Los sofismas del Fiscal

El 17.08.2017, el nuevo Fiscal del Ministerio Público pronunció un desaforado discurso desde el salón elíptico del palacio legislativo, sede del gobierno plenipotenciario - Asamblea Nacional Constituyente (ANC) – surgida de la elección circunstancial de constituyentistas militantes selecionados a dedo en el PSUV y el cortejo del Polo Patriótico. El discurso del Fiscal es el mismo que pronunciaba cuando fungía como Defensor del pueblo. Idéntico, pero, dicho desde tribunas diferentes, con instrumento diferente: antes con violín, ahora con bandola. El diccionario dice: bandola es un instrumento musical. Mástil provisional que se le coloca a un barco desarbolado (la República sin Constitución). Muleta de torero (muletazos que el Fiscal le da a ANC para recibir el oleé de la galería). Y la última acepción es muy elocuente, látigo de palo nudoso. ¿Cuál de estos significados será el más apropiado para identificar al ahora Fiscal, antes defensor del gobierno, función en la cual ganó los méritos para ocupar el cargo de Inquisidor (Torquemada) que le garantice a la ANC (La Inquisición), el ejercicio de la dictadura de plenos poderes, como los de Pedro Carmona en el 2002? ¡De esta agua no beberé! ¿Qué es un gobierno de plenos poderes? Bolívar en el difícil año de 1928 asumió plenos poderes (dictadura), hacemos mención, por cuanto Bolívar como ocurre con dios sirve para justificar todo.

El discurso del fiscal Tarek se centra en acusaciones contra la fiscal, Luisa Ortega Díaz ¿De qué la acusa? De haber dejado de ser, durante años, defensora del gobierno, haber dejado de archivar las investigaciones por denuncias de corruptelas como el caso Odebrecht o la violación por el gobierno chavista de derechos humanos elementales: alimentación, salud, educación, trabajo, así como, condenar a las mayorías nacionales a la dictadura: hambre por falta de alimentos; enfermedad por falta de medicinas y servicios hospitalarios, angustia y desolación por la ruina y desastre nacional de la economía, situación que alcanza el clímax por la violencia contra manifestaciones pacíficas, legítimas, en poblaciones y ciudades del país, con saldo de 125 fallecidos, numerosos heridos y detenidos sometidos a juicios militares como ocurre en las dictaduras más atroces. Cuando la señora Fiscal cumplía la función de no investigar y archivaba esas denuncias, era festejada y admirada por el gobierno chavista. Pero, resulta que la Fiscal, de un día para otro, deja de ser defensora del gobierno y pasa a cumplir su verdadera función de investigar las corruptelas del oficialismo (Odebrecht), la violencia contra las manifestaciones pacíficas, el abandono del gobierno de su misión constitucional de suministro a la población de los alimentos indispensables para la subsistencia. Parece ser que el enfrentamiento entre el fiscal Tarek y la fiscal Luisa, es pleito entre pillos, por cuanto Tarek como defensor del pueblo, tampoco cumplía con sus funciones: en lugar de Defensor del Pueblo por los atropellos del gobierno, era defensor del gobierno.

El fiscal Tarek fundamenta su acusación contra la fiscal Luisa, en sofismas. Considera un "acto monstruoso que la Fiscal señale al gobierno como responsable de la violencia que en los últimos cuatro meses desató contra manifestaciones pacíficas, en lugar de acusar a las manifestaciones pacíficas de terroristas, con lo cual, le abre las puertas a la intervención extranjera". Según Tarek, esa actitud de la Fiscal es traición a la patria. En esto consiste el sofisma de Tarek, pretender montar la verdad sobre una gran mentira. El Fiscal elude o ¿Acaso desconoce que el único ente generador de violencia es el Estado? Los pueblos no generan violencia. Los pueblos se defienden de la violencia del Estado. La violencia es prerrogativa del Estado (coacción, coerción), ningún hecho de violencia ocurrido en las protestas pacíficas es atribuible a los manifestantes, todos, al gobierno, por cuanto la causa de la protesta está en el gobierno que la motiva por sus políticas antipopulares. La violación de los derechos de las mayorías nacionales es lo que da el origen a la protesta y a la rebelión, como mecanismos de defensa y reclamo de los derechos conculcados. Si no es ante el gobierno ¿Ante quién deben acudir las mayorías nacionales a expresar su reclamo y ejercer su protesta? ¿Cuál debe ser la respuesta del gobierno ante el reclamo? ¡Atenderlo, solucionarlo! Bajo ninguna circunstancia ¡Reprimirlo, violentarlo!

Sobre esa violencia del gobierno pretende el fiscal Tarek montar su sofisma. Violencia del Estado que tiene múltiples maneras de expresarse:

(1). - Violencia en las cárceles. La heredó y durante 18 años en lugar de erradicarla, la ha alimentado e institucionalizado con los "pranes". El gobernador Garulla es responsable de los muertos en la cárcel de Puerto Ayacucho, pero el gobierno no es responsable de los 125 muertos en las manifestaciones pacíficas. Doble rasero.

(2). Violencia de la OLP, ejecuciones extrajudiciales, silenciadas tanto por el defensor Tarek como por la fiscal Luisa. En Venezuela no existe la pena de muerte.

(3). Violencia de los juicios militares, cárcel, torturas, aislamiento.

(4). Violencia contra la Asamblea Nacional como institución y contra sus miembros de manera individual. Violencia con los alcaldes no chavistas: terrorismo judicial.

(5). Violencia en los allanamientos de barrios, edificios, viviendas, sin orden judicial y con gravísimos atropellos contra las personas, robo y destrucción de sus bienes.

(6). Violencia al desconocer la Constitución y normas electorales para convocar la Constituyente Originaria y elegir a los constituyentistas, sin la consulta del electorado.

(7). Violencia desatada desde la ANC contra el Ministerio Público, Asamblea Nacional, ciudadanos que disientan, discrepen de las decisiones dictatoriales de la ANC.

Señor fiscal Tarek, usted pretende invisibilizar la violencia del gobierno que tiene en su haber 125 asesinatos, al exaltar el caso de dos personas quemadas y otros actos muy lamentables, fruto de la impotencia de grupos radicales ante la violencia de los cuerpos represivos del Estado. Usted señala de terroristas a manifestaciones pacíficas en las cuales hemos visto desfilar a nuestros vecinos, amigos, familiares, obreros de la construcción, panaderos que reclaman harina, maestros, profesores, campesinos que reclaman insumos agrícolas, gente del pueblo desesperada por la situación de hambre y abandono al que nos ha condenado el gobierno con sus políticas cuyos resultados están a la vista. Dígame una cosa señor Fiscal ¿Que terrorismo hay en manifestar, reclamar justicia, protestar contra los desmanes del gobierno? Usted que utiliza el termino, nos puede decir ¿Qué es terrorismo? Hasta hoy, ningún organismo internacional lo ha definido. Entonces, si de terrorismo vamos a hablar, el único que hemos conocido es el terrorismo del gobierno y de sus fuerzas represivas en muy diferentes formas. Con sofismas no se fundamentan las verdades. La violencia y el terrorismo son del gobierno no de las manifestaciones pacíficas y legítimas. Los pueblos no son terroristas. La violencia es prerrogativa del Estado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1567 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor