IUT-FRP: estudiantes y profesores, bájense de esa nube

En el mundo gerencial e institucional, la eficiencia es la mayor ventaja competitiva.

Cómo nos vamos a bajar, si todavía no hemos subido, dice la comunidad iuteista.

Microsoft desea que todos nos subamos a la nube. Así lo confirmó Microsoft durante el lanzamiento de su Centro de Transparencia para América Latina en Brasilia, capital administrativa del país vecino. Y en medio de la transformación tecnológica, hay que sacar provecho de la innovación.

Cómo nos puede invitar Microsoft a que nos subamos a la nube si en el IUT Región Capital ni siquiera tenemos internet en acción, ni la mente abierta. Y lo lamentable es que la gente no está ganada para poner a funcionar la autopista de la información al servicio de los estudiantes y de los profesores; solamente a una élite, a la élite del aparato burocrático. Y ahora con tanta lluvia y con tantos árboles que se caen menos funcionará esta autopista.

Se va el año 2016, y todavía nada. ¡Qué vergüenza! Y lo peor del caso, es que se les oye hablar y decir que no reconocen su trabajo. ¿ Es que 43 años sin conexión a INTERNET para la comunidad universitaria del IUT no son suficientes, carajo? O es que están esperando que el gobierno revolucionario caiga para ponerse a trabajar con eficiencia.

El IUT-FRP debe centrar sus esfuerzos en llevar cuanto proceso institucional sea posible a la nube

(cloud computing), como se conoce al procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores remotos y de acceso permanente.

El primer paso para la transformación digital es la confianza: el compromiso es dar soluciones seguras e inteligentes para que la institución desarrolle su potencial.

El mismo proceso que realiza Microsoft con su Programa de Seguridad Gubernamental (SGP) y en que ayuda al sector público a gestionar su información, puede verse replicado en el IUT-FRP.

Hay que tener en cuenta que el cambio ya está sucediendo. Todos los sectores debemos empezar, por lo menos, a conocer de qué se trata.

En Control de Estudios, por ejemplo, sabemos que cada dato cuenta, por eso es necesario apostarle a nuevas formas de eficiencia, pero debemos hacerlo dando pasos seguros. Una estrategia sólida. Ante todo hay que propender por la transparencia, el uso adecuado y una estrategia eficiente para la administración de los mismos. Y ese modelo aplica para cualquier tipo de Unidad Académica, incluso para las que aún están en su etapa de emprendimiento.

El cloud computing será la herramienta definitiva para ahorrar costos y dar un nuevo paso en materia económica. Ya no debe ser una necesidad tecnológica para la institución, es decir, no basta la decisión del ingeniero encargado de mantener a punto los equipos, esto es "estratégico para crecer" y debe adoptarse en todas las esferas directivas.

El gran reto para esta tecnología es que la institución no lo entiende muy bien. Aspectos como los legales, pasan a un segundo plano, por lo que hay una brecha enorme de información y temor a la nube, que hace complejo la adopción de nuevas prácticas.

Pero claro, como lo advierten algunas instituciones, hay un gran riesgo: la filtración de datos y la seguridad de los mismos. En ese caso, hay que seguir parámetros legales, porque la confianza hace parte de la estrategia de sostenibilidad. Es un tema de gran impacto para todos. Como institución, debemos tener claro que hay información que puede soportarse en proveedores y una que es estrictamente nuestra. Así se balancea el riesgo.

Una nube para la gente

Lo anterior sucede para los casos empresariales, pero ¿cómo hacer que la nube sea inclusiva? Un ejemplo de esto, según los directivos de la multinacional tecnológica lo hacen, tanto las empresas como el Gobierno venezolano.

Por eso, el IUT-FRP tiene que procurar que la información que se tiene ayude a conectar lugares alejados. Y tenemos la ambiciosa meta de conectar a la comunidad universitaria a internet y que llegue a más de la mitad de los habitantes de Venezuela. Pero eso lo podemos lograr si gestionamos la información que tenemos. Es necesario saber a dónde llegar, cuáles son las necesidades del territorio y para esa meta es clave tener una base sólida de datos.

Los datos con los que cuenta todo el sistema informático de una institución y de un país son valiosos y allí podemos lograr avances que generen bienestar, esto en el marco de una agenda público privada. Solos no podemos hacer nada.

Al final de cuentas, la nube es una oportunidad que crea mercados y da la capacidad de tener impacto regional, nacional y mundial. Debe ser inclusiva y, desde ese punto de vista, todos los que la usen deben pensar que esta transformación digital debe hacernos aliados.

La comunidad iuteista, busca la mano del Ministro Jorge Arreaza para que atienda las necesidades de este Politécnico Universitario y entre en sintonía con la educación y comunicación digital como fuente de desarrollo para el país. No queremos internet para satisfacer la burocracia administrativa. Queremos internet para el aprovechamiento y difusión del conocimiento de los jóvenes de nuestra patria.

Ya nos vamos de vacaciones, Feliz Navidad y Próspero año 2017 a todo el mundo. Y esperemos que los Reyes Magos nos traigan cristalizados nuestros deseos. Cuidado con Baltazar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Héctor Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Yi Durán

Héctor Yi Durán

Más artículos de este autor