Alquimia Política

El sector Universitario en el marco del Plan de la Patria 2019-2025 (1)

El origen del Plan de Desarrollo económico y Social de la Nación 2019-2025, en la República Bolivariana de Venezuela, conocido como "Plan de la Patria", tiene su origen en las estrategias nacionales del anterior "Plan de Desarrollo" (2013-2019), y en un proceso de consulta nacional a grupos de la sociedad civil organizada que ayudaron a modelar un marco rebosado, tamizado de los Grandes Objetivos históricos planteados por el movimiento político que Gobierna el Estado venezolano desde diciembre de 1998. Estos Grandes Objetivos rebosados son: 1.- Defender, expandir y consolidar la independencia nacional; 2.- Continuar construyendo el socialismo bolivariano; 3.- Contribuir a la preservación del medioambiente; 4.- Desarrollar políticas de un mundo multicéntrico y pluripolar; y 5.- Consolidar a Venezuela como Potencia.

De este perfil de nuevas apreciaciones sociales y económicas del país, resalta la visión de la "Venezuela Potencia" que implica el alcance de los cuatro grandes objetivos históricos precedentes (independencia, socialismo bolivariano, preservación del medio ambiente y mundo multicéntrico y pluripolar), y la proyección de un modelo de democracia a profundidad, para algunos Socialismo del Siglo XXI, para otros, socialización de la democracia en el marco del mundo Global-capitalista.

El Plan de la Patria 2019-2025, recoge, según información oficial del Instituto de Estadística Nacional, más de 34 mil propuestas del poder popular organizado en asambleas en todo el territorio nacional, tiene como principio fundamental contribuir con la atención de las necesidades de los venezolanos e impulsar el desarrollo del país de cara al período presidencial de los próximos seis años.

Esa visión de la Venezuela potencia, se presenta, igualmente, respondiendo a los conocidos objetivos acordados en la agenda 2030, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que buscan: 1 Fin de la Pobreza, 2 Hambre Cero, 3 Salud y Bienestar, 4 Educación de Calidad, 5 Igualdad de Género , 6 Agua limpia y Abastecimiento, 7 Energía no contaminante y asequible, 8 Trabajo decente y crecimiento Económico, 9 Innovación en la industria e Infraestructura, 10 Reducción de la Desigualdad, 11 Ciudades y comunidades Sostenibles, 12 Producción y consumo Responsable, 13 Acción por el clima y desarrollo Sustentable, 14 Vida Submarina, 15 Vida de ecosistemas Terrestres, 16 Paz, justicia e instituciones sólidas, y 17 Alianzas para lograr los Objetivos.

En este sentido, la Venezuela potencia se hace eco de un proceso revolucionario cuya postura fue el combate al imperialismo desde dos elementos que otorgan una condición particular: a) Por una parte, la conjunción de los métodos históricos de agresión imperial, con nuevos ensayos y formas de guerra: violencia paramilitar, guerra económica, agresión a la moneda, uso psicológico de redes sociales, así como el uso intensivo del andamiaje internacional de los consensos de la derecha; b) Y, por otra parte, la revolución bolivariana, juega un rol fundamental en el actual proceso latinoamericano.

En el "nosotros", se destaca la postura de un país contra la intención del imperio de dar una lección a los Pueblos amerindios que sean expresión de una postura contraria a los intereses de los grupos de poder económico que persiguen la confiscación de los recursos naturales en perjuicio del colectivo nacional.

Esta percepción de la Venezuela potencia viene a responder el objetivo imperial e aniquilar el boliviarianismo en Venezuela, con particulares métodos grotescos e impulsar lo que se ha entendido como la reconfiguración imperial del mundo en el siglo XXI. Esta situación ha configurado un Estado como el venezolano, a ser un Estado en resistencia, en profunda contradicción con los valores del capitalismo global.

El Plan de la Patria 2019-2025, tiene en su fundamentación como política pública moderna, la intencionalidad de promover el despegue económico, en un primer ciclo, 2018-2020, generando condiciones bases de despegue a la paz política, por la vía del impulso del poder originario a través de una Asamblea Constituyente que permita el andamiaje legal constitucional para la paz económica; se crea un blindaje del sistema de protección social del pueblo, por la vía de incentivos organizativos como el movimiento "Somos Venezuela", el beneficio directo del carnet de la patria, los hogares de la patria, la seguridad y cuadrantes de paz.

Otro aspecto que destaca el Plan de la Patria, es el derecho a la ciudad, a través del urbanismo y la "Misión vivienda Venezuela", como dinamizadores de una nueva lógica urbana, que va más allá de la vivienda, se erige en razón del criterio de habitat, epicentro natural y humano de la vida. El habitat como concepto urbanístico, es crear condiciones de servicios e infraestructura para la dignidad del hombre, afianzando el poder popular, diseñando y construyendo ciudades con corredores de barrio tricolor y el acá entra en vinculación esta realidad con el "Plan de la patria comunal·, que ya está en la agenda económica bolivariana incluido, pero que requiere ser creado y articulado en un nuevo sistema logístico, de distribución y precios e insumos, en sustitución de importaciones, desarrollo tecnológico práctico productivo, que promueve verdaderos alcances en la transformación del Estado.

El Plan de la Patria 2019-2015, persigue la recuperación plena de capacidades operativas por economia del mantenimiento y anti rentismo petrolero, la lucha contra el burocratismo y corrupción, y la promoción del Gobierno de Calle Constituyente, en el marco de las escalas funcionales de Gobierno y del Poder popular, como máxima expresión de lo que es empoderar al pueblo de su autogestión, de su autogobierno.

Este nuevo documento, Ley de la República, plantea la liberación de los factores productivos en el marco de la independencia en los circuitos financieros internacionales y nacionales, motivando un nuevo mapa productivo caracterizado por cadenas de valor, actores, modernización del aparato productivo, creación de un sistema productivo del conocimiento para el direccionamiento sectorial y espacial del espacio demográfico.

Acerca de esta percepción del aparato Estado circunscrito a ideas que coadyuven la liberación colectiva de los esquemas neocoloniales del capitalismo Global-Imperial, tienen detractores duros en el mundo actual. Quienes osamos defender estas banderas no defendemos un Gobierno, sino un Proyecto ideológico, un marco común que garantice la igualdad, la solidaridad, el éxito de la idea de Estado de derecho y justicia que defienda las causas de los pueblos oprimidos y no permitir que se incruste en la consciencia y dignidad de estos pueblos el espíritu derrotista que termina con hacer doblar las voluntades de las gentes en nombre de un bienestar efímero y defendido por los ostentadores de hoy y de siempre del poder económico mundial.

El camino o solución posible al conflicto generado por la oligarquía moderna latinoamericana contra los pueblo, es la profundización de la construcción de la democracia profunda, o entiéndase, si se quiere, socialismo. La democracia profunda es un concepto integral que solamente puede existir en el socialismo, e implica el desarrollo de las dimensiones sociales, espaciales, políticas, económicas y culturales de la sociedad; se opta, como esencia revolucionaria, por la protección del pueblo y la expansión del sistema de protección, profundización popular organizativa de los métodos de gestión y base económica y material del mismo.

Se asume, en tal sentido, desde la descolonización como proceso transversal de toda la sociedad, en cada una de las dimensiones de esta, resaltando los principios y valores, ejercicio de la democracia participativa y protagónica, el Estado popular y comunal, la soberanía del sistema productivo, la sustitución de importaciones, y una nueva arquitectura del territorio, que reconfigure las escalas sistémicas de la organización política del pueblo y promueva un proceso para edificar las bases sólidas del desarrollo integral de los valores de sociedad justa e independiente en el marco de un mundo invadido por impulsos y cambios desordenados que da síntomas de una inevitable implosión en la cual solamente los pueblos con decisión propia e intereses compartidos con todos, en justicia social, podrían acompañar a sus Gobiernos en procesos continuos de recuperación de la crisis Global que ya se está manifestantando en buena parte del mundo occidental.

En la próxima entrega comenzaremos a ir conectando, de manera detallada, desde cada uno de los grandes objetivos históricos, las estrategias nacionales que orientan la educación universitaria en la configuración de las nuevas políticas públicas vigentes en Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 667 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a279815.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO