Nadie es eterno en los cargos públicos

Entender que los hombres pasan y que las instituciones permanecen, es el santo remedio para evitarse los traumas cuando nos toque salir de la administración pública. Por ello están condenado al martirio quienes no hayan entendido que nadie es indispensable, y que los cargos en el gobierno siempre han sido como las aves de paso. Algo de eso está ocurriendo con Jorge Giordani y Hector Navarro, quienes por sobreestimarse creyeron que después de ellos vendría el diluvio. Palabras más, palabras menos, ambos después de emitir sus imprudentes declaraciones pasaron por alto que serían caldo de cultivo para que criticones de oficio encontraran tela donde cortar. ¿Y será por eso que dicen que en boca cerrada no entran mosca?

Consciente de la tremenda responsabilidad que asumió ante la historia, y convencido de que el poder es para ejercerlo, Nicolás Maduro pronto comprendió que para enfrentar esa crisis económica inducida por la ultraderecha, también era imperante darle respuestas contundentes a funcionarios que se inclinan más a alimentar el ego, que a su fiel cumplimiento como servidores públicos. También este lamentable y bochornoso episodio de nuestra vernácula política, nos permitió conocer que Giordani y Navarro no supieron digerir esa propuesta de democracia protagónica y participativa que Chávez siempre defendió en el seno de la revolución, y que llevo al líder a guardar distancia con esa figura cursi del príncipe heredero del trono, o del arzobispo coadjutor con derecho a sucesión.

Y después de haber presenciado esta comedia bufa que le está haciéndole el juego a quienes buscan fracturar el piso político a Nicolás Maduro, también como críticos y autocríticos sacaremos nuestras propias conclusiones, sin caer en extravagancias ni resoplar por la herida. Y hablando de deslealtades, en una oportunidad le escuche decir a alguien que un individuo caminando hacia la izquierda, con la mirada fija en la izquierda, a veces termina en la derecha. Así que no se extrañen que algún día Giordani y Navarro decidan pasar vacaciones en EEUU en compañía de Luis Miquilena y demás traidores del proceso. Qué vaina la de cierta gente: después de tanto nadar, terminar ahogándose en la orilla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1943 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: