Vicepresidente: Retiro opositor es una decisión transnacional

Caracas, 2 de diciembre de 2005.- El Vicepresidente Ejecutivo, José Vicente Rangel, consideró este viernes que la decisión opositora de retirarse de las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre no es una decisión soberana ni autónoma, sino transnacional.

Aseguró que cuando el liderazgo de la oposición declina participar en este proceso electoral "está reconociendo en primer término que no tiene votos suficientes para conquistar las posiciones en el Parlamento; en segundo lugar, algo que es mucho más delicado, y que quiero declarar con total sinceridad, esa no es una decisión autónoma y soberana de la oposición venezolana, esa es una decisión transnacional, que se corresponde con un diseño elaborado en el exterior, para provocar deliberadamente la desestabilización política e institucional en Venezuela".

Al asistir al acto de presentación de la restauración del Palacio Federal Legislativo, Rangel rememoró los vicios de los procesos comiciales de la Cuarta República, con la existencia de un sistema electoral montado para consolidar una hegemonía bipartidista, y los contrastó con lo que ocurre actualmente, cuando existe un sistema electoral impecable, transparente, reconocido por todos los observadores internacionales.

"Es muy fácil establecer la diferencia entre ese sistema electoral de la Cuarta República que imperó por más de 40 años en Venezuela y lo que es el sufragio hoy en día, con avances tecnológicos extraordinarios y con una preservación y seguridad absolutos del voto del ciudadano", destacó Rangel.

El Vicepresidente Ejecutivo recordó que durante 25 años fue miembro del antiguo Congreso de la República, en una etapa extremadamente difícil, en la cual hubo momentos en que sólo había tres o cinco diputados de la oposición, frente a una mayoría aplastante que impedía que se realizaran debates verdaderamente transparentes.

Afirmó que aún sabiéndose en condiciones de desventaja absoluta, nunca rehuyeron la confrontación electoral. "No se nos ocurrió retirarnos ni de los procesos electorales ni del escenario parlamentario, porque la política debe ser adelantada de esa manera, frontalmente, con apego a los principios, manejando los puntos de vista con absoluta transparencia", señaló.

Oposición decretó su muerte política

A juicio del Vicepresidente Rangel, cuando el último de los factores opositores acordó este jueves no participar en las elecciones del 4 de diciembre, estaba decretando la muerte política de la oposición.

"Esa muerte será refrendada dentro de 48 horas, cuando el pueblo venezolano concurra a las urnas a expresar su voluntad. A partir de ahora, una de las grandes tareas que tiene planteada el pueblo venezolano es recomponer la oposición. La democracia venezolana, y yo diría que el gobierno del Presidente Chávez, necesitan una oposición seria, responsable, profundamente crítica, pero al mismo tiempo que se maneje en el marco de las reglas de juego", planteó Rangel.

Consideró además que una oposición que renuncia a participar a través de la vía electoral, defrauda en primer lugar a sus propios militantes. "Estoy seguro de que hoy en día hay miles de venezolanos defraudados por la conducta asumida por el liderazgo de la oposición. Por consiguiente, quienes creemos en la democracia, en la institución del sufragio, quienes creemos que el Parlamento es una institución fundamental del sistema democrático, lamentamos profundamente el paso dado por esos factores de la oposición".

El Vicepresidente agregó que en su opinión este constituye sin embargo el punto de partida para el renacer "de una posición distinta, venezolana, nacional, no teledirigida desde Washington, que asuma el hecho nacional en función de los intereses populares".

Sobre el acto de este viernes, con el cual la directiva de la Asamblea Nacional inauguró áreas recuperadas en las instalaciones del Palacio Federal Legislativo, Rangel aseveró que se corresponde con la tarea de recuperación de las instituciones.

Para el Vicepresidente, una de las demostraciones más palpables de la indolencia e incapacidad de la Cuarta República radica precisamente en el deterioro físico de los centros donde funcionaban las instituciones. Por ello, se mostró complacido con el esfuerzo de recuperación de la sede parlamentaria, que según dijo conjuga la inversión económica, la preocupación para restablecer la dignidad del recinto y la capacidad de los factores humanos que realizaron este trabajo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3446 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter