Delcy: Danos la fórmula para resistir

En recientes declaraciones de la Presidenta de la ANC Delcy Rodríguez, con motivo de la aprobación de precios acordados en algunos artículos de primera necesidad, la escuchábamos decir: "Que el pueblo tenía que resistir, para no caer en manos de los especuladores" y además hace público el número en dónde podemos llamar para hacer nuestras denuncias, Delcy ¿Cuánta eficacia hay en esa denuncia? ¿Cuál es el tiempo de respuesta? Si a diario aparecen en las redes sociales, las denuncias que hace el pueblo, con imágenes de los precios existentes en el mercado y no existe respuesta alguna, y mira que esos medios son de respuesta inmediata para muchas otras cosas, (desmentidos, responder a algún funcionario réplicas etc) pero para esto no ha sido efectivo. Menos respuesta tendrá una llamada, que difícilmente logramos comunicarnos, el problema es que ustedes, no sufren la problemática en las comunicaciones, porque les mantienen la noticia al día, pero aquella que no tenga críticas, y el informe maquillado. Pero deberías saber que entrar a una página de un banco es casi imposible, la mayoría de las veces está colapsada, las comunicaciones son un desastre, comunicarse es una odisea, o están caídas las redes, o están ocupadas y sobre todo si son entes del estado. Conectarse a internet un caos, entonces cuando nosotros deseemos hacer nuestra denuncia, ya habrá un nuevo precio en el establecimiento y vaciado nuestro bolsillo el doble, y rogando que sea tomado en cuenta el reclamo, porque ustedes deberían saber que una cosa dice y ordena el gobierno y otra muy distinta la eficiencia que existe en muchos organismos encargados de esas responsabilidades

Eso por un lado, en cuánto a resistir ¿Cómo? Me parece perfecto que fijen precios justos a los productos, pero ¿Quién los cumple? ¿Crees de verdad que tendremos acceso a ellos en un supermercado? No camarada, los precios en el supermercado son tan o más altos que los mismos bachaqueros, y los muestran sin ningún tipo de pudor ni vergüenza. No dudo de las buenas intenciones, pero el día a día nos ha enseñado que nos tenemos que calar la escalada de especulación, porque no es un pantalón el que podemos dejar de comprar y hacerle el boicot a la tienda, es el alimento de nuestros hogares, así que cuando el estómago exige, el orgullo se doblega, no existen fórmulas secretas para engañar a los hijos cuando piden alimento, y es por eso que los empresarios inescrupulosos nos tienen contra las cuerdas, y doblegan nuestra resistencia, en todo nos podemos resistir, no pondremos arbolito, no pintaremos las casas, hasta engañaremos a los niños con su niño Jesús, pero ¿Cómo dejamos de comer? ¿Cómo vamos a esperar conseguir los precios regulados? Si sabemos las mafias que hay entre los supermercados y bachaqueros. ¿Cuándo veremos el azúcar regulado? En los supermercados tradicionales nunca hay, si lo hay en otros establecimientos a un precio de 50.000 Bs. Hoy, mañana ya tiene otro precio.

Así que esa es la realidad que nosotros queremos que enfrenten desde el gobierno, no es por falta de denuncias, es por falta de seguimiento, lo de los Clap, ayuda a muchos hogares venezolanos, pero está muy lejos de ser la solución al problema alimentario, ¿Por qué? Por los tiempos de entrega, por las trabas y la negligencia, ninguna persona puede quedarse en casa esperando su caja de Clap, porque va a pasar el hambre que da miedo. Mientras las cajitas llegan, amiga Delcy nos tenemos que enfrentar al monstruo que nos está devorando y ese monstruo lo creo otro que es inmisericorde y despiadado… El empresario y el comerciante informal que también sigue allí sin que nadie haga nada por erradicarlos de las calles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor