Se le apareció Carlos Lanz a el fiscal poético esto en la FILVEN Valencia

No soy de los que reclama que aparezca Carlos Lanz con vida por ser uno de sus admiradores, no lo soy, pero el hecho de que sea un ser humano objeto de desaparición forzada me obliga a hacerlo. De yo ser el desaparecido Carlos Lanz y su fanaticada no lo haría ni por asomo.

Tampoco estoy para hacer de corifeo mal pagado de algún ente o personalidad gubernamental, algunos poetas aburren, me parecen unos "charleros" sin charla y ojo no hablo ni de las chupetas de aire y tampoco de Fidel Hernández y aun menos de Christian Farias. Y es que verlos se que van ensayando como aplaudirán al jerarca de turno, que palabras usaran para enaltecer al gallardo caballero que se presenta como el Mayakovsky de la "revolución" al que algunos nombran el Miguel Hernández o el Lorca criollo, la abyección al que detenta el poder suele ser de dimensiones apocalípticas, inconmensurables, increíbles en todo proceso político ocurrió y ocurre y claro esa parte de la historia tiene que ser borrada o lavada. Neruda, Miguel Hernández (poetas de verdad le elaboraron poemas a un criminal del tamaño de Stalin) eso no nubla la grandeza de este par de gigantes de la lengua de Andrés Bello.

Pero lo vamos viendo es "poetas" del panfleto, de la humillación, genuflexos de las letras que tienen un glosario de términos para ensalzar a quien llego con sus (guaruras) escoltas, avanzada, cuerpo de seguridad a leer unas líneas bastante menores y que solo la militancia esa que poco le importa que el país se este cayendo a pedazos, que su universidad este intentando existir, que vean como sus amigos o familiares se van de su tierra a buscar otras esperanzas, esos que ensayan la cadencia de su aplauso, esos que hacen que desaparecen de su memoria a Sabino Romero o a Carlos lanz, esos sí estuvieron, la mayoría de los asistentes eran parte de l@s fanatic@s del proceso argentino, perdón venezolano.

Lo cierto es que en la FILVEN de Valencia esa cuyo espacio principal es la Antigua sede del Ateneo de Valencia se presento el fiscal de la poesía nacional con el fin de presentar unos textos, recién concluía la letanía, el rosario de alabanzas de el señor Farias, cuando se comenzó a asomar al fondo una tímida pancarta (¿DONDE ESTA CARLOS LANZ ?) claro ni por asomo los ( guardaespaldas / guaruras )  del fiscal poético nacional permitirían que algo interrumpiera las preclaras palabras, ni por un segundo dudarían de que una aliento, una frase, una oración rompiera la atmosfera de genialidad y exquisites llenaban en ese momento el recinto sagrado ( sagrado desde el instante en que poso su planta el fiscal poético) la pancarta no pudo ser desplegada, pero si se pudo increpar acerca del paradero de Carlos Lanz y la respuesta siempre a tono con las circunstancia fue el silencio.

Voy viendo entonces como las ferias del libro en Venezuela van tomando nuevamente por el atrevimiento de algunos espacios para la tímida disidencia, los escritores y los poetas no tumban gobiernos, pero les hacen su trajinar molesto, quienes intentaron expresar al fiscal poético y a sus ayudantes por la existencia de Carlos Lanz no eran poeta, pero quizás ese instante de rebeldía los transformo en poesía y los hizo brillar con luz propia por un instante, esas cosas de las carecen los textos del colaboracionismo poético de quienes desde las alcantarillas del poder hablan, intentan disertar para llegar a conocer la artillería de palabras para descalificar a quien se atreva a opinar distinto, en otros casos también buscan la palabra indicada para darle brillo al jerarca de turno para que les premie con una mirada, un gesto un comentario.

Mientras tanto la poesía transita fuera de FILVEN, resiste los libros impresos bajo el franquismo, se enaltece dentro y fuera del país, las cadenas de Rafael Cadenas están allí como demostración de lo que estar atado a la palabra y a las palabras. Sin la necesidad de recibir pequeñas lisonjas, limosnas de elogios. La poesía del colaboracionismo madurista está ahí gritando libertad mientras oprime, gritando paz mientras apoya invasiones, exigiendo orden cuando siembran caos.

Me gusta lo que hicieron los amigos de Carlos Lanz y aunque se que guardaran silencio ante los casos de Alcedo Mora, los hermanos Vergel o el "suicidio" de Fernando Alban, también se que las lluvias, las tormentas comienzan con una o unas gotas de lluvia. Bravo.

Notas a pie de página: Algo que tienen en común los procesos políticos es la militancia que aprueba cualquier exceso, la burocracia y la obediencia al superior jerárquico. En un proceso militarista como el de Venezuela ocurre y es muy difícil comprender para la militancia psuveca o sus cercanos los cambios civiles como el de Chile, Argentina, Uruguay, tampoco el de Petro en Colombia. Nuestra Izquierda o parte bastante numerosa de ella sigue con sus deseos no cumplidos de el orden y obediencia como principio y final de todo. Sueños o pesadillas cuartelarios que a corto o largo plazo serán un dramático recuerdo de l@s venezolanos, colombianos, chilenos u argentinos. Subordinación de los de uniforme al poder civil y es que al fin y al cabo los civiles siempre hemos sido mayoría. Una mayoría desarmada pero mayoría al final de la línea.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1470 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad