El Arado y el Mar

Cuánta vida cuesta un Ferrari

Recientemente, en un espectáculo absurdo en Carabobo, aparecieron una fila de autos ferrari. El hecho conmocionó a la mayoría de la sociedad que está al margen del desbarajuste de la facción dominante. Los ferraris son un símbolo del madurismo, lo develan, desmontan todas sus caretas, desde atribuir la causa del desastre económico a las sanciones, al bloqueo, hasta su pretensión de ser continuidad del chavismo. El ferrari es un logotipo apropiado para su esencia de clase, caco-burguesa, nuevos ricos alumbrados.

La ferrari-madurista es una sociedad variante, erosionada, vulgar del sistema capitalista, donde una minoría mínima se apropia de la riqueza de toda la sociedad, del trabajo, y ese dinero es acumulado y gastado en lujos y vanidades. Si pensamos que la fila de carros de esta marca cuesta  millones de dólares, podemos entender lo enferma que está la sociedad  y  lo fatal de este madurato. Esos millones de dólares que salieron de las riquezas nacionales, que son una muestra del comportamiento del madurismo, pudieron salvar vidas en los hospitales infantiles donde faltan insumos básicos y no tan básicos, pudieron servir para la pensión de los viejos, para la jubilación de los trabajadores, pudieron garantizar el salario a los docentes que forman el hombre del futuro, pudieron dotar a las Universidades que forman profesionales. En su lugar, estos saqueadores lo invierten en automóviles. Algo está mal en la organización social capitalista que el madurismo muestra al desnudo.

El madurato, esta caco-burguesía, ha elevado los males del capitalismo, los ha evidenciado y profundizado, no tiene freno, los acelera, los muestra con desfachatez. El país está en manos de una caco-burguesía que cada momento da muestra de su incapacidad, de su demencia. Destruye lo material y lo espiritual, arrebata el futuro y el presente, y con mentira y falsos culpables quiere sanar las heridas profundas que provoca.

No hay dudas, se debe salir del madurato, pero no para seguir con el mismo capitalismo, pero más disimulado, más disfrazado; se debe ir a una sociedad con sentido, conciencia de sociedad, donde la riqueza nacional sea beneficio para todos, donde se viva “de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad”, con el precepto Martiano: “Con todos por el bien de todos”. Donde los gobernantes, den ejemplo de austeridad, de coherencia del discurso con la práctica.

Ese camino, esa nueva manera de vivir, beneficiará a la sociedad nuestra y será ejemplo y esperanza para el mundo. El despilfarro de la riqueza social que demuestran los ferraris se repite en el mundo capitalista todo. El sistema capitalista ha llevado al mundo a un derroche macabro, fábrica aviones, misiles, bombas atómicas, con su despilfarro contamina, acaba con las condiciones mínimas para la vida. Es así, lo que hoy se haga contra el capitalismo no es una acción local, hoy la batalla es global, o el mundo se salva todo, o perece todo, no hay solución regional, ni parcial. La lucha contra maduro, el enterrador del ensayo Socialista de Chávez, no es una mera lucha política nacional, se trata de resucitar el camino hacia el Socialismo, resucitar la esperanza.

¡CHÁVEZ, HUMANIDAD!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1611 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: