Guerrilleros y revolucionarios de teclado

Respetables lectoras y lectores.

Hoy día Nacional del Periodismo, deseándole a las “Fablistanas y Fablistanes” muchas felicidades, a propósito de celebrar esta magna fecha que permite reconocer en nuestra patria venezolana, en alguna medida la ardua y valiente labor que ejercen las y los comunicadoras(es) sociales que desempeñan sus labores en: Radio, prensa escrita, televisión, redes sociales internautica u otro medio de transferencia del mensaje, bien sea escrito, oral o cinético; realizando su trabajo como: reportero gráfico (Camarógrafo, fotógrafo), o como redactor – transcriptor del hecho noticioso. Hecho este modesto reconocimiento, paso a emitir algunos criterios que a mi humilde juicio, tienen, han tenido y tendrán siempre pertinencia.

Históricamente todo proceso de cambio socio político revolucionario sea radical o no, trae como consecuencia una oposición natural en el comportamiento de los seres humanos que se resisten al cambio de paradigmas, bien sea porque ideológicamente no comparten las transformaciones jurídicas, económicas, políticas, educativas, sociales y culturales entre otras implícitas en dicho proceso, o porque se resisten a aceptar pasivamente, el que se les afecte notoriamente sus posesiones e intereses económicos, sean las personas potentadas capitalistas o simples seres humanos víctimas de las acciones económicas o de otra índole, planificadas y ejecutadas por las oligarquías sempiternas adineradas.

Siempre he creído en mi escaso conocimiento que tengo de los hechos y de los comportamientos humanos, que la mayoría de ellos tienen en su subconsciente “Un micro deseo de riqueza económica y la ilusión de ser en el futuro no muy lejano, un oligarca más”, sean las personas con conductas supuestamente revolucionarias que militen en organizaciones políticas con ideologías y doctrinas de izquierda, o aquellas que siempre independientemente de sus estatus económico han respaldo y respaldaran a las organizaciones políticas de ideología derechistas o ultra derechistas; esas razones y comportamientos de las personas, las conocen muy bien los líderes de las organizaciones de ideología capitalista, por tanto utilizan con gran habilidad el postulado maquiavélico que plantea: “Si deseas derrotar al enemigo ideológico, únete a él penétralo y lo vencerás”, en consecuencia el mayor representante del capitalismo en el mundo, “El Estado imperial de los EE.UU y los sionistas judíos”, siempre han logrado su propósito de penetrar a las llamadas organizaciones de izquierda, tanto en el Continente Americano, como en el resto las sociedades humanas del mundo; ya que los líderes mal llamados izquierdistas que organizan, crean y dirigen las diversas organizaciones políticas, a buena parte de ellos y ellas los invade la tendencia de ser “Elitistas”, o sea creerse los únicos dueños de la verdad que los induce a pensar que son los imprescindibles, intocables e inmovibles dentro de las organizaciones que integran o en las posiciones de poder gubernamental que ejercen; dicha posición la asumen ególatramente porque se les eleva al extremo el yo ismo y narcisismo, en el creer que por ser estudiados intelectuales, por dominar un amplio conocimiento de hechos históricos, por haber estado en algunas oportunidades en el frente de la lucha armada o de otra naturaleza, por recordar de memoria a personajes y fechas históricas, en fin por demostrar algunas condiciones excepcionales. Este tipo de conductas es la que siempre han mantenido divididos a los factores de izquierda en todas las naciones de América y del mundo; mientras el derechismo y sus diversas tendencias siempre convergen para lograr conquistar el poder político, multiplicar sus bienes económicos, mancillándole al pueblo ingenuo sus derechos humanos fundamentales.

Quienes nos dedicamos de una u otra forma a comunicar a través de cualquier medio disponible, las verdades o medias verdades, en la emisión de nuestros criterios sean objetivos o no, tengan veladas intenciones o no y lo hacemos con el demostrado propósito de defender a la ideología revolucionaria o contra revolucionaria, como seres humanos, tenemos la posibilidad de equivocarnos cuando emitimos nuestras opiniones; sobre todo ahora cuando la CRBV en su art. 350, nos permite el derecho de asumir nuestras posturas ideológicas, al considerar que se nos afectan nuestros derechos humanos fundamentales de vivir en democracia; en consecuencia, tengamos razón o no, como comunicadores sociales alternativos o egresados universitarios, tenemos el derecho de expresar nuestras opiniones públicas y si al emitir nuestros criterios lesionamos o conculcamos el derecho ajeno, quien se sienta afectado(a), está en el derecho de acudir a las instancias jurisdiccionales, a interponer la querella respectiva; en consecuencia el debate ideológico que necesariamente debe darse en las organizaciones políticas de izquierda o de derecha, sus líderes no deberían utilizarlo para destruir a sus organizaciones, ni para denigrar o censurar a quienes desinteresada o interesadamente, nos dedicamos a emitir nuestras particulares opiniones, calificándonos como “Guerrilleros y revolucionarios de teclado”; ya que el desarrollo de los congresos ideológicos de las organizaciones políticas, sean de izquierda o de derecha, deberían orientarse a cumplir con los postulados del estatuto que las rige y a modificar el contenido de dichos estatutos si se considera que los mismos no se adecuan a la necesidad de reforma del proceso revolucionario, o al interés ideológico de las organizaciones políticas.

Si quienes como luchadores sociales seamos “Guerrilleros y revolucionarios de teclado” o luchadores “Ubechevistas”, con una u otra posición de lucha por el bien estar del pueblo y de la patria, pugnamos por lograr la consolidación definitiva del legado revolucionario socialista que nos dejó nuestro Cmdt. Supremo y eterno Hugo Rafael Chávez Frías, reflejamos publica y constantemente con nuestras opiniones, que estamos en una supuesta división entre quienes defendemos al proceso revolucionario socialista; simple y llanamente, le estamos haciendo el juego a la derecha endógena y exógena que nunca cesará en su deseo de regresar al poder gubernamental, para destruir radicalmente todo el legado revolucionario que tantas vidas y sacrificios nos ha costado mantener; en consecuencia es al Sistema jurídico del Estado y sus órganos respectivo, a quien le compete sancionar con la emergencia que se requiere, los indebidos comportamientos de quienes en función de poder gubernamental, han violado la ley con sus actuaciones corruptas; por tal motivo no deberíamos “Hacharnos cuchillo públicamente entre nosotros mismos”. No permitamos nunca que el enemigo político se aproveche de nuestras fallas y debilidades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1526 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Marcial Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: