Los subsidios han resultado un arma de doble filo, y cómo evitarlo

Los subsidios han sido la más vieja forma de ayudar a los pobres dentro de la sociedad mercantil. En el caso venezolano, años cincuentas del pasado siglo, el azúcar se vendía al público, a ricos y pobres, a los muy ricos y a los menos pobres también, a Bs. 1,00/kg. Este precio duró muchos años, lustros, si mal no recuerdo.

Los vendedores, siempre hablando mal de todos los gobiernos, decían que esa mercancía sólo les dejaba un margen, aprox., de 5%, y que la vendían porque, si no lo hacían, sus clientes se les iban hacia otro especulador.

Les escribo con propiedad[1]: A eso de las 5 a. m. yo, un imberbe y menor de edad  para entonces,  convertía un saco de muchos kg en unas 50 bolsitas de 1 Kg que el comerciante me pagaba con Bs. 5,00, o sea, me reconocía Bs. 0,1/Kg = 2 chivitas por bolsita = 10%/bolsita.

Ya en menos de ½ hora yo tenía mi “fuertote”, mi “car’epalo”, mi “cachete”,  en mi modesto bolsillito. El comerciante debía tener listos esos paqueticos para las 6 a. am , hora de apertura del recién inaugurado  “mercado popular”,  creado para los pobres de siempre; operaba sólo los domingos y a cielo abierto-sólo para tiempos secos-sito en calle Cantaura, esquina de la av. Escalona, parroquia Candelaria, Valencia.

Hoy son muchas las mercancías subsidiadas por el Estado-el Estado pendejo, siempre pendejo y aburguesado aun, además de las subvenciones pagadas directamente al fabricante al lado de otras y numerosas ayudas que ese mismo Estado les ha prestado a los especuladores de oficio sobre la base de que ellos pagan impuestos, como si, luego de tantos siglos de comercio,  todavía alguien pudiera ignorar  que, mientras más ricos y poderosos sean los fabricantes y comerciantes, más recursos malsanos y contables  tienen para tirarle tres o más gases a ese  Estado nuestro todavía muy enfermo y cargado con todos los viejos vicios burgueses.

En cuanto al llamado mercado irregular del

“contrabando de extracción”[2], esos subsidios están resultando contraproducentes, no porque no sean una ayuda muy importante para nuestros más necesitados, sino porque el mecanismo usado todavía para el pago del susidio al fabricante, y la recepción o beneficio de ellos por parte del consumidor,  lucen con muchos defectos y rehendijas que han permitido ese saqueo que vienen haciendo los comerciantes del “ramo”.

Sugerimos lo siguiente para su posible e inmediata solución:

1.-Eliminar los subsidios directos al fabricante, de tal manera que el consumidor cancele 100% del precio justo, libre de subsidio alguno;

2.- El vendedor estará obligado a entregarle al comprador  un comprobante específico para cada mercancía presubsidiable, y

3.- Con ese comprobante, el consumidor retiraría personalmente-sólo personalmente-el monto del susidio en cuestión.


[1] Dejamos a salvo algunas imprecisiones atribuibles a retardos memorísticos propios de mi edad actual, pero en líneas gruesas, les narro la vivencia personal de aquellos sucesos.

[2] Encanillamos este tratamiento despectivo  porque también resulta contradictorio que el mismo Estado abogue por una producción nacional capaz, no sólo de cubrir la demanda doméstica, sino también pueda exportar, y ese “contrabando” al revés no es otra cosa que exportaciones, aunque sin tener cubierta la demanda interior, o más bien acentuando su déficit.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1324 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: