Declaración

Marea Socialista señala a las rectoras del CNE su responsabilidad en la crisis

Caracas, 22 de abril de 2017.-En un comunicado llegado a nuestra redacción el Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista señala la responsabilidad histórica del CNE de restituir de manera urgente y sin proscripciones el cronograma electoral suspendido.

Marea Socialista reclama en el comunicado que el CNE “Deben tomar de manera urgente la decisión de restablecer el cronograma electoral y darle así una salida democrática a la actual crisis política, antes de que el crescendo de violencia de un paso sin retorno hacia un enfrentamiento fratricida, todavía más generalizado.”

Para señalar luego que, de no hacerlo, el nombre de las rectoras de la institución a quienes señala con su nombre, pasará a la historia manchado por la responsabilidad de no haber contribuido a detener el derramamiento de sangre.

A continuación el comunicado completo:

 

La responsabilidad histórica del CNE: Restituir de manera urgente y sin proscripciones el cronograma electoral

Caracas 22 de Abril, Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista

Deslegitimado, manipulado  y bastardeado por un poder subalterno cómo son los tribunales penales regionales y por otro de igual jerarquía, el ejecutivo, el Consejo Nacional Electoral enfrenta hoy una responsabilidad histórica. La Sra. Tibisay Lucena y el resto de las rectoras se enfrentan a su última oportunidad para rectificar su gravísima violación a la Constitución. Deben tomar de manera urgente la decisión de restablecer el cronograma electoral y darle así una salida democrática a la actual crisis política, antes de que el crescendo de violencia de un paso sin retorno hacia un enfrentamiento fratricida, todavía más generalizado.

Veinte muertes han sucedido en manifestaciones desde el 19 de abril hasta el día en que se redacta esta declaración. La grave limitación y desconocimiento de derechos políticos de la ciudadanía es la causa principal responsable por estas muertes.

La desproporcionada y en algunos casos brutal represión del gobierno contra las protestas,[1] que en su mayoría son pacíficas y desarmadas, la intervención de grupos minoritarios reaccionarios y violentos de lado[2] y lado (MUD – PSUV), requiere de manera urgente soluciones políticas, democráticas, constitucionales. Las acciones de estos grupos violentos, financiados por sectores de ambas cúpulas, apuestan un desenlace violento de la crisis.

El CNE como Poder Electoral, no puede seguir guardando un ominoso y cómplice silencio. Debe pronunciarse de manera clara y categórica de la única forma que puede abrirle un cauce político al impasse de violencia, que es reinstaurando el cronograma electoral. Esto es urgente. La demora solamente hará que esta solución sea extemporánea.

Por tanto, se requiere ponerle fechas ciertas e improrrogables tanto a las elecciones regionales como a las presidenciales.

Pero la solución electoral es insuficiente y no resolvería la crisis, si no se reconoce que todos los Partidos tienen Derecho a participar de esos procesos hoy suspendidos. Los ya existentes, y los que fueron proscritos como Marea Socialista y otros. Por eso a la reinstauración del cronograma corresponde también un reglamento electoral transitorio que facilite la participación de todos los partidos y agrupaciones políticas que expresen su voluntad de participar.

Esto debe complementarse con una reforma de la Ley Electoral que democratice el sistema electoral viciado que solo permite la participación de grandes maquinarias. Esta responsabilidad del CNE no quita la necesidad de una instancia Ad Hoc, integrada por personalidades incuestionables que supervise u organice según sea el caso, la organización de ese cronograma.  

Al mismo tiempo se requiere acompañar estos anuncios de la apertura de Otro Diálogo, amplio e inclusivo, que no se limite a las cúpulas partidarias de la oposición y el gobierno y que tome en cuenta, fundamentalmente a ese pueblo elector que es el Soberano, con toda su diversidad.

Advertimos a las rectoras del CNE que si las ciudadanas Tibisay Lucena, Sandra Oblitas, Socorro Hernández y Tania D’Amelio no revisan su actuación. No usan su mayoría automática, y no impulsan la reinstalación del cronograma electoral, sin ningún tipo de proscripciones, ni retaliaciones, sus nombres pasaran a la historias manchado por la responsabilidad de no haber contribuido a detener el derramamiento de sangre.

 



[1] Como las acontecidas en el Valle y otras zonas populares de Caracas el pasado 20 de Abril.

[2] Sin dejar de señalar que es mucho más grave en el caso de que los actúan amparados por el poder del Estado.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 15426 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter