¡Cuidado con la avalancha…!


¡Qué puede decir la Venezuela digna, la de los hombres y mujeres humildes, la de los venezolanos honrados, que trabajan y resisten estoicamente la embestida criminal del imperialismo con su guerra económica, ante estos bochornosos hechos de corrupción; como el recientemente descubierto por las autoridades investigativas (a instancias del presidente Nicolás Maduro), que presuntamente señala al diputado y ex ministro de Educación Superior y ex jefe de varias carteras del Ejecutivo, Hugbel Roa como la cabeza visible de un entramado mafioso que desfalcó mil millonarios recursos a la nación, y el de varios affaire con una gruesa lista de nombres que recién se está desenrollando!

Además de sentirnos profundamente heridos y dolidos en lo más hondo de nuestra fibra patriótica, tenemos la obligación de decir unas cuantas verdades y preguntar con respeto, pero con mucha autoridad y firmeza moral:

¿Por qué cuando en el pueblo llano circulan con mucha antelación e insistencia los rumores de que algo anda mal, por aquello de que, como la tos, la riqueza no se puede ocultar, cómo es que en los altos niveles de gobierno esto no se detecte, o cuando lo hacen, el daño a la nación, o sea a los venezolanos, ya es incuantificable? ¿Y por qué, como en el pasado y en no pocos casos del presente (Rafael Ramírez y compañía, la fiscala fugitiva y su consorte, por ejemplo), cuando se hace alguna denuncia en vez de investigarla, la respuesta inmediata es la repugnante solidaridad automática cuarta republicana? ¿O por qué pedirle pruebas como si estuviera ante un tribunal, a quien de buena fe hace la advertencia o la sana crítica para que actúen los órganos correspondientes? O peor, ¿por qué flagelarlo moralmente, cual hereje frente a la Santa Inquisición? ¿Cuándo va a actuar, para qué sirve el Poder Moral, que con tanta ilusión y confianza, inspirada en la filosofía bolivariana del Discurso de Angostura, el Comandante Hugo Chávez impulsó hasta instituirlo en nuestra constitución para enfrentar este flagelo?

Abrumado, como la mayoría de los patriotas fieles al ideario socialista del Comandante Chávez, ante el alarmante grado de descomposición que se presiente existe en las esferas gubernamentales, PIENSO, repito y debo decirlo de esta forma, PIENSO (porque creo que no es un delito ni está prohibido pensar, así sea en voz alta, verdad?), sin intenciones de herir susceptibilidades y a riesgo de la ojeriza que le agarren a uno, y aun de recibir unos cuantos talanquerazos por el lomo, que frente a esta degradante situación, lo pertinente sería que los ministros, gobernadores, diputados, alcaldes, concejales, etc., etc., pongan sus respectivos cargos a la orden y sin dilación se abran las investigaciones de rigor para curarnos en salud.

Eso si, tomando la previsión por si acaso, de vigilar las fronteras nacionales para evitar posibles evasiones, independientemente de la supuesta disposición a colaborar en la investigación, que algunos pretendan aparentar. Esta precaución no está demás, y a propósito de ello —aunque se vea como una ironía de la historia—, debo recordar aquí aquel rumor que se corrió en Carúpano cuando la rebelión del 4F; según el cual varios connotados dirigentes locales de AD y de un partido que se hacía o se hace llamar socialista, andaban diligenciando en la península de Paria, cómo fugarse del país en botes peñeros y refugiarse en Trinidad para ponerse a salvo, porque una de las banderas de los rebeldes era detener y enjuiciar a los corruptos para acabar con la corrupción.

En fin, que con este resguardo se prevendría no una estampidita de desesperados compatriotas huyendo de la crisis económica impuesta desde gringolandia, sino una verdadera avalancha de proporciones bíblicas de adulantes, chupamedias, lisonjeros, rojos rojitos, rodilla en tierra, maromeros, payasos y enchufados de toda laya merced a estos “méritos”, para escaparse y burlar la acción de la justicia; si es que por fin la proverbial dama de la balanza se quita la venda de los ojos y deja de mirar para otro lado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1358 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter