La cédula del buen vivir

Sólo una política internacional concertada puede mover a los Estados a sumir su conciencia de responsabilidad y a transmitir a sus ciudadanos exigencias de autorregulación para hacer más solidarios sus hábitos .Hay voluntad política de hacerlo así en Venezuela , en pocos años se puede lograr el sueño de muchos de nosotros. De un modo u otro,  con mayor o menor profundidad relacionada con su propia experiencia y aprendizaje todos podremos aprender a consumir de una forma correcta, aprender a consumir de forma saludable, segura, solidaria y sostenible. La modificación de los hábitos de vida de consumo es una de las tareas más difíciles de la masa social si o se cambian colectivamente las formas de relación entre las personas y la naturaleza. Para Alberto Acosta: El Buen Vivir (sumak kausay) tiene que ver con otra forma de vida, con una serie de derechos y garantías sociales, económicas y ambientales. Los principios orientadores del régimen económico deben promover una relación armoniosa entre los seres humanos individual y colectivamente, así como con la Naturaleza. Lo que se busca es una convivencia sin miseria, sin discriminación, con un mínimo de cosas necesarias y sin tener a éstas como la meta final. El concepto del Buen Vivir no solo tiene un anclaje histórico en el mundo indígena, se sustenta también en algunos principios filosóficos universales: aristotélicos, marxistas, ecologistas, feministas, cooperativistas, humanistas... Y lo que buscamos en Venezuela y el resto de nuestros pueblos es algo de esto y más, se trata de masificar el Buen Vivir , dentro del Socialismo debe ser así , Buen Vivir para todos, no “dolce vita” para pocos. 

El capitalismo ha demostrado una gran capacidad productiva, pero produce también procesos sociales desiguales entre los países y dentro de ellos. El mundo debería replantearse la manera en que se está midiendo el crecimiento económico , para las Naciones Unidas ya se planteo la agricultura, la producción y el consumo de alimentos, la extracción y el consumo de combustibles fósiles como los principales factores desencadenantes de relevantes impactos ambientales a escala global. Así que el Buen Vivir debe estar en armonía directa con la ecología, el ambiente y sobre todo en armonía social y económica, hasta ahora conocemos el Buen Vivir de unos pocos sacrificando el ambiente la ecología y el desarrollo social de todos, pues bien lo que se quiere es lograr, el sueño del Buen Vivir, Ó LA MAYOR SUMA DE FELICIDAD, EN ARMONIA TOTAL E INTEGRAL, POR LO MENOS ESTE DEBERIA SER LA PROPUESTA BOLIVARIANA DEL BUEN VIVIR. Esto es algo que debemos definir bien para poder enmarcarlo en la conciencia del consumidor ó colectivo y que este en armonía con la propuesta Socialista Bolivariana, para Esther Rivas: Si consideramos a los grupos de consumo como un instrumento de transformación político y social, con voluntad de oponerse a un determinado modelo de producción y distribución en manos de la industria agroalimentaria, la perspectiva de acción política colectiva es fundamental. Una opción que sólo busque el “comer bien” fácilmente puede ser cooptada por un discurso y una práctica capitalista verde... DE AQUÍ MI INSISTENCIA QUE DEBE ADPTARDE AL MODELO DE SOCIALISMO BOLIVARIANO....

Si no queremos que se convierta en un populismo más, por ello la cedula del Buen Vivir , no tendrá similitud con la propuesta neoliberal y a su vez populista de la tarjeta negrita, esto depende de la implementación, de la misma con sus respectivas campañas de concientización del Buen Vivir, que no puede dejársele su filosofía, diseño, y motivación solo a los miembros de la entidad Bancaria que la emite por razones obvias y elementales. La soberanía alimentaria debe enmarcarse dentro de la producción agroecológica y el consumo responsable, entre unas de las múltiples  premisas, esta necesidad y campaña debe ser paralela a la cedula del Buen Vivir, así que también los centros de producción, acopio, distribución y comercialización , en este caso los mercados Bicentenarios, necesariamente deben  adaptarse a esta nueva filosofía ,a la propuesta del Buen Vivir, no como un cesta ticket mas , bono o tarjeta de crédito debe tener inmersa en su propuesta toda una forma  de consumo responsable, toda una nueva forma de hábitat, y desarrollo sustentable, que acompaña a una propuesta de vida, entre ellas la certificación de los productos ecológicos, de calidad, la relaciones laborales, las ofertas publicitarias sin engaño acordes a la  nueva ética etc.   

En el fondo de todo ello subyace el Buen Vivir Socialista Bolivariano, de lo contrario sería un populismo capitalista y hasta neoliberal. De aquí el Éxito de la propuesta acompañada de contenido filosófico, y toda una revolución en la forma de consumo del venezolano, siendo incluso ejemplo de aquellos países que han implementado consumo responsable, y por empatía y necesidad de subsistencia la competencia comercial debe adaptarse a esta nueva forma de consumo o muere, por decisión del consumidor, del colectivo y no por una competencia neoliberal del mercado. Bienvenida así la cedula que hace más ciudadano al ciudadano.


langiolillo977@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2396 veces.



Lorenzo Angiolillo Fernández

Ex Embajador, escritor, analista político, e Ideólogo Bolivariano

 angiolillo777gmail.com

Visite el perfil de Lorenzo Angiolillo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a108672.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO