Las TIC en la praxis docente, hacia la universidad 3.0

Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra. Paulo Freire

La integración de las tecnologías en los procesos de enseñanza y aprendizaje en la docencia universitaria, implica un cambio en las prácticas educativas y en los roles del docente y el estudiante. Este cambio obliga a romper con las prácticas tradicionales en las cuales prevalece la clase magistral. El reto consiste en saber fusionar ambos contextos (el tecnológico y el educativo), a fin de obtener sistemas docentes que aprovechen en la práctica las nuevas capacidades tecnológicas para hacer evolucionar los procesos de enseñanza y aprendizaje, además de ir precisando cada vez más el papel de las Tecnologías de la Información y Comunicación en el contexto de los institutos de educación universitaria.

Esa importante resaltar, que los computadores o el internet no tienen efectos mágicos sobre la enseñanza y el aprendizaje. Ningún experto o docente por el sólo hecho de introducir la tecnología en su docencia puede creer que, de forma casi automática, provocará que sus estudiantes aprendan más, mejor y que además estén motivados. Esto es una forma de sueño sobre el potencial de las máquinas digitales sin suficiente fundamento racional. Hoy en día, se tiene conocimiento de que los computadores son objetos o herramientas que adquieren su potencialidad educativa en función del tipo de actividades y decisiones metodológicas realizadas por los docentes.

De esta forma, la formación del profesorado debe fomentar la innovación a través del paulatino cambio en los roles y métodos didácticos utilizados tradicionalmente por el profesor en el aula y que tienen que ver, esencialmente, con los modelos de transmisión de información y control de los aprendizajes. Hoy en día, el educador debe ejercer con mayor frecuencia un papel de orientador o guía del aprendizaje. Con apoyo de las tecnologías puede trabajar más fácilmente de modo individual o en pequeños grupos con sus estudiantes en tareas de "razonamiento" y "búsqueda". De este modo, se reduce el tiempo dedicado a actividades docentes de "explicación" e "introducción" y aumenta el utilizado para tutorizar a los estudiantes.

Un segundo rol que se considera fundamental en un profesor es el de motivador y estimulador del aprendizaje. Los sentimientos son parte esencial del proceso formativo y no deberían ser desconsiderados por el educador. Muchos de los nuevos recursos informáticos y telemáticos pueden ofrecer al profesor ayuda para la mejora del interés de sus estudiantes, gracias, sobre todo, a la creación de un contexto de aprendizaje que puede tener éxito en la mejora de la comprensión allí donde otros métodos han fallado. Por otra parte, la incorporación de las tecnologías, no obliga a renunciar al intercambio social, por el contrario, abren las aulas a nuevos canales de comunicación con otras personas y grupos a lo largo de todo el mundo.

Otro papel a desempeñar por el educador es el de evaluador de recursos. Los materiales de enseñanza basados en el uso de la informática y la telemática no pueden ser introducidos en los programas sin una cuidadosa evaluación y adaptación. Para ejercer este rol adecuadamente es necesario que el profesorado tenga información suficiente y actualizada de los materiales disponibles mediante el acceso a centros de recursos que mantengan una base de datos de fácil acceso, así como la posibilidad de uso demostrativo de dichos materiales.

Por otro lado, el profesor, junto con el estudiante, al utilizar las nuevas tecnologías se convierte en co-investigadores y co-aprendices con el fin de obtener recursos que amplíen la visión y enriquezcan el conocimiento. La principal dificultad radica en las estrategias de búsqueda y selección, así como en la adecuación de los materiales a las características del curso o asignatura. Este papel del educador facilita la presentación de la información en una forma constructiva, y da a los estudiantes confianza para comprometerse en un aprendizaje exploratorio activo y creativo.

Por último, el profesor ha de desempeñar un nuevo rol como creador de recursos y materiales para la enseñanza. Gracias a las herramientas de autor o al software para la creación de páginas web o entornos virtuales de aprendizaje, donde se pueden elaborar materiales en soporte informático, aún para aquellos que desconocen los lenguajes de programación. Creemos que es en la creación de materiales didácticos interactivos donde la innovación puede llegar a ser realmente efectiva, ya que enlaza directamente la práctica docente con las teorías del aprendizaje y de la pedagogía – andragógia.

En definitiva, el reto no es sólo cualificar al profesorado para que sea un usuario de la tecnología en la clase, sino para que sea un profesional que sabe enfrentarse a la complejidad de los problemas culturales del alumnado que están surgiendo en un contexto social en el que las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación están omnipresentes, y que tiene la capacidad para planificar y poner en práctica soluciones educativas tanto en su aula como en la institución para la cual labora, fomentando a sus colegas a la integración, mediante la cual se conseguirá un cambio de concepciones en su centro.

REFERENCIAS:

Valverde, J. (1999). El impacto de las tecnologías de la información y la comunicación en los roles docentes universitarios. Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado. Volumen 2. Número 1. Disponible: http://www3.uva.es/aufop/publica/actas/ix/50-valverde.pdf

Valverde, J. (2003). Formación del profesorado para el uso educativo de las tecnologías de la información y la comunicación. Revista Latinoamericana de Tecnología Educativa. Volumen 1. Número 2. Disponible: http://campusvirtual.unex.es/cala/editio/index.php?journal=relatec&page=article&op=view&path[]=8&path[]=5

pablobencomo@gmail.com

Docente de la Universidad Politécnica Territorial del estado Portuguesa "Juan de Jesús Montilla", adscrito al PNF en: Informática



Esta nota ha sido leída aproximadamente 410 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter