Retos del Si, hasta el 2013

Los fines de la igualdad económica y social, el aumento de fuentes de trabajo, es igual al incremento de la productividad para negociar con las exigencias de la población. La experiencia del funcionamiento en estos últimos 5 años de revolución, indica que en esta tercera etapa, los resultados socialistas se obtendrán con un desarrollo en todas direcciones, y los procedimientos democráticos y libertad de decisión, serán el ideal del camino a seguir.

La nación espera el incremento de vida para todo su pueblo con los recursos que dispone. La reseción que sufre la globalización, es la oportunidad de demostrar los proyectos del petróleo a cero, ventaja concedida, ya que casi no exportamos nada, excepto petróleo e hidrocarburos en su mayor porcentaje. Esta aspiración significa que el esfuerzo debe enfocarse en la producción suficiente de alimento, vivienda, salud, educación, para satisfacer niveles mínimos para todos. Requiere considerables adelantos sociales, diversificando la economía, aprovechando la rapidez de los cambios, la inquietud de la gente y la brecha abierta por la crisis. Las libertades explotables en Sudamérica deben derrotar la lucha por la independencia de Bolívar o de simplemente hacer funcionar la sociedad. Hoy las revoluciones tienen la responsabilidad de superar la pobreza, la contaminación, el hambre de los pueblos y lograr la soberanía, combatiendo las conciencias culpables de las oligarquías, en un país y continente donde hay muchísima gente que no tiene nada.

El 56% de lo que comemos es importado, el crecimiento textil en un 18%, por decir algo, son resultados de una economía de puerto, que requiere el incremento de productos para consumo interno: El cemento, hierro, aluminio, acero, deberá incrementarse en un 50%. La producción de alimentos, verduras, carne, pollo, leche, granos, requiere un aumento del 80%, según las importaciones del 2008, para los próximos dos años. La vivienda se debería construir en proporción a la producción de hierro, cemento y demás materiales para la construcción, es decir, más que todas las viviendas construidas en estos años de revolución.

Una cosa es leer la necesidad de ampliar considerablemente la necesidad de industrias pesadas y livianas, a base de lo que los países necesitan, cada vez más materias primas, y otra diferente la decadencia del capitalismo y la crisis que reduce las importaciones, continúa representando una gran oportunidad para el incremento de la producción interna donde la variedad de productos significaran construcción socialista. Esta es la situación del comercio mundial y si no queremos pertenecer al libre mercado, la política exterior e interior debe tejerse con la diversidad económica, única manera de sostener las revoluciones ascendentes. Una de ellas con los países subdesarrollados en la integración continental y otra con Rusia, China, Irán, y demás países como se esta haciendo. Para lograr la autonomía económica, hay la necesidad de producir artículos de consumo, subordinando las exigencias del pueblo a las del internacionalismo socialista. Venezuela necesita decir: Mira lo que ha construido el socialismo. Parte del hecho de que su realización, significa la consolidación del sistema socialista en Venezuela para la región.

La complacencia que dice: La revolución esta aquí para quedarse, es una declaración que tiene mucho de realismo, pero no animara al imperialismo a que haga una concesión tras otra, por el equilibrio de poder en América Latina y ver quien sufre las consecuencias. El optimismo esta contagiando el inconsciente con varios aspectos: Identifica lo colosal como una potencia, con lo fuerte, y considera a la historia actual como un despliegue y no como un proceso que esta haciendo la mujer y el hombre, así se diga públicamente lo contrario, la masa esta quedando como una segunda opción, solo para obedecer al destino político, sino utiliza su poder para la auditoria social. Importante gestión antes de las elecciones próximas del 2009 y 2010. Acosado como esta, el capitalismo no entregara a Chávez la libertad de acción, primero dando crédito a las palabras de Obama y segundo por su “seguridad nacional” que representa el petróleo venezolano. Así que, moderados con el optimismo, que considera la industrialización y los altos niveles de vida destinados a tener un efecto liberalizador sin considerar a conciencia los efectos sombríos de la historia industrial, los altos niveles de vida de los norteamericanos, fomentando el materialismo y el consumismo, cultura que hay que solucionar en la sociedad venezolana para paliar la crisis e inducir la conducta del hombre y mujer nuevos.

Luego esta la superación del sentimentalismo revolucionario, esperando el acercamiento con Obama, solicitando dialogo y respeto. Manifestación que permite creer que seguimos a merced de la política imperialista, que siempre, ha considerado el éxito parcial de las revoluciones, como un estimulo hacia el éxito de su política capitalista definitiva. Casos hay muchos y de vieja data con resonancia actual: Irán, Venezuela, Corea del Norte, Cuba, Vietnam. No podemos seguir con el mismo estilo en las conversaciones, pidiendo dignidad. Que el progreso de nuestra revolución sea quien hable y negocie con firmeza en estos próximos cuatro años. Ese será el éxito que Venezuela necesita.

Tira y afloja que se viene negociando desde que las naciones dejaron de ser colonias en África, Asia, América Latina, obteniendo una independencia parcializada. La empresa de la libertad requiere del éxito económico en escala colosal, para superar la desigualdad de sus pueblos. La incrementas ión o construcción de nuevos mercados alternos se impone con autonomía industrial y soberanía alimentaría, después el respeto a los éxitos conseguidos se impondrán exigiendo sobre el terreno de los resultados. Libertad.

Por ultimo, en este mundo globalizado donde las técnicas punitivas son herencia de la desigualdad, las personas se convierten rápidamente en consumados agentes de control y castigo, mientras las medidas alternativas para el castigo no son aprendidas. La necesidad de castigo esta corroborada por la historia y las practicas alternativas que se ofrecen en sustitución parecen amenazar los valores de libertad y dignidad de la revolución. Y así, seguimos castigando y defendiendo el castigo justificándolo. La inseguridad en todo el mundo, es muy parecido a defender la guerra en términos parecidos: Toda grandeza, todo poder y toda disciplina, descansan en el soldado, y no es así. Necesitamos triunfar también en la cultura, la educación es la clave, existen fuertes razones para ello. La naturaleza, sino Dios, han creado al hombre y mujer para crecer en igualdad de oportunidad. Dios que es la fuente de toda soberanía, es por consiguiente también la fuente de la guerra. Lo cierto es que existen mejores procedimientos, aunque las literaturas de la dignidad y la libertad no nos lo sugieren, para el control de todo tipo de violencia, parte de la vida de los imperios que pretenden controlar el mundo.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2824 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: