El canto del cisne interpretado por un pato

EL CANTO DEL CISNE INTERPRETADO POR UN PATO




No se puede negar que Nitu sabe proyectar muy bien los sentimientos experimentados por los "líderes" de la ¡y que oposición", tal como lo ha hecho en ese drama en un solo acto en el cual describe una escena de la cual seguramente fue testigo presencial, con la sola diferencia de que el actor principal no es quien ella pretende hacernos creer. Cada una de las frases que le atribuye al Presidente de TODOS los venezolanos (aunque le duela), estoy seguro que debe haber sido pronunciada, mutatis mutandi, por alguno de esos especimenes "raros" que abundan en la coordinadora fascista y su entorno.



Esas reacciones que tan bien describe Nitu, configuran un cuadro de histeria que, según Freud: "se debe a la presencia de un conflicto entre las tendencias sexuales del ser humano y la supresión del Super Yo, y se dan en personas deseosas de ser tomadas en cuenta, que no se atreven a manifestar su personalidad, la cual se reprime en el inconsciente (sus feas costumbres las ocultan en el closet, diría yo), y se exteriorizan por medio de crisis somáticas, generalmente acaecidas ante testigos". Más claro no canta un gallo.



A menos que sea una testigo excepcional, dotada de memoria fotográfica, Nitu debe haber sido testigo presencial de escenitas como esa no una, sino muchas veces, quizá tantas como las palizas que han recibido estos "líderes" (estrategas de botiquín y mariscales de la derrota, como los calificó Jorge Olavaria) y posiblemente el actor no haya sido siempre el mismo, porque en el grupo "sin cogé" hay varios que conocen el papel a las mil maravillas y todos quieren ser la "Prima Donna".



Posiblemente este último arrebato contemplado por Nitu no sea más que El Canto del Cisne, pero interpretado por un pato.

---------------------------------------------------------------------

DESDE LAS GRADAS
¡No puede llegar¡
Por: Nitu Pérez Osuna
En medio de una rabia que le llevó a tirar sillas, patear mesas y hasta arrancarse la camisa, Chávez le advirtió a sus más íntimos, que atónitos asistían una vez más a la aparición del verdadero yo del Presidente, que... "como Bolívar, he sido vivido, saqueado y traicionado por quienes más han ganado con mi presencia en el poder y cuando les encomiendo un trabajo no lo saben hacer... no es que he perdido gente, es que ya no somos buenos organizadores, no hacemos rendir el dinero". Esta clara referencia a Ismael García hizo temblar de terror a todos quienes le rodeaban. En ese momento terminó gritando..."no entienden estúpidos que no puedo llegar al referéndum de m...ya no puedo...los militares no libramos batallas que no se pueden ganar y con este pedazo de equipo ya se me hizo tarde". El escalofrío ahora se hizo general en medio de aquel penoso espectáculo. Por allá lo aspecto uno de sus genios asesores..."Presidente aún le queda la posibilidad de ganar una elección general". Le devolvió una mirada de odio que ocasinò que la gente a su alrededor pegara a correr..."Bolsa...para hacer eso necesito que el Tribunal Supremo me arregle el problema para competir...por eso me van a pedir el alma...y en efectivo...lo peor es que aunque se la dé, siempre hay que desconfiar del m...de Iván Rincón. Además, tendría que renunciar y dejar encargado a José Vicente, que siempre es un riesgo, y competir en una elección donde la única ventaja que tendría es que se realizaría en 30 días y el problema lo tendría la oposición, ya que Salas y AD piensan llegar hasta el final...solos...lo que destrozaría la cacareada unidad del G-5. Pero aún así, ¡hacer esto te parece fácil, gafo?". El hombre aquel se ruborizo ante el insoportable tono presidencial y le reposto, sin reparar en la gravedad de la respuesta: "Bueno, Presidente, es lo único que nos queda...es el escenario menos malo...ahora hasta los generales quieren que usted se mida". El jefe, iracundo, se volteó de golpe y gritó a todo gañote mientras elevaba los brazos como queriendo tocar el techo del despacho presidencial..."Bolívar,. ..tantas veces te he tenido por aquí...ven a mi en este momento en que tanto necesito de tu consejo". Seguidamente volteó hacia donde se encontraba su ayudanta militar, quien, con ternura le oyó pedir... "Llámame a Fidel a ver qué se le ha ocurrido". Y el llanto se hizo insoportable


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3652 veces.



Ño Leandro


Visite el perfil de Leandro Ño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leandro Ño

Leandro Ño

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a6102.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO