De la salida antidemocrática al programa económico de recuperación del 2015

De la salida política antidemocrática de la oposición venezolana en su lucha social de clase representando los intereses de la burguesía y la pequeño burguesía mediante acciones violentas como las escaramuzas de guerra de la guarimba y la guerra económica por medio del acaparamiento, la escasez, la especulación y la subida de precios (inflación) llamados a colapsar económicamente al gobierno chavista a causa de los bajos precios del petróleo en los mercados internacionales continúa siendo, una amenaza real a la estabilidad institucional del Estado venezolano y a esto se suma, la descomposición social del capitalismo venezolano que abarca la corrupción, el contrabando y el bachaqueo no solo en el sector privado sino también público inclusive extendiéndose a la propia ciudadanía social como resultado de la crisis general del capitalismo venezolano.
Intereses económicos poderosos, la lucha por el dinero y las fuentes de materia primas (el petróleo), se mueve al interior de la economía venezolana en alianza con intereses extranjeros por ello, el apoyo a sancionar al gobierno y sus funcionarios públicos en retaliación de los guarimberos presos (políticos presos) responsables del desordenes públicos, daños materiales y muertes que buscan colapsar, aislar al país así como declarar deficitario fiscalmente al gobierno por la vía del gasto público y de los ingresos, procurando paralizar el gasto social en las Misiones, por eso el escenario que cierra el año 2014 y nos obliga a preguntarnos, ¿Es posible que colapse el modelo económico por la vía de la implosión económica?.
¿Qué nos dice el modelo chavista de construcción socialista? Según Oliveros Asdrubal: “Venezuela culmina el año 2014 con un desempeño macroeconómico mediocre, amén del deterioro institucional. Estimamos que la economía decrezca este año 4,0%, la inflación del Banco Central de Venezuela (BCV) en 72,8% (con una inflación subyacente de 83,8%), un déficit fiscal del sector público récord de 19,6 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) y un diferencial cambiario exacerbado sin ninguna lógica económica. Por el lado del sector privado, persiste la escasez de divisas, que afecta la operatividad de las empresas, además de la fuga de talentos y mayores regulaciones. El ciudadano común enfrenta una caída de poder adquisitivo de 8,9% este año, elevando la proporción de los empleos precarios. Frente a este cuadro de crisis, la perspectiva en 2015 no luce halagadora. En medio de los múltiples desequilibrios de la economía venezolana hay que agregar la caída en el precio petrolero. En lo que va de año, la cesta petrolera venezolana (CPV) promedia US$90,3/bl, que representa 10,7% menos que lo que cotizaba un año atrás. En 2015 los escenarios de caída en los ingresos se mueven en un rango de US$9.200 millones y US$24.000 millones, exacerbando la crisis, a pesar de ser un año electoral”. (Oliveros, Asdrubal, Venezuela frente a 2015: ¿La implosión del modelo?; por Asdrúbal Oliveros, Prodavinci, 02-01-2015).
Oliveros asevera que según sus estimaciones haya decrecido la actividad económica, de allí que hable de un “desempeño macroeconómico mediocre”, si fuera así, debemos explicarnos las razones del decrecimiento económico, la razón fundamental reside en los múltiples desequilibrios estructurales, no solo es responsabilidad del gobierno, también la empresa privada jugó un importante papel en disminuir “la operatividad de las empresas” a causa de “la escasez de divisas” producto de “la caída de los precios del petróleo” generando inflación en el mercado y pérdida del poder adquisitivo del ciudadano. Esto explica que el modelo chavista no es un modelo cerrado, está sujeto a los vaivenes del mercado mundial, y en particular del mercado capitalista. Por eso, es necesario blindarlo, no hay que olvidar que durante el período de gobierno de Chávez, los precios del petróleo se hallaban bajos, 8 dólares el barril, no había como pagar la nómina de los trabajadores públicos, y sin embargo, Chávez recupera la unidad de la OPEP, fortalece los precios del petróleo, se crea el sistema de banda y de un periodo de escasez de divisas se transforma en abundancia y demuestra la capacidad de recuperación de la economía venezolana, mejor dicho el chavismo supo sortear la crisis en tiempos de precios bajos del petróleo.
Se desmiente el argumento de que “El chavismo se acostumbró a vivir con altos precios petroleros, a esconder desequilibrios y postergar ajustes. Somos de la opinión de que ese período de gracia y benevolencia se termina. El reto está en cómo redimensionar el Estado que hoy necesita para vivir de un barril petrolero de US$122,0/bl a manejarse con un precio petrolero a la mitad de ese valor, con los costos políticos que esto implica. Atacar el desequilibrio fiscal venezolano es clave para poder resolver otros desequilibrios no menos importantes: el monetario y el cambiario, por ejemplo. También para Maduro y su gobierno será determinante precisar hasta dónde están dispuestos a realizar el viraje del modelo aplicado hasta ahora y que ha resultado en un fracaso o, dicho de otro modo, un modelo que resulta inviable en época de bajos precios petroleros. El tema va más allá de ganar la elección parlamentaria de 2015, pues implica la viabilidad del chavismo como opción de poder en el mediano y largo plazo”. (Ibídem). Respecto si es un fracaso social o un desastre, invitamos a leer el artículo: Los misteriosos milagros gozosos en que no cree el monseñor Padrón de Alexander acosta, en http://www.aporrea.org/oposicion/a200325.html, donde se pone en evidencia los logros sociales que la burguesía y sus acólitos no quieren apreciar de la política social del chavismo.

Será posible o viable el modelo chavista en ésta época de bajos precios petroleros y sostener al mismo tiempo el gasto público en las Misiones, es decir sin colapsar?. Compartimos la idea de que “Las expectativas están puestas en las medidas que tendrá que tomar el Ejecutivo. Es claro que ante una caída de ingresos tan significativa, el Gobierno pondrá en marcha algún tipo de ajuste. El impacto del mismo sobre las diferentes variables clave dependerá de la calidad, alcance, diseño y tiempo de implementación”. (Ibídem).

Veamos grosso modo, el recién Programa Económico que tiene siete líneas estratégicas: 1 Perfeccionamiento del modelo económico-social de distribución de riqueza nacional para enfrentar la nueva situación y recuperar el crecimiento económico: Optimizar la inversión en misiones y grandes misiones. 2 Mantener e incrementar la inversión social del modelo socialista y la inversión económica para incrementar la fuerza productiva de acuerdo al Plan de la Patria. 3 Garantizar y optimizar los recursos para el funcionamiento de la economía real. Relacionado con las divisas y el nuevo sistema. 4 Ajustar la eficiencia de las políticas, acciones e instituciones para neutralizar  el contrabando,  el acaparamiento, la especulación y asegurar el abastecimiento y los precios justos equilibrados. 5 Hacer una amplia alianza productiva con el capital nacional e internacional en base al Plan de la Patria y el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales. 6 Implementar un nuevo modelo de dirección productiva en las empresas estatales, nacionalizadas, recuperadas y ocupadas bajo el bloque estatal socialista. Nuevo modelo de creación de riquezas. 7 Activar el Estado Mayor del Plan de Recuperación Económica. (VTV, “Venezuela delinea Programa Económico de Recuperación para garantizar crecimiento e inversión social”, 03-01-2015).

Es de apreciar que no hay improvisación y falta de planificación en las políticas del gobierno, sino que conscientemente procuran fortalecer pese a la caída de los precios del petróleo, el modelo económico-social socialista mediante la inversión social y económica, incrementando las fuerzas productivas y distribuyendo la riqueza social para hacer frente a la nueva situación que se avecina que según Olivero, “resulta inviable en época de bajos precios petroleros” el modelo chavista. ¿Cómo lo hará, habrá viraje del modelo? Evidentemente que no habrá viraje hacia las políticas neoliberales, el Programa Económico 2015 lo revela, “Incrementar la inversión social y optimizar las inversiones en misiones y grandes misiones” frente a un modelo al cual aspira la oposición venezolana, “la economía de libre mercado, de libre empresa y de propiedad privada múltiple que existió en Venezuela hasta 1998”, Rodríguez Mena, Manuel, “Balance horroroso de la ejecución del modelo político-económico del gobierno castrochavista-castromadurista”, El Nacional, 30 de octubre del 2014).


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1612 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a200565.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO