El cerro El Empalao en Cagua es más importante que el Sambil de La Candelaria: Caracas es Caracas y lo demás es monte

En Caracas, hay un centro comercial Sambil que fue construido en La Candelaria. Veo con asombro como el Gobierno Bolivariano le ha dedicado tiempo y esfuerzo, tanto en propaganda en los medios como en gestiones directas de funcionarios, al auto-inventado pro blema del mencionado Sambil. Ese centro comercial fue construido con toda la permisología, tanto del gobierno municipal como del nacional, a unas cinco cuadras de El Palacio de Miraflores. Es imposible que esa mole de concreto fuera fabricada de manera clandestina. Ningún funcionario delos ministerios correspondientes, ni de la alcaldía de Caracas abrió su boca para decir que había algo ilegal en la construcción del centro comercial Sambil. Es más, al parecer se hicieron negociaciones entre el gobierno y la constructora en lo concerniente a la vialidad de los alrededores. En la página web de la constructora Sambil se anuncia la construcción de un puente sobre la quebrada Anauco para aliviar el tráfico en la zona. El Presidente Chávez seguramente pasó muchas veces por un lado de la construcción en cuestión y tampoco había dicho nunca nada. No recordamos que se reprendiera a Barreto o a Bernal en público por haber permitido que se construyera ese centro comercial. De repente, sin justificación alguna, un día al Presidente Chávez no le gustó el Sambil de La Calendaria y ordenó que se paralizara la obra y que se estudiara su expropiación. Como el Presidente habló, los funcionarios que hasta ayer les parecía chévere el Sambil, los funcionarios que nunca dijeron nada, los vecinos revolucionarios que nunca se manifestaron en contra, los funcionarios de la alcaldía y de los ministerios que dieron los permisos hora comienzan a gritar en contra del Sambil y se movilizan para tomar medidas. ¿Por qué no lo hicieron antes? ¿Por qué dieron los permisos? Lo cierto es que los medios de comunicación privados y públicos le dedican tiempo considerable al problema del Sambil. El gobierno alega razones ambientales para justificar la expropiación del mismo.


En Cagua hay un cerro llamado El Empalao. Este cerro recibió ese nombre porque en él eran empalados los aguerridos indios Meregotos, quienes se oponían a la ocupación española de su territorio. El empalamiento era una técnica de tortura que consistía en clavar una larga estaca en el suelo con el extremo superior afilado, el indio o la india eran montados sobre la estaca con la punta en su ano de manera tal que ésta fuera atravesando su cuerpo de abajo hacia arriba. La estaca iba perforando lentamente los órganos, destruyendo lentamente todos los tejidos a su paso hasta producir la muerte después de un largo sufrimiento. Ese cerro es para nosotros un monumento natural a la resistencia indígena, al heroísmo de nuestros antepasados nacidos en estas tierras antes de la ocupación española. Hoy ese cerro es atacado por dos tipos de invasores, los pobres que no tienen vivienda y que buscan refugio en la falda del cerro y los constructores que destruyen el cerro por el otro lado con permiso gubernamental. Aparentemente la empresa que actualmente está realizando un gran movimiento de tierra en la falda del cerro, al igual que el Sambil de La Candelaria, tiene todos los permisos necesarios para acabar con parte del cerro y llenarlo de viviendas. El Ministerio del Ambiente, que no le para al Poder Popular, aparentemente otorgó todos los permisos para la construcción. El ex-alcalde del Municipio Sucre, el revolucionario militante del PSUV Carlos Augusto León, supuestamente otorgó todos los permisos requeridos por la constructora para demoler parte del cerro. Digo supuestamente, digo aparentemente porque no he visto los permisos. Lo cierto es que allí está, como el ocupante español, una empresa constructora acabando con parte del monumento natural a nuestros indios meregotos.


Hay seis centros comerciales Sambil actualmente en funcionamiento, uno ya terminado y otro en construcción. Cientos de miles de personas visitan al año esos centros comerciales. Lamentablemente en algunas de las ciudades donde hay un Sambil, éste es prácticamente el único lugar de esparcimiento disponible. Al Presidente Chávez le preocupa el Sambil de La Candelaria y mandó a expropiarlo. Ese Sambil está a unas cinco cuadras de Miraflores.


Hay un sólo cerro El Empalao. Cagua está ubicada en un valle y el cerro es su garantía de aire puro y fresco, de entretenimiento para los amantes de los ejercicios y de los paseos de montaña. Este cerro es un monumento natural en honor a los heroicos Meregotos. El Empalao está en peligro pero no tiene doliente en el Gobierno Bolivariano. El Presidente Chávez no conoce El Empalao, tal vez si quedara en Caracas algo hubiera hecho para detener su destrucción y los funcionarios aduladores hubieran actuado en consecuencia. Pero El Empalao queda en Cagua, tal vez el Comandante nunca pase por aquí y nunca se de cuenta de lo que aquí sucede. Como Caracas es Caracas y lo demás es monte, tal vez El Empalao no se salve, aunque es más importante que el Sambil de La Candelaria.


julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8898 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio Mosquera

Julio Mosquera

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a89476.htmlCd0NV CAC = Y co = US