¿Quién tiene la culpa de la corrupción en el país?

Sin duda alguna que en menos de dos años una gran cantidad de personas han sido encarceladas como nunca. Jóvenes y adultos, mujeres y hombres, comerciantes, funcionarios públicos, la mayoría relacionada con lo económico, es decir con la obtención de dinero mal habido sea por robo, secuestro, narcotráfico, sicariato, usura, especulación, acaparamiento de alimentos, tráfico y desvío de medicinas, extorción, cobro de vacunas, destrucción de instituciones públicas y privadas y un largo etcétera.

Si vemos el móvil ha sido por dinero. Matar y robar por dinero, por querer ser ricos o superar los estatus sociales, vivir mejor, consumismo atroz, etc.

Muchos culpan al Estado, otros a la oposición, pero a la verdad hay acaso una política que generalmente le diga a los militantes de un partido o un gerente de una institución u empresa privada que todo aquel que pueda obtener dinero ilícito lo haga.

Lo que si creo es que tantos los unos como los demás sea en una institución pública o privada no hay controles a fondo que pueda filtrar todo tipo de personas que aprovechan un cargo o un puesto de trabajo para obtener dinero ilegal.

Creo que existen hombres y mujeres capaces de desviarse o de otros que están convencidos que pueden lograr por cualquier vía desviar recursos públicos y privados para su propio peculio, y muchos lo hacen en complicidad.

Decir que este gobierno es corrupto o que la oposición toda es corrupta es como institucionalizar el problema cuando son grupos o segmentos que sí lo son y aprovechan por su falta de ética y valores toda oportunidad que se le presente para corromperse más.

Alguién me decía en estos días con mucha convicción de que Diosdado Cabello es propietario de dos grandes quintas en los Teques. Lo escuché atentamente esperando a ver si me decía que las tenía por corrupto o porque pudo adquirirlas con su propio peculio, sea trabajando, ahorrando, una herencia o un crédito, hasta allí llegó el tema de Diosdado, y así muchos creen sin profundizarse como los laboratorios de guerra sucia dicen que es dueño de la mitad del país.

El que tenga dos quintas no lo hace corrupto porque cualquiera que tenga quinta lo sería por igual. Tenemos que revizar mucho lo que escuchamos de otros.

Que si un gobernador se le aprobó una partida presupuestaria para pavimentar una calle y no se ha hecho se piensa que se agarró el dinero y lo desviaron sin comprobar nada, que si una funcionaria usó o tiene una cartera de marca fue porque se la compró robando dinero del Estado, aunque nadie lo dijo, pero lo dejan entrever dejándose correr por las redes. Eso no significa que toda mujer que tenga una cartera de marca y costosa sea corrupta.

Cómo entonces valorizamos qué es y quién es corrupto. Tendríamos que creer que todo el mundo que vive con zapatos rotos, ropa sencilla, un carro destartalado no es corrupto y los que visten bien sí. No puede ser. Hay corruptos que visten bien como otros que visten sencillo o no.

Eso por un lado, pero porqué tantas personas por dinero pierden su libertad y hasta pierden sus vidas en una situación armada por dinero. Porqué un comerciante especula y acapara, porqué un gerente empresarial explota un personal obrero, sencillamente porque hay un problema a fondo de antivalores, dicen: Vive bien sin importar cómo. Eso es cultura capitalista.

Es un profundo problema humano espiritual y cultural de valores donde las Iglesias deben trabajar a fondo con sus feligreses no solo en los templos sino en las comunidades.

El Estado debe revisar a fondo las políticas culturales y comunicacionales. Tener sistemas precisos de selección de personal público y seguimiento a fondo de cada una las instituciones públicas de todas las partidas presupuestarias asignadas.

Entender que nadie es corrupto por ser del PSUV o de la Oposición, el que en ambas corrientes puedan supuestamente predominar líderes y personas corruptas o vándalicas comprobadamente es porque el partido se degeneró o no hay disciplina fuerte a fondo para sancionar o expulsar militantes en estas violaciones de la ley.

Se corrompe una persona por falta de valores y espiritualidad interna. Son presas fáciles a la tentación al poder, no se conoce acaso de voceros de Consejos Comunales que se aprovechan de cierta cantidad del presupuesto asignado a solucionar problemas en su comunidad.

Es un grabe problema cultural a fondo que el Estado, las instituciones religiosas, instituciones educativas y familia deben trabajar juntos para sacar a tanta gente de la oscuridad y evitar a tiempo a que otros caigan.

No por eso los Consejos Comunales no sirvan, sino que los no corruptibles no crean mecanismos que detecte a tiempo personas con intenciones del lucro fácil, activar la contraloría comunal.

Jesucristo dijo que la raíz de todos los males es el amor al dinero. Su asesinato fue por dinero en mantenerse muchas personas, tanto política como religiosa, en sus estatus de privilegios que Jesús trastocaba.

Jesús denunció a los cambistas, a los cobradores de impuestos, a los administradores del templo, a donde viera corrupción para denunciar y crear cambios pero él era ejemplo impecable.

Judas por dinero y más entregó a Jesús, el Sanedrín pagó a los soldados que custodiaron la tumba del Jesús resucitado para que dijeran que el cuerpo fue robado.

El problema de la corrupción desde la venta exagerada de pan hasta un sicariato devela una decadencia espiritual y moral donde influyen tantas cosas que no se puede reducir solo a factores políticos.

La gente es víctima de sistemas y estructuras que de alguna manera deforma las almas desde la tierna edad hasta la adultes.

La corrupción es un problema individual que cada quien debe diagnósticar a tiempo y solucionar inmediatamente. Los corruptos ya confesos deben ser denunciados y encarcelados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1615 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /contraloria/a214025.htmlCd0NV CAC = Y co = US