Juan Carlos Escotet se niega a vender Banesco tras prórroga de intervención

Juan Carlos Escotet

Juan Carlos Escotet

Caracas, agosto 10 - El dueño de Banesco, el mayor banco privado de Venezuela, Juan Carlos Escotet, pidió el viernes a los millones de clientes de la entidad financiera seguir en el banco y calificó como “desproporcionada” la intervención de 90 días ordenada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

La autoridad que regula la banca venezolana defendió la medida, que dice forma parte de una lucha contra operaciones ilegales que distorsionan el mercado cambiario y desembocó en el arresto de 11 ejecutivos de la entidad y su intervención, la primera acción contra un minimizado sistema financiero durante el gobierno de Maduro.

“No es solamente Banesco, es todo el sistema financiero al que estamos supervisando y evaluando”, advirtió en una entrevista radial el superintendente de Bancos, Antonio Morales, sin mencionar a otro banco. Apuntó que también investigan a Italcambio, una red de casas de cambio.

El Gobierno tomó control temporal de Banesco cuando faltan 16 días para la elección presidencial del 20 de mayo y la población sufre por una severa crisis económica con hiperinflación, escasez de efectivo y de alimentos.

Las autoridades atribuyen el caos de precios a operaciones cambiarias que empresas y personas ejecutan a una tasa paralela que puede ser 16 veces mayor a la oficial y que el mercado usa como referencia, ante la poca oferta de divisas del Gobierno bajo un férreo control de cambios.

El magnate venezolano español dijo en una carta divulgada el viernes en su cuenta de Twitter que las autoridades carecían de razones financieras para intervenir Banesco “ni por un día, mucho menos por 90 días”.

En un nuevo video el viernes, Escotet atribuyó la medida “al afán de querer distraer la opinión de los graves problemas que vivimos todos los venezolanos”.

Otro problema, según el magnate, sería la decisión del gobierno de Maduro de eliminar cinco ceros a la moneda local y eso “posiblemente explique las acciones desproporcionadas de las autoridades”, añadió en una carta a sus 7.000 trabajadores, 8 millones de clientes y a la opinión pública.

Críticos han destacado que la implantación del llamado cono monetario en tan corto tiempo es casi imposible, porque ni siquiera hay capacidad para colocar en el sistema unos 15 millones de billetes y a la vez ajustar los cajeros automáticos para que lean la nueva moneda.

Hasta el momento, las autoridades no habrían citado a directivos de otros bancos, pero sí mantienen bajo investigación a otras instituciones privadas, dijeron dos fuentes del sector financiero local.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 13731 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /economia/n329562.htmlCd0NV CAC = Y co = US