No tumba gobierno


Las marchas multitudinarias a las que nos hemos acostumbrado en los últimos tres años son cosa nueva para los venezolanos. En Europa tienen más “tradición”.

Es común ver a los europeos protestando contra la guerra y el terrorismo. O por los derechos de los homosexuales.

O contra el racismo. Podemos recordar la muchedumbre que se manifestó en contra del terrorismo en España en marzo pasado. Los estadounidenses no se juntan ni pa´ rascarse, ellos marchan en grupitos con unas pancartitas.

En mis tiempos universitarios, en “la casa que vence las sombras”, se marchaba para dar una “demostración de fuerza” y para obtener “saldos organizativos”. La apatía estudiantil campeaba y para sacar una marchita de 20 mil personas (creo que eso fue nuestro récord de convocatoria a una marcha) había que repartir no menos de 50 mil volantes “en las puertas”. Con el agravante de que no llegábamos a 50 militantes “patria o muerte”, con lo cual nos tocaba repartir unos mil por cabeza, es decir, dos resmas cada uno, modestamente.

Además debíamos visitar decenas de cursos para convencer a los compañeros con nuestros mejores oradores: los picos de oro. ¿Los medios de comunicación? Hacíamos fiesta si lográbamos que saliera una notita aunque sea a una columna en el Cuerpo C de El Nacional de la época. Lo cierto es que siempre buscábamos “captar” compañeritos y las actividades marchísticas eran ideales. Antes, durante y después de la manifestación alguno que otro se quedaba “participando”. Demostración de fuerza y saldo organizativo, pues.

Pero de un tiempo para acá están pasando cosas curiosas.

Las marchas de la oposición son convocadas masivamente, hasta el hartazgo, por tele, prensa y radio. Cualquier manifestación es objeto de una gran difusión por los medios masivos.

Los partidarios del gobierno son convocados, también hasta el hartazgo, pero na’ más por VTV, Vive, RNV, YVKE y Vea. El 2% del público, según los números. Pero las marchas de ambos grupos parecieran tener el mismo número de participantes, tantos como los dos millones que vimos en Madrid después del 11M y que a juzgar por las imágenes que vimos, había un gentío. Oposición con el 95% de los medios dice que mete 2 millones y chavistas con 5% dicen que meten otros dos millones. Raro, raro. Si lo trasladamos ami modesta experiencia universitaria o lo sometemos a cualquier análisis comunicacional, el número de asistentes a las manifestaciones debería ser directamente proporcional a la difusión que tengan las convocatorias a las mismas. Eso en cuanto a la demostración de fuerza.

En cuanto al saldo organizativo la cosa es más rara. La diversidad del chavismo la podemos observar en las decenas de caras que vemos y decenas de voces que oímos en el 5% de chance que se tiene en el espectro radioeléctrico. Pero lo que es la oposición se ve que cada vez se quedan más solos: Julio Borges, Felipe Mujica, Américo Martín, Enrique Mendoza, William Ojeda, Ramos Allup, Liliana Hernández, Andrés Velásquez y otros cinco que se me escapan se reparten las cuatro televisoras en las mañanas y decenas de emisoras de radio. Deberían rotarse la moderación de La Entrevista y de vez en cuando invitar a Marta Colomina.

¿Para qué marchar?Yalo dije, demostración de fuerza y saldo organizativo. Pero hasta ahí, porque lo que sí es cierto es que “marcha no tumba gobierno” y si lo tumba es por un ratico.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3083 veces.



Mercedes Chacín


Visite el perfil de Mercedes Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mercedes Chacín

Mercedes Chacín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a7826.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO