Despues de más de 8.760 horas, Amuay: ¿accidente o sabojate?

El 25 de agosto del año 2012; Falcón, Venezuela y el mundo fueron sacudidos por una verdadera tragedia; en una explosión de grandes dimensiones en el Complejo Refinador Paraguaná (CRP), perdieron la vida 42 venezolanos, 21 de ellos, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, gracias a la actuación del gobierno, tanto regional, como nacional, los heroicos trabajadores de la industria y el pueblo, la tragedia no fue aun mayor.

El eterno Comandante Chávez, en aquel entonces, recién operado se presentó en las instalaciones del CRP, precisamente en el “Bunker”, desde donde se trabaja en este tipo de eventos y se puso al frente de las operaciones en la batalla para controlar los focos de incendios que se desarrollaban luego de la fatídica explosión. Desde allí, el Comandante, solicito al Ministerio Publico realizar la más exhaustiva investigación y se designó un equipo, conformado por dos patólogos, un antropólogo forense y un especialista de siniestros, estaría coordinado por la directora nacional de la Unidad Técnico Científica del MP, Rocío Gásperi, esto ocurría mientras la derecha y sus medios de comunicación convertían el doloroso evento en un torneo politiquero para captar adeptos en las elecciones que se aproximaban en el mes de octubre del 2012, dado que se manejaba la tesis de que solo un gran evento de grandes magnitudes daría la victoria a la opción opositora, e incluso, la Alcaldesa de Maracaibo, Evelyn Trejo de Rosales, en una de esas inesperadas traiciones del subconsciente, en rueda de prensa anuncio con notable emoción: “.. Indudablemente que hay una buena noticia: explotó un tercer tanque…. ('se incendió', le soplaron)…se incendió un tanque ayer, expresó la burgomaestre.”

Transcurrido un año, tanto el Ministerio Publico, como Ministerio de Energía Petróleo y PDVSA deberían tener alguna información sobre las causas del evento y obviamente la existencia de responsabilidades si las hubiere, principalmente para que se haga justicia y para la tranquilidad del pueblo venezolano, sobre todo para quienes habitan en cercanías a la mayoría de las centros de refinación del país, ya que, una vez conocidas la causas se deberían diseñar las operaciones para que esto más nunca se repita. Y es que, preocupantemente luego de aquella tragedia han ocurrido otros eventos de menor magnitud, pero que causan grandes sobresaltos en la población: el 3 de julio, incendio menor en Unidad de Flexicoquer en Amuay, el 19 de septiembre un rayo provocó incendio en el Palito y el 18 de Agosto de nuevo en Amuay.

Si fue un accidente por impericia humana, o por falta de mantenimiento debe existir responsabilidades de quienes tienen la función de la conducción de las operaciones; si fue un saboteo, tal como lo planteó el Camarada Presidente Maduro, la responsabilidad es de los saboteadores, obviamente y de quienes se los permiten, ya que, se supone que Protección y Control de Perdidas (PCP), es de una gran efectividad para evitar la presencia a personas extrañas a las operaciones sin una debida autorización, y esto casi siempre funciona, por ejemplo, el Sr. Luongo, Gerente del CRP durante la tragedia, muy criticado por muchos trabajadores de ser antichavista, hasta el punto de que según prohibía la colocación de fotos del Presidente Chávez en las instalaciones, dio una instrucción prohibiendo la entrada de Francisco García al CRP y esto se cumplió a cabalidad.

Francisco García, hoy sindicalista bolivariano, es aquel compatriota calvo y sudoroso, que aparecía en primer plano de la televisión, llorando en las rejas de Miraflores durante el golpe del 11 de abril, reclamando al tirano el regreso del Presidente Chávez; difícil que esa imagen se borre de la memoria del pueblo, su rostro fue en aquel entonces la síntesis del dolor, el arrojo y la valentía del pueblo venezolano; por ello el Comandante eterno ordenó por escrito su ingreso a PDVSA, orden que la burocracia de la industria engaveto hábilmente, lo cual es una reacción natural de la mayoría de los burócratas de cualquier corporación, en cualquier parte del mundo, ya que, en las corporaciones, por su naturaleza, mi amigo Francisco es imposible hacer revolución, allí no caben los verdaderos revolucionarios.

Por otra parte, el Ministro y Presidente de PDVSA aseguró recientemente que “sectores de la extrema derecha” del país han estado saboteando equipos muy específicos, por lo que han conversado con los organismos de seguridad del Estado para ejecutar una “actuación específica” y que informará a futuro; al respecto sería bueno saber, quienes han colocado o protegen a saboteadores de la “extrema derecha” que actúan como piezas del quintacolumnismo en áreas muy específicas, en un complejo refinador de esta importancia, que actualmente procesa 720.000 Barriles por día.

Cada segundo que pasa sin una aclaratoria del asunto, es un segundo aprovechado por la godarria opositora del país, y ya han pasado un poco más de 30 millones de segundos en espera de un resultado de la prometida investigación del evento, así que, esperamos que en cualquier momento el Presidente Maduro anuncie y presente las pruebas del sabotaje, tal como lo indicó este sábado 24 de agosto, cuando expresó que en los próximos días se presentarían las pruebas del sabotaje, esperamos que sobre los culpables recaiga todo el peso de la Ley.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1727 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: