Ramírez atribuyó nuevo sabotaje petrolero a grupos abstencionistas

Caracas, 04 Dic. ABN (Jorge Medina Lugo).- La voladura del oleoducto Tulé-Amuay, ubicado en la costa oriental de Maracaibo, que surte de petróleo al Complejo Refinador de Paraguaná, es producto de un sabotaje petrolero que ejecutaron, presuntamente, los grupos abstencionistas, según el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

La voladura se registró este sábado 3, justamente cuando se cumplían tres años del nefasto paro petrolero que provocó cuantiosas pérdidas económicas a Venezuela.

El ministro dejó entrever que estos sucesos están vinculados con las iniciativas abstencionistas adelantadas por grupos minoritarios de la oposición, especialmente del estado Zulia.

Añadió que las investigaciones para determinar las responsabilidades ya están en marcha.

Dijo que en el kilómetro 15 del oleoducto los saboteadores volaron las tuberías de 24 y 26 pulgadas, mientras que en los kilómetros 24 y 27 intentaron destruir la tubería de gas.

Al parecer, el artefacto explosivo colocado en el kilómetro 24 detonó pero no rompió la tubería. En cambio, en el kilómetro 27 el artefacto explosivo fue desactivado por los cuerpos de seguridad del Estado.

A estas acciones se le suman otros intentos de sabotaje contra dos sub estaciones eléctricas en la costa occidental del lago de Maracaibo: la primera sub estación Rincón, en Caujarito, y la otra sub estación central en Maracaibo, lo que evidencia el desespero de los mismos grupos que participaron en el sabotaje petrolero de 2002.

Ramírez aclaró que la reparación de los daños tardará unos cinco días y que no afectará los embarques de crudo ni la producción de combustible para el abastecimiento nacional e internacional, puesto que en previsión de este tipo de contingencia las refinerías disponen de más de 2 millones de barriles de petróleo almacenados.

Además, dijo que cuentan con un buque fondeado en el sitio cargado con 400 mil barriles de crudo para transportarlo hasta el CRP, en caso de ser necesario.

Indicó que el C-4 fue el explosivo utilizado, el cual ocasionó un incendio a la altura del kilómetro 15 del oleoducto, que fue aplacado por los bomberos, a través del plan de contingencia.

Ramírez garantizó que este incidente no alterará las operaciones de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“Nuestra responsabilidad como operadora ha sido garantizar la extinción del incendio y la reparación del tubo siniestrado. Ahora le corresponde a los organismos competentes investigar el hecho”, expresó.

Los trabajos de reparación de la rotura del tubo de 26 pulgadas tardará unos cinco días.

El funcionario ministerial atribuyó este incidente a “grupos cada vez más aislados, que se desesperan y han optado por crear un clima de violencia en el país”.

Reveló que la Guarnición Militar del estado Zulia hizo detenciones el sábado y operaciones de inteligencia, donde descubrieron bombas molotov, con las cuales pretendían efectuar acciones de calle para promover alteraciones del orden público.

En su opinión, “la misma gente que promovió el sabotaje, ahora, en una expresión minúscula, pretende volver a llenar de zozobra al país”.

“Si aquella vez los derrotamos, ahora estamos más fuertes, ya que no tienen capacidad para crear el caos que desean imponer o imaginan que pueden lograr”, puntualizó.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4351 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.abn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter