Siete nuevas propuestas para salir de la crisis

Marea Socialista esta en proceso constituyente a lo interno de la organización, y en debate permanente con otras organizaciones. Esto permite debatir muchos temas, entre los cuales, el centro de atención hoy son las medidas para salir de crisis.

Hace aproximadamente un año, ya Marea Socialista había publicado 5 propuestas para resolver la crisis que para aquel momento vivíamos, pero hoy, revisándolas y comprendiendo el contexto actual, parece imprescindible actualizarlas y reconfigurarlas en el marco de la agudización de los problemas que aquejan a nuestro país.

En este sentido, en el desarrollo del proceso constituyente y para el debate, a continuación deseo aportar a título personal algunos elementos que podría conducir a una sana discusión sobre cómo salir del atolladero en el que nos encontramos.

También quisiera aclarar que las siguiente propuestas aunque son de emergencia, son propuestas para un gobierno con verdadera voluntad de cambio.

1. Replanificación emergentemente. Una verdadera ausencia de voluntad de planificar, principio fundamental de cualquier modelo que se considere o pretenda ser socialista, exige un cambio hacia la priorización de necesidades con base en la escasez de recursos. 34 % menos de importaciones en el año 2014, y en lo que va de años una disminución de más del 70% contrastado con el hecho de que es más fácil conseguir una botella de güisqui 18 años que un paquete de pañales para niños, lo que describe es una altísima incapacidad de definir a quién y para que se asignan las divisas producto de la renta petrolera. Establecer prioridades e importante lo que realmente es necesario parte de un diagnóstico y participación activa de la ciudadanía en la planificación, no sólo de lo que se importa, sino de como reactivar el aparato productivo para lograr un mayor autoabastecimiento de cosas.

2. Suspensión del pago de la deuda externa del país, por un año de manera concertada, para la reinversión de los recursos en el estímulo del aparato productivo y la importación de productos básicos priorizados. La tesis de terror de expropiación de bienes venezolanos en el extranjero o confiscación de la producción petrolera es una matriz impuesta por aquellos acreedores de la deuda venezolana que estúpidamente prefieren cobrar hoy un pago que mañana será imposible de sostener si no se toman las medidas necesarias de reordenamiento de las cuentas y diversificación de las fuentes de ingreso para garantizar los pagos de las deudas adquiridas.

3. Profundización de espacios refrendarios y consultivos en el marco de la democracia participativa y protagónica, que incluya a la crítica como fuente primaria del debate necesario para garantizar las libertades que impulsen mayores y mejores condiciones de vida.

4. El desangramiento de los diversos tipo de cambio hoy es imposible soportarlos por lo viciado de los mecanismos y las trampas creadas para burlas los objetivos iniciales de asignación de divisas por ramos e importancia estratégica, por lo que la unificación cambiaria y flotante con ajuste proporcional del salario mínimo y el resto de la escala salarial mensualmente de acuerdo a la cesta básica real es la salida más viable contra el problema descrito. La escasez de divisas deberá ser regulada con base en la replanificación emergente tratada en el punto 1 mientras dure la crisis, pero de manera transparente para garantizar su eficiencia. Además esta acción deberá ser acompañada de la paralización de la producción de moneda nacional de manera inorgánica y el reimpulso de las Misiones Sociales de alimentación, salud, educación y vivienda y complementada con una Reforma impositiva integral para el financiamiento del Estado donde los que más ganan definitivamente sean quienes más aporten.

5. Reimpulso de la economía comunal junto a las pequeña y mediana empresa con base en la diversificación productiva de la economía. Esto debe ser acompañado de un desplazamiento definitivo del capitalismo de Estado, transfiriendo empresas del a Estado hacia el control obrero real, y la participación activa de las Empresas de Propiedad y Producción Social sin intervención directa del Estado. El Estado deberá seguirse reservando el control de las empresas estratégicas por asunto de soberanía nacional.

6. Lucha contra la impunidad y castigo a los corruptos a través de la Auditoría Pública Ciudadana, apoyada y fortalecidas por todo el Poder Moral, pero con autonomía en su capacidad de Contraloría Social.

7. Urgente reinversión dentro de la industria petrolera, abandonada durante estos últimos años, con una mayor participación de los trabajadores en el rediseño de la industria, además de una depuración ante el desangramiento de la misma con base en el manejo manual de determinadas fases de producción que permiten la ausencia de controles eficientes.

Insisto, estas propuestas son para el debate, pero ante la ausencia de planteamientos serios por parte de la cúpula del gobierno y la oposición, sirve de hoja para profundizar un debate sobre cómo salir de la crisis actual que vive el país, y en especial, aquellos que vivimos de nuestro trabajo, versus aquellos que viven del trabajo de otros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6775 veces.



Nicmer Evans

Director de Visor 360 Consultores, una piedrita en el zapato, "Guerrero del Teclado", Politólogo, M.Sc. en Psicología Social.

 nicmernicolasevans@gmail.com      @NicmerEvans

Visite el perfil de Nicmer Evans para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: