Viajes a las Regiones Equinocciales del Cerebro de algunos Escuálidos

INTROITO

Una excelente película ya por supuesto obsoleta, en la cual se realiza un viaje al interior del cuerpo humano, está basada en la miniaturización. Ya escrito el guión para la película se procedió a su filmación, y en vista de que como era un guión, no un libro, los productores tuvieron que improvisar muchísimo. Es decir, esta película no fue basada en una novela de ciencia-ficción, sino que el libro fue escrito posteriormente a la película. Creo que es el único caso. Por supuesto, si la película hubiera sido una cagada, y de paso no hubiera producido dólares, pues hasta allí hubiera llegado la miniaturización. Pero no. Isaac Asimov, ese excelente escritor de ciencia-ficción, lo escribió y por supuesto fue, y es un éxito. Y por supuesto, como buenos capitalistas sus asesores editoriales hicieron que escribiera una segunda parte. Técnicamente impecable. Viaje al cerebro. Yo lo leí hace mucho tiempo, pero viendo en estos días a Herman Escarrá se me ocurrió escribir este artículo, parafraseando al Barón, no tan varón, Humboldt.

EL CEREBRO

Todavía no se sabe con certeza qué carajo es el cerebro. Por ejemplo: ¿Dónde se guarda la memoria? Sí ya se. En las neuronas, pero ¿cómo coño se crean las imágenes virtuales que uno ve en vivo y en directo? Imaginémonos que las memorias son como gavetas, y cada una con su leyenda exterior, y cuando uno la abre pues se activa esa memoria y entonces uno ve a Jennifer López con las tetas afuera. Así nunca la haya visto así. Y dígame los sueños, como uno recurrente que tengo con nitu pérez osuna en el cual ella me acosa sexualmente. Como besar a una yegua. Y que me perdonen las yeguas. Qué arrecho es el cerebro, ¿no? También dicen que este órgano dedica su capacidad de atención en función de las actividades cotidianas de la persona. En un genio, por ejemplo, gran parte del cerebro está dedicada a la creatividad abstracta. Pero en alguien como martica colomina o leopoldo castillo, el matacuras, toda la actividad cerebral está dedicada a como insultar y joder a los bolivarianos. Más nada. Cero inteligencia y mucha astucia, como buenos depredadores que son.

EL VIAJE EN PLASMA: PRIMERA PARADA

Pues se me ocurrió una de estas noches desdoblarme y miniaturizarme. Y viajé. El viaje desde Maturín a Valencia me tomó como una hora. Me distraje mucho en la vía, pero conseguí al gordo Herman durmiendo. Y para mi asombro este carajo no opuso ningún tipo de resistencia a mi introducción en su cerebro. ¿Se acuerdan de “Ghost”, cuando Patrick Swayze trata de meterse en el cuerpo de Whoopi Goldberg? En el caso del gordo no hubo nada. Puro ronquidos, eructos, cuescos y follones. Toda una serenata. Pero al yo abrir los ojos después que entré a su cerebro me quedé abismado: nada visual al entrar. Puros olores. De carne frita encebollada con pimentón español, de chuleta ahumada a la barbecue con hierbas aromáticas, de pollo horneado con cilantro y cebollín, relleno con almendras libanesas, de carite guisado con ají dulce en aceite de oliva, de lebranche relleno con aliños asado a la brasa, de costillas de res en vino tinto a la paila, de perico de huevos con tomate, tocineta canadiense y queso mozarella y pecorino con pimienta, de morcilla y chorizo carupanero frito a la mantequilla con arepas de maíz humeantes llenas de natilla llanera, y me dejó loco. Menos mal que en la vía me había metido una bala fría en la bomba de Caucagua. Si no me hubiera desmayado y deshidratado del salivero que hubiera botado. El total es que logré avanzar entre ese cortinero de olores, y entré al segundo salón y allí vi las gavetas. No muchas, y así corroboré mis sospechas: ese carajo es puro buche y pluma. Pura pinta, pues. Y comencé mi curioseo. Y así abrí gaveta tras gaveta, y en las primeras 3500 que abrí se repetía la misma memoria: una chuleta de cochino inmensa, friéndose. El estómago me empezó a roncar, pero me hice el loco y seguí hurgando. En las 10.838 gavetas que tenía el cerebro del gordo, el 99.9% estaba dedicado a comida. Claro¡¡¡ Pero saben una cosa: no conseguí ni una con memoria de mujeres desnudas. Nada de sexo ni de pornografía. Ni un pezoncito. Nada. Una pocas con memorias de “Chávez vete ya”, “Hasta el 2021”. Y esta última me llamó poderosamente la atención, pero cuando busqué la fecha me di cuenta que el carajo no había actualizado esta gaveta. En un cuarto especialmente aislado conseguí las memorias de Derecho. Muy pocas, muy cuidadas, y cuando las abrí mi sorpresa fue mayúscula: todas las guías de estudio de cuando estudió y de una tía que había sido abogada cuando Cipriano Castro. Intactas, en bolsas plásticas con cierre mágico, herméticas. Cuando abrí uno de estos cierres y le entró oxígeno a la bolsa, el papel se desintegró. Pero pude leer el título de la guía: “Derechos de los Jinetes en la vía pública en vista de la aparición de automóviles”. No conseguí nada moderno. Lo más actual era de 1932. Y me dije: “…coño, esto no puede ser…”, y me salí de su cerebro y me fui a una habitación que le funge de oficina, con las paredes tapizadas de libros. Y me cagué de la impresión: la expresión “tapizada” no era literal: era un papel tapiz que simulaba una inmensa biblioteca. Qué cagada. Y éste es uno de los esperpentos que pretende dirigir al país en la era post Chávez. Aunque para el 2021 estará muerto. Con un infarto fulminante al miocardio. Porque ese carajo no va a rebajar. Ni con todas las bailoterapias del mundo. Y al fascista hijo de Salas Rohmer le conviene, y cada vez que puede lo invita a una comilona, donde el pobre gordo se da vida comiendo (y el hijo de Salas Rohmer se lo queda viendo: “…come coño e´ tu madre. Come. Jártate…”). Total que aún cuando es cierto que el cerebro es muy rico en lípidos, en el caso del gordito de pelo engominado es prácticamente una bola grasienta flotando en un mar de aceite.

SEGUNDA PARADA: POMPEYO MÁRQUEZ

Tal y como lo dijo José Vicente: amnésico e´ bola. Puros sueños de grandeza. Después de vagar por pasillos llenos de telaraña, llegué a un gran salón con un retrato gigante, como de 6 x 3 metros, con un dibujo que me fue difícil de ubicar, pero le arreglé unos cuantos píxeles y pude ver la obra: Guillermo II, Káiser de Prusia, con aquel uniforme de disfraz de carnaval, con un casco dorado puntiagudo muy brillante, en un caballo inmenso, negro con las crines blancas, pero la cara era la del pobre pompeyo. La ruina del marquéz de Pompeya. Este carajo es un cadáver ambulante. Se murió hace tiempo, pero la oposición se creyó el mojón del Mío Cid, lo embalsamó y lo puso en los canales de TV privados. Pero quedó mal embalsamado y lo que le sale es una pudrición a pura mierda. Dentro de poco lo enterrarán. Y chao contigo, Santos Yorme. (Una vaina que me dejó pasmado: conseguí una conexión tipo gusano con el cerebro de Eloy Torres (a lo mejor ustedes no saben quien es. No importa) y por allí me fui. ¿Y saben lo que conseguí? Una copia fiel y auténtica del cuadro en el salón. O casi fiel porque la sutil diferencia era que el caballo era dorado y el uniforme azul turquesa, pero la cara era la de Eloy. Entre Alzheimer y Chávez. Qué bolas!!!!)

LILIANA, LA DE JUANCITO EL CAMINANTE (JOHNNY WALKER)

Increíble pero cierto. El interior del cerebro de la Hernández Liliana es precioso. Pulido, brillante, limpio, oloroso a miel y canela. Claro, si prácticamente no ha sido usado. Y todas esas memorias vacías. De las pocas llenas que pude fisgonear algunas estaban dedicadas a puras bolserías: que si un collar de perlas (y me acordé de Perucho Aguirre y de mi amigo Manuel “Margarito” Vásquez), que si unas medias de malla negras, que si una polvera de Avon. Otras estaban llenas de paisajes de Escocia, la tierra del güisqui. Y había una donde aparecía una bañera inmensa llena de este dorado licor con Ybeyise Pachecona flotando, desnuda. Por cierto los pezones de esta mujer son horribles. No se como coño le podían gustar a Liliana. Pero bueno, cada quien con sus manías. En otra gaveta conseguí a César Pérez Vivas uniformado con un traje de las SS. Y él sonriendo. Pero no tenía pantalón, y en vez de un interior tenía puesta una pantaleta tanga de color morado con franjas amarillas. Verga, qué gusto diosmío. También observé a Julio Borges abrazado con Juan Fernández, el mojón ex pedevesero, pero no en un abrazo tipo feliz año. No. Era un abrazo de dos que se aman. ¿Por qué tenía Liliana ese recuerdo? Me imagino que en una de esas orgías los cazó y se le grabó la imagen en la memoria. Y por lo que pude descifrar, esta memoria era usada varias veces al día. Igual que la de la piscina de güisqui con la Pacheco. En la memoria de corto plazo si conseguí mucho anti chavismo, pero light. Nada de quemá cauchos ni tirá piedra. Puro globovisión. Por lo que veo sus aspiraciones son muy modestas. Creo que no pasa del año que viene en la palestra pública. Piensa dedicarse a un Night Club para lesbianas, según vi en las memorias del futuro.

EZEQUIEL ZAMORA, EL RECTOR FRASQUITERO.

Por lo del frasco. Carterita, pues. Y no de caña blanca. No señor. Puro mayor de edad. Y así llega al CNE y así sale. Prohibido encender un fósforo o un yesquero cerca de él. Como dijo Andrés Eloy: “…eran vapores de la fantasía…”, pero en el caso de ezequielito son vapores alcohólicos. Inflamables. De allí la precaución. Este esperpento tiene un cerebro gigante. Y para que vean. Cero inteligencia. Todo el cerebro está dedicado al escocés y una pequeña parte a cómo joder a los Bolivarianos. También observé un detalle muy significativo: escenas de reuniones del CNE donde él le toca, por debajo de la mesa, la rodilla a Sobella, y ésta lo rechaza, pero él insiste. Hasta que la linda Sobella se ve obligada a cambiarse de sitio para arrechera de ezequielito. Es espeluznante como este carajo le dedica gran parte de sus escasas memorias al güisqui: nonato, virgen, blended, de pura malta, las etiquetas de colores (por cierto, yo nunca lo he visto, pero según este carajo existe un güisqui etiqueta rosada), de la tierras altas, de las tierras medias, de la variedad de la cebada, de la época de la cosecha de la cebada, del proceso de cocción y destilación, del envejecimiento, del tipo de roble de las barricas, aunque por lo que pude ver tiene mucha información errada. Típicamente adeca: puro folletos, nada de ciencia. Por ejemplo él cree que el güisqui de pura malta es mejor que el blended. Tremendo mojón. Y en eso es que piensa en las reuniones del CNE. Y cuando la lengua y la boca se le resecan, pide un permisito pa´ echá una miaíta y se mete al baño ustedes saben a qué. Su vida política está en el ocaso, ya acelerándose a la desaparición total. Y esto le preocupa mucho, y por eso insiste en aumentar la dosis diaria del “calma taquicardia”. Según leí en una de sus memorias una de sus aspiraciones cuando carmona estanga era que lo nombraran cónsul en The Highlands. A diferencia de Liliana no piensa en una piscina, sino en un mar océano de güisqui. Qué futuro. Ellos se están matando solitos. Le hacemos un llamado a Kevorkian para que se fugue y se instale en Venezuela. Tiene candidatos por coñazo.

LUIS RIVERO BADARACCO.
Maturín, 30 de Abril del 2004.
LGRIVEROB@CANTV.NET


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4838 veces.



Luis Rivero Badaracco


Visite el perfil de Luis Rivero Badaracco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas