cantinflas le exaltó que estimulaba la pobreza pero con toda dignidad de clase pobre; es decir, se puede, y se debe, concluyo de su comentario, ser pobre pero digno.

La equivocación suya está en el determinismo utilizado para exaltar o diferenciar a Cantinflas en cuanto al papel, según el mensaje dejado, que desempeñan o han de desempeñar los pobres en este mundo, entienda de dominación y explotación, puesto que si hablamos de pobres hemos de entenderlos como contrapuestos a los ricos, sus enemigos históricos, y si usted, de acuerdo al mensaje dejado a los televidentes de su programa el pasado lunes 3/A., mantiene su afirmación en cuanto a que la dignificación de los pobres significa seguir siendo pobres pero dignos, está desconociendo, no solo la lucha de clases, que en el caso de los ricos y los pobres, está planteada porque fueron y son los primeros quienes utilizan las más variadas artimañas y recursos, entre ellos y en gran proporción las artes y lo/as artistas, para insuflarles a los segundos, la natural sumisión ante el poder de los ricos, de esto está llena la literatura filosófica y política que usted bien conoce.

También desconoce, u omitió, Dr. Silva, lo progresivo de nuestro ordenamiento jurídico que, empezando por la Constitución Bolivariana, transversalmente contempla el protagonismo y la participación del pueblo en la lucha por la liberación, liberación que no debe entenderse como algo distinto a la lucha contra la explotación de los ricos, sí, la misma que se viene manteniendo con fuerza en otros países latinoamericanos como México, cuna de Mario Moreno, Emiliano Zapata y Pancho Villa, donde, a pesar de sus ejemplares luchas y conductas, lamentablemente se mantiene el burocratismo haciendo estragos contra los pobres.

Usted lo sabe, la lucha sigue siendo de clases, de pobres contra ricos, por lo tanto, sí, de dignidad se trata.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4662 veces.



Gustavo C Vásquez


Visite el perfil de Gustavo C Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a261356.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO