"El Secuestro de Palestina"

“Mirad el agujero de mi cántaro que no se puede tapar”.
Popol Vuh

Por razones laborales en la industria petrolera coincidimos en la ciudad de Maturín, estado Monagas, con la llegada al poder del Comandante Chávez y con el encuentro con el extraordinario escritor y diplomático sirio- venezolano Ahmad Abu Said, quien nos abordó con un tema harto conocido por él, desde hace muchos años, como lo es la causa del pueblo palestino.

Su pasión y entrega por la defensa de los pueblos oprimidos del medio oriente y del mundo, son temas que abordada a profundidad y gracias a ello, fue publicado por el Instituto de la Cultura del estado Monagas un libro, del cual tomamos prestado su título: “El Secuestro de Palestina”.

El tema que toca desde sus orígenes Abu Said, fue tratado con amplitud en un programa radial, el cual teníamos para aquel entonces, en la emisora del circuito de Petróleos de Venezuela “Moriche” 95.5 FM y que salía al aire todos los sábados, en la citada estación, denominado “Tribuna Socialista”.

Tocar el tema palestino en aquel momento, no era sino una vocación y apostolado del escritor sirio-venezolano y una manera de solidarizarse y dar a conocer a los venezolanos, la tragedia de un pueblo maltratado por otro, que hoy rebasa los parámetros de la confraternidad y que pesa sobre los hombros de Palestina; por la avaricia y vocación expansionista de otro pueblo; el de Israel.

El prólogo de la obra “El Secuestro de Palestina” es por demás elocuente. Fue escrito por el profesor José Natividad Bruzual e incluye en uno de sus párrafos la siguiente reflexión: “Pareciera que las civilizaciones, cuando más firmes se encuentran, van generando el virus que les debilita la existencia. La filosofía popular lo ha refrendado en sentencia categórica: “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”. Tal vez, en su decir, esta filosofía, de la cual brota la otra – la que aparece reconocida como verdaderamente tal - hable en términos de procesos y no de civilizaciones; porque las civilizaciones tienen una existencia de siglos. Pero lo cierto es que, unos y otros, al no desarrollar, como su elemento fotosintético, la crítica desde sí mismos, desde sus núcleos constitutivos, van construyendo la escalinata de su calzado. Al construirla es porque parecieran estar en posesión de una fuerza cósmica que les determina, frente a la cual nada, ni nadie puede. Así no más”.

Más adelante en las 96 páginas del libro; que no es largo, está la síntesis de un pueblo que nació como Estado de Israel en 1948 producto de acuerdos diplomáticos y de intereses cruzados, los cuales dibuja muy bien Ahmad Abu Said y que no deja de referir los ancestros bíblicos que se pasean por el profeta Jacob, hijo de Isaac, hermano de Ismael; ambos hijos de Abraham (siglo XVIII a,C). Por razones desconocidas – sostiene el autor – Jacob se cambió el nombre por Israel- Sus hijos son doce y sus descendientes los hebreos, los primeros judíos, fueron conocidos como israelitas.

No deja pasar también el autor del “Secuestro de Palestina” los términos semita y hebreo, hasta describir el judaísmo, como una religión monoteísta predicada por el profeta Moisés, basada en los Diez Mandamientos, que hoy más que nunca incumple el pueblo de Israel, (no matar) al asesinar niños palestinos, de la tierra prometida. Época que según la Biblia ( Siglo XIV a.C.) comienza el Éxodo. Los hebreos – sostiene Abu Said – siendo los primeros judíos y seguidores del credo del judaísmo, son desde entonces llamados judíos.

Para ir más allá de los intereses de una potencia invasora que tiene bajo su mira la Franja de Gaza; reducido espacio a donde se han confinado los palestinos, su descripción está por demás explícita en el título de la obra: “ El Secuestro de palestina”. Van desfilando capítulos desde la creación por la ONU del estado de Israel y deshoja, en cada capítulo aspectos como el movimiento sionista y la verdadera causa del pueblo de Palestina, hoy también reconocido como Estado por las Naciones Unidas y defendido por los pueblos del mundo, ante la depravación del poder por parte de quienes gobiernan hoy el Estado de Israel, lo cual es diferente, a la verdadera vocación del pueblo de Dios o pueblo de Jacob y no de Israel, como se le conocería posteriormente.

Hoy después de la horrenda y negra historia del fascismo alemán que humilló y aplastó al pueblo judío. Algunos semitas y más sionistas que otra cosa, matan y asesinan a niños palestinos en nombre de la libertad; mientras los financistas del mundo, los verdaderos protagonistas del poder bélico e imperialista norteamericano, destruyen la humanidad con sus fauces de inhumanidad y causan el peor desastre humano en el mundo, por una élite enloquecida y borracha de poder que imita a Hitler. Esto es un crimen de lesa humanidad, provocado por el movimiento sionista que se dueño del mundo y que surgió – según Abu Said – a finales del siglo XIX por Theodor Herzi y que no son, sino simplemente, fundamentalistas judíos, más no la mayoría del pueblo de Israel.

Israel se burla del mundo y de la ONU y sus resoluciones han pasado a ser un saludo a la bandera, hasta que el pueblo civilizado y de verdadero sentido humano despierte y cumpla los Diez Mandamientos de las tablas de la Ley..¡ Palestina aguanta, el mundo se levanta!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2075 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a192850.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO