En tu regazo me acojo

Gracias a GLOBOTEROR y su odio permanente al “rrrreeeegimen chavista”, distorsionando o ignorando lo que haga en beneficio de la unión hemisférica. Muchas gracias a la joven que acompaña al amargado conductor del programa vespertino de esa planta televisiva antivenezolana.

Un error de lectura de Cheina Chang del cual ni siquiera se dio cuenta, posiblemente porque le agrada estar preñada de buenas intenciones para la conspiración, me dio el tema para este comentario.

Ocurrió durante un breve chequeo a la pantalla chica el Lunes 14 de Julio 2008, a las cinco y cuarenta y cinco de la tarde del día aniversario de la Revolución Francesa, cuando la bonita periodista -quien no entiende los propósitos humanistas de la revolución bolivariana para la hermandad de los pueblos-, en su afán de atacar la cumbre de Petrocaribe se confundió y en lugar de “rezago”, dijo “regazo”, intentando convencer a su audiencia -con la complacencia del llamado matacura, ex diplomático amigo de asesinos de El Salvador que mataron monjas y sacerdotes estadounidenses, e igualmente asesinaron al insigne prelado Monseñor Oscar Arnufo Romero-, la locutora leía una noticia afirmando que gracias al “fiao” del petróleo venezolano Guatemala podría cubrir el “regazo”, en lugar de leer “el rezago”, que en materia económica tienen los guatemaltecos ocasionado por la explotación de toda índole a la que fue sometida esa nación por designios capitalistas salvajes del imperialismo a través de compañías transnacionales, ella dijo “el regazo”.

La traicionó el sub consciente de quienes siempre aceptaron que nos roben, nos humillen y sin embargo se arrodillan ante el amo del norte, prosternandose o colocándose en cuanta posición corporal y mental ordene EE UU, sin reclamar por los grandes negocios de los cacócratas de la mal llamada “meritocracia petrolera” venezolana. Ajenos a la soberanía patria se sentían (y por lo visto se sienten) orgullosos del despilfarro petrolero durante un siglo, por lo que ahora pretenden volver a la politiquería que daba las gracias al imperio aceptando que nos trataran a las patadas, permitieron saquear nuestras tierra y humillar a Latinoamérica.

Esos ciudadanos confundidos por odio, pagados por ser “figuras” en medios de televisión en particular, olvidan que ahora no se le quita ni un centavo del presupuesto petrolero a los progresos que en educación y salud, vivienda y alimentación, o por concepto de pensiones y jubilaciones al colectivo sin distingo de estrato social, son posibles gracias a las ganancias petroleras administradas para el soberano porque el petróleo es de todos.

Esa “claque” se pone “verde” o “blanca” , quedan “lívidos” o “anaranjado-rosados”, andan “tibios” y enfermos de la tensión, sin percatarse que por sus actitudes son objeto del desprecio revolucionario popular, que al estilo de la revolución francesa aunque sin linchamientos ni guillotina, los reconoce y los mira con lástima, así los observa el colectivo mayoritario que siente pena, vergüenza, porque esa clase de hombres y mujeres se dicen “venezolanos”, exhibiendo banderas al revés y con siete estrellas, infundiendo odio no solo desde la prensa sino desde los púlpitos, o llamando velada o descaradamente a la subversión militar.

Afortunadamente tenemos la vía pacífica del voto para seguir cambiando la conciencia pro imperialista, desnudando la inconsciencia de quienes desgobernaron a Venezuela hasta 1999. Vale advertir que en el único “regazo” al cual se acoge mayoritariamente el colectivo venezolano en materia política es en la fe revolucionaria socialista y bolivariana.

Notificándoles igualmente que no tenemos ningún tipo de vacilaciones al merecidísisimo respeto hacia nuestras hermosas mujeres, una vez más demostrada la hermosura cuando recientemente una venezolana resultó “la mas bella del universo”.

El mensaje para la equivocada jovencita de apellido Chang, que acompaña a Leopoldo “Pinocho” en el antipatiquísimo espacio estercolero Alo Ciudadano, es que a la mujer “ni con el pétalo de una rosa”, pero en particular a ti bellísima dama colega de la comunicación social, si bien “en tu regazo me acojo” en relación a tu talento dado al odio contrarrevolucinario que te quita presencia, prefiero quedarme en el “rezago”, porque con esa actitud llena de mentira y perversión antinacional “ni con aguas de rosas me mojo”, con perdón por tan mala rima y admiración a la poesía y sus cultores.

luissanchezibarra@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1086 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a60604.htmlCd0NV CAC = Y co = US