Socialismo científico o subdesarrollado

Si se quiere estar a la altura de nuestro tiempo, el amor a la nación y el odio a los imperialistas ya no bastan.

Un proceso revolucionario es la escuela para manifestar unidad productiva de pensamiento y sentimiento de las mujeres y hombres como punto cardinal de toda construcción socialista de dirección y convicción. Este proceso es muy complicado, contradictorio y, por naturaleza, comporta a menudo serios conflictos para las personas.

La transición contempla contenido y carácter, los sentimientos están determinados por las mejoras sociales bajo las que viven ahora las masas. El nacimiento y desarrollo de las relaciones sociales crea un mundo de sentimientos humanos específicos, así se originan los sentimientos humanistas, de simpatía, solidaridad, y el aumento de las contradicciones originan indignación, rebelión, enemistad, odio, sentimientos introducidos por el capitalismo, la explotación como sistema económico y político.

Cuando avanza el proceso de la conciencia socialista, más radicalmente abra que deshacerse de estas reliquias emocionales; ello es valido en la etapa actual de nuestro proceso, la clave para esto es, la aclaración e ilustración de las cuestiones fundamentales de nuestro desarrollo industrial, alimentario, cultural, económico, tal como están formulados en la constitución y en los proyectos del partido, para modificarlos de ser necesario.

La agudeza de la propaganda imperialista entre las emociones del contenido antisocialista y patriotero azuzan al máximo los procesos. Y, el marxismo leninismo alejado de la ciencia por la necesidad de lucha contra el imperialismo preparándose para la guerra, el conocimiento del socialismo científico muestra su vacío. El socialismo clásico esta ahogado en la actualidad, lo tecnológico-científico y el conocimiento de la necesidad y justicia de la mujer y hombre socialista con sus emociones político-morales de contenido socialista-científico se impone con la interacción productiva diversificada.

El pensamiento y sentimiento de verdad en la legitimidad del socialismo para que las normas de la moral socialista se transformen en reglas de comportamiento evidente, es que los ciudadanos tomen parte activa y consciente de crear una sociedad socialista con una masa que, “ayude a planificar, a trabajar y a gobernar”. El pueblo debe entender que para llevar a la práctica sus intereses más auténticos han de emplear sus fuerzas personales en un sentido cooperativo, empatado con un nuevo partido, este a su vez, coordinador con los órganos del Estado impregnado de convicción social.

De esto se deriva la gran responsabilidad en la economía, fuente importante para la productividad y el empleo, elementos fundamentales para desarrollar la democracia socialista a todos los niveles de nuestra vida social. Los trabajadores, los funcionarios y los campesinos perciban sus intereses auténticos y comprueben que ellos mismos construyen su vida social a través de la participación en la construcción de la sociedad en sus más diversas formas de la democracia socialista.

El trabajo activo de la masa es el puente para relacionarlo con el socialismo abarcando toda la personalidad, el pensamiento y los sentimientos, porque, la democracia socialista es una forma viva de inclusión de la gente en la dirección del Estado y de la economía socialista, sin que exista contradicción entre las palabras y los hechos, entre la propaganda y la política practica.

Aun así, este hecho no basta para convencer a la masa de que relacionen las nuevas relaciones sociales solo con la política, sino que es necesario encontrar el camino hacia su pensamiento y su corazón.

A pesar de todo, aun se atenta contra este principio, se obstaculiza a nuestros ciudadanos con el burocratismo carente de interés y rutinario, hiriendo cada día sus sentimientos, interpretado falsamente por el partido y su voluntad despreciada, se tarda en incorporar a la masa en la dirección del Estado. Campesinos y obreros deben manifestarse en sus aspectos concretos, capacitación en el manejo de buena tecnología y en la investigación, aclarara el manejo administrativo de los funcionarios en la convicción socialista y, para el nivel de desarrollo de la conciencia socialista es necesario evaluar a profundidad las viejas concepciones aun presentes.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4507 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: