¿Por qué aspirar a la asamblea Nacional?

Antes que nada entender y comprender que se posee la calidad y capacidad para llevar a cabo una acción en pro de la conversión de la estructura parlamentaria hacia una organización más cercana al pueblo y sus necesidades, guiándola en la dirección del fortalecimiento del poder popular como meta del proceso mismo de la revolución Bolivariana, mas allá de la simple arrogancia o interés figurativo, personalista o económico. En la comprensión de que las leyes deben ser orientadas hacia la creación del cuerpo legal que termine por romper las estructuras de dominación burguesa y del capitalismo como enemigo irreconciliable con los poderes colectivos de los pueblos. También me impulsa la preocupante actitud de algunos Camaradas, que luego que lograron el objetivo de llegar a la asamblea nacional y a otras instancias, traicionaron al proyecto y, en otros casos, se han convertido en trabas para la dinamización de los cambios necesarios, enfocando al proyecto como una oportunidad personal de servirse y no de servir a quien es la prioridad: el pueblo, su superación e independencia. En ser el resorte impulsor del poder popular comunal, libre de los viciosos que desvían la meta hacia lo individual y egoísta.

Síntesis del programa político a realizar

El asambleísta, debe concebirse como un transmisor de las inquietudes y necesidades legislativas de las fuerzas populares creadoras, por lo tanto la arrogancia y grosera remuneración se convierte en disociador de la esencia misma de la función que debe cumplir.

Como miembro del parlamento, me propongo ser impulsor de las asambleas populares; desde donde recoger las propuestas más sentidas de ese colectivo pensante, que siente y sufre la revolución en carne propia y que paradójicamente aún permanece relegado a ser un tercero. Siempre he sostenido, que las plazas publicas se deben convertir en espacio de debate abierto, donde la libertad de expresión y la posibilidad de hacer propuestas que fortalezcan y profundicen el proceso, impulsando desde ese espacio comunitario, el rompimiento del poder mediático del enemigo imperial y sus medios manipuladores y negadores de la verdadera libertad de expresión.

Desde el punto de vista educativo, proponer iniciativas, que fortalezcan el nivel crítico y dialectico del aprendizaje, desde los primeros niveles hasta el más alto.

Tal como lo he sido desde que se inició esta etapa de la vida revolucionaria del país, me declaro soldado del proyecto que lidera el Camarada Hugo Chávez Frías, en quien reconozco el factor de unidad que siempre hizo falta para hacer los cambios necesarios y romper la dominación y explotación extranjera del imperialismo yanqui y sus serviles nacionales.

Basado en los preceptos constitucionales, propugnar la integración y nacimiento definitivo de la patria grande y establecer nexos de unidad hacia todos los pueblos del mundo, sin distingo de colores, razas o credos.

Todo esto constituye, la esencia misma del socialismo como sistema de organización social, en la transición hacia el estado de organización ideal de la humanidad como lo es el comunismo.

Basado en la siembra de la conciencia de la hermandad, igualdad y respeto entre hombres y mujeres del mundo como forma de vivir en paz con los pueblos.

JavierdelvalleMonagas@mail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1217 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a96555.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO