Ucrania: La mirada desde adentro (I)

El Centro de Investigación de Inteligencia Francesa (CF2R) acaba de publicar, hoy 16 de marzo, el Boletín de Documentación Nº 27/Marzo 2022 incluyendo un artículo sobre "La Situación Militar en Ucrania". Su autor, Jacques Baud, es un ex coronel del Estado Mayor, ex miembro de la inteligencia estratégica suiza, especialista en países de Europa del Este. Entrenado en los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos, trabajó para la ONU, la Unión Africana y fue responsable de la lucha contra la proliferación de armas pequeñas en la OTAN durante 5 años. Actor y testigo de la crisis de Ucrania de 2014, trabajó en programas de asistencia a Ucrania. Es autor de varios libros sobre inteligencia, guerra y terrorismo: Govern by fake news, The Navalny affair y uno reciente: Putin, ¿maestro del juego? en Ediciones Max Milo.

Si bien se trata de un enfoque "militar" sus alcances tocan la perspectiva de un análisis geopolítico que considero pertinente para salir de la tiranía mediática en la que los "defensores de la libertad", incluyendo la de expresión y de prensa, nos han condenado previo aborregamiento vía "Pandemia". Dada la extensión del artículo haré tres entregas consecutivas. He respetado los hiperenlaces que el autor incluye en su artículo. Las tres entregas que haré podrán ayudarlo a tener una mirada objetiva de lo que Rusia está enfrentando política, militar y estratégicamente en Ucrania lo podrán ayudar. Sus conclusiones lo ayudarán a pensar sobre las previsibles consecuencias.

PRIMERA PARTE: EN EL CAMINO A LA GUERRA

Durante años, desde Malí hasta Afganistán, trabajé por la paz y arriesgué mi vida por ella. No se trata, pues, de justificar la guerra, sino de comprender qué nos llevó a ella. Observo que los "expertos" que se turnan en los televisores analizan la situación basándose en información dudosa, la mayoría de las veces hipótesis convertidas en hechos, y por lo tanto ya no logramos entender lo que está sucediendo. Así es como creas el pánico. El problema no es tanto quién tiene la razón en este conflicto, sino cómo toman sus decisiones nuestros líderes.Tratemos de examinar las raíces del conflicto.

Comienza con aquellos que durante los últimos ocho años nos han estado hablando de "separatistas" o "independencia" del Donbass. Es falso.

Los referéndums realizados por las dos autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Luhansk en mayo de 2014 no fueron referéndums de "independencia " (независимость), como afirmaron algunos periodistas sin escrúpulos , sino de "autodeterminación" o " autonomía" (самостоятельность). El término "pro-ruso" sugiere que Rusia fue parte del conflicto, lo cual no fue el caso, y el término "hablantes de ruso" habría sido más honesto. Además, estos referéndums se llevaron a cabo en contra del consejo de Vladimir Putin. De hecho, estas repúblicas no buscaban separarse de Ucrania, sino tener un estatuto de autonomía que les garantizara el uso del idioma ruso como idioma oficial. Porque el primer acto legislativo del nuevo gobierno resultante del derrocamiento del presidente Yanukovych fue la abolición, el 23 de febrero de 2014, de la ley Kivalov-Kolesnichenko de 2012 que hizo del ruso un idioma oficial. Un poco como si los golpistas decidieran que el francés y el italiano dejarían de ser idiomas oficiales en Suiza. Esta decisión provoca una tormenta en la población de habla rusa. Esto resultó en una feroz represión contra las regiones de habla rusa (Odessa, Dnepropetrovsk, Kharkov, Lugansk y Donetsk) que comenzó en febrero de 2014 y condujo a una militarización de la situación y algunas masacres (en Odessa y Mariupol, las más importantes).

A finales del verano de 2014, solo quedaban las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. En esta etapa, demasiado rígidos y estancados en un enfoque doctrinario del arte operacional, los estados mayores ucranianos sufrieron al enemigo sin lograr imponerse. El examen del curso de los combates en 2014-2016 en Donbass muestra que el estado mayor ucraniano aplicó sistemática y mecánicamente los mismos planes operativos. Sin embargo, la guerra que libraban los autonomistas era entonces muy parecida a la que observamos en el Sahel: operaciones muy móviles realizadas con medios ligeros. Con un enfoque más flexible y menos doctrinario, los rebeldes pudieron explotar la inercia de las fuerzas ucranianas para "atraparlos" repetidamente.

En 2014, estoy en la OTAN, responsable de la lucha contra la proliferación de armas pequeñas, y estamos tratando de detectar las entregas de armas rusas a los rebeldes para ver si Moscú está involucrado. La información que recibimos entonces proviene prácticamente en su totalidad de los servicios de inteligencia polacos y no "coincide" con la información de la OSCE: a pesar de las acusaciones bastante crudas, no observamos ninguna entrega de armas y materiales militares rusos. Los rebeldes están armados gracias a las deserciones de unidades ucranianas de habla rusa que se pasan al bando rebelde. A medida que avanzaban los fracasos ucranianos, los batallones completos de tanques, artillería o antiaéreos engrosaron las filas de los autonomistas. Esto es lo que impulsa a los ucranianos a comprometerse con los Acuerdos de Minsk. Pero, justo después de firmar los Acuerdos de Minsk 1, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, lanzó una gran operación antiterrorista (ATO/Антитерористична операція) contra Donbass. Bis lugar repetido : mal asesorados por los oficiales de la OTAN, los ucranianos sufrieron una aplastante derrota en Debaltsevo que los obligó a comprometerse con los Acuerdos de Minsk 2.

Es fundamental recordar aquí que los Acuerdos de Minsk 1 (septiembre de 2014) y Minsk 2 (febrero de 2015) no preveían ni la separación ni la independencia de las Repúblicas, sino su autonomía en el marco de Ucrania.

Aquellos que hayan leído los Acuerdos (son muy, muy, muy pocos) encontrarán que está escrito completo que el estatus de las repúblicas debía ser negociado entre Kiev y los representantes de las repúblicas, para una solución interna en Ucrania. Por eso, desde 2014, Rusia ha exigido sistemáticamente su aplicación negándose a ser parte de las negociaciones, porque se trataba de un asunto interno de Ucrania.

Por otro lado, los occidentales -liderados por Francia- intentaron sistemáticamente sustituir los Acuerdos de Minsk por el "formato de Normandía", que enfrentaba a rusos y ucranianos. Sin embargo, recordemos que nunca hubo tropas rusas en el Donbass antes del 23 y 24 de febrero de 2022.

Además, los observadores de la OSCE nunca han observado el menor rastro de unidades rusas operando en el Donbass. Así, el mapa de inteligencia estadounidense publicado por el Washington Post el 3 de diciembre de 2021 no muestra tropas rusas en Donbass.

En octubre de 2015, Vasyl Hrytsak, director del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), confesó que solo se habían observado 56 combatientes rusos en el Donbass. Era incluso comparable al de los suizos que van a pelear en Bosnia durante los fines de semana, en la década de 1990, o los franceses que van a pelear en Ucrania hoy.

El ejército ucraniano se encontraba entonces en un estado deplorable. En octubre de 2018, después de cuatro años de guerra, el fiscal militar jefe de Ucrania, Anatoly Matios , dijo que Ucrania había perdido 2.700 hombres en el Donbass: 891 por enfermedades, 318 por accidentes de tráfico, 177 por otros accidentes, 175 por envenenamiento (alcohol, drogas), 172 por manejo descuidado de armas, 101 por incumplimiento de las normas de seguridad, 228 por asesinato y 615 por suicidio.

De hecho, el ejército está socavado por la corrupción de sus cuadros y ya no cuenta con el apoyo de la población. Según un informe del Ministerio del Interior del Reino Unido , cuando se convocó a los reservistas en marzo-abril de 2014, el 70 % no se presentó a la primera sesión, el 80 % a la segunda, el 90 % a la tercera y el 95 % a la cuarta.

En octubre/noviembre de 2017, el 70 % de las personas que llamaron no se presentaron durante la campaña de devolución de llamadas " Otoño de 2017 ". Esto no incluye suicidios y deserciones(muchas veces en beneficio de los autonomistas) que alcanzan hasta el 30% de la plantilla en la zona ATO. Los jóvenes ucranianos se niegan a ir a luchar al Donbass y prefieren la emigración, lo que también explica, al menos en parte, el déficit demográfico del país.

El Ministerio de Defensa de Ucrania recurrió entonces a la OTAN para que la ayudara a hacer que sus fuerzas armadas fueran más "atractivas". Habiendo trabajado ya en proyectos similares en el marco de las Naciones Unidas, la OTAN me pidió que participara en un programa destinado a restaurar la imagen de las fuerzas armadas ucranianas. Pero es un proceso largo y los ucranianos quieren ir rápido. Así, para compensar la falta de soldados, el gobierno ucraniano recurrió entonces a las milicias paramilitares.

Se componen esencialmente de mercenarios extranjeros, a menudo activistas de extrema derecha. A partir de 2020, constituyen alrededor del 40% de las fuerzas de Ucrania y suman alrededor de 102.000 hombres según Reuters . Están armados, financiados y entrenados por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Francia. Hay más de 19 nacionalidades, incluida la suiza. Por lo tanto, los países occidentales han creado y apoyado claramente las milicias de extrema derecha ucranianas.

En octubre de 2021, el Jerusalem Post dio la alarma al denunciar el proyecto Centuria.

Estas milicias han estado operando en el Donbass desde 2014, con apoyo occidental. Incluso si podemos discutir el término "nazi", el hecho es que estas milicias son violentas, transmiten una ideología nauseabunda y son virulentamente antisemitas. Su antisemitismo es más cultural que político., por lo que el adjetivo "nazi" no es realmente apropiado. Su odio al judío proviene de las grandes hambrunas de los años 1920-1930 en Ucrania, como resultado de la confiscación de cultivos por parte de Stalin para financiar la modernización del Ejército Rojo. Sin embargo, este genocidio -conocido en Ucrania con el nombre de Holodomor : fue perpetrado por la NKVD (predecesora de la KGB) cuyos escalones de liderazgo superior estaban compuestos en su mayoría por judíos. Por eso, hoy, los extremistas ucranianos piden a Israel que se disculpe por los crímenes del comunismo , como informa el Jerusalem Post . Por lo tanto, estamos muy lejos de una " reescritura de la historia " por parte de Vladimir Putin.

Estas milicias, derivadas de los grupos de extrema derecha que lideraron la revolución Euromaidan en 2014, están formadas por individuos fanáticos y brutales. El más conocido de ellos es el regimiento Azov, cuyo emblema recuerda al de la 2ª División Panzer SS Das Reich , que es objeto de verdadera veneración en Ucrania, por haber liberado Jarkov de los soviéticos en 1943, antes de perpetrar la matanza de Oradour-sur-Glane en 1944, en Francia.

Entre las figuras célebres del regimiento Azov se encontraba el opositor Roman Protassevich, detenido en 2021 por las autoridades bielorrusas tras el caso del vuelo FR4978 de RyanAir. El 23 de mayo de 2021 se habla del secuestro deliberado de un avión de pasajeros por parte de un MiG-29 -con el acuerdo de Putin , por supuesto- para arrestar a Protassevich, aunque la información entonces disponible no confirma en modo alguno este escenario. Pero entonces hay que demostrar que el presidente Lukashenko es un matón y Protassevich un "periodista" enamorado de la democracia. Sin embargo, una investigación bastante edificante realizada por una ONG estadounidense en 2020 destacó las actividades militantes de extrema derecha de Protassevich. La conspiración occidental pone entonces en marcha y los medios sin escrúpulos "preparan" su biografía .

Finalmente, en enero de 2022, el informe de la OACI y muestra que, a pesar de algunos errores de procedimiento, Bielorrusia actuó de acuerdo con las normas vigentes y que el MiG-29 despegó 15 minutos después de que el piloto de RyanAir decidiera aterrizar en Minsk. Así que nada de complot con Bielorrusia y menos con Putin. ¡Ah!... Un detalle más: Protassevich,torturado cruelmente por la policía bielorrusa, ahora está disponible. Quienes deseen mantener correspondencia con él, pueden acudir a su cuenta de Twitter .

La etiqueta de "nazi" o "neonazi" dada a los paramilitares ucranianos se considera propaganda rusa . Puede ser; pero esa no es la opinión de The Times of Israel , el Centro Simon Wiesenthal o el Centro de Contraterrorismo de la Academia West Point. Pero esto sigue siendo discutible, porque, en 2014, la revista Newsweek pareció asociarlos con el Estado Islámico. Así que Occidente apoya y sigue armando milicias que han sido culpables de numerosos crímenes contra la población civil desde 2014 : violaciones, torturas y masacres.

Pero si bien el gobierno suizo ha sido muy rápido en imponer sanciones contra Rusia, no ha adoptado ninguna contra Ucrania, que ha estado masacrando a su propia población desde 2014. De hecho, quienes defienden los derechos de los hombres en Ucrania han condenado durante mucho tiempo la acciones de estos grupos, pero no han sido seguidas por nuestros gobiernos. Porque, en realidad, no estamos tratando de ayudar a Ucrania, sino de luchar contra Rusia. La integración de estos paramilitares a la Guardia Nacional no estuvo en absoluto acompañada de una "desnazificación", como pretenden algunos . Entre los muchos ejemplos, el de la insignia del Regimiento Azov es edificante:

En 2022, muy esquemáticamente, las fuerzas armadas ucranianas que luchan contra la ofensiva rusa se estructuran como:

  • Ejército, dependiente del Ministerio de Defensa: se articula en 3 cuerpos de ejército y se compone de formaciones de maniobra (tanques, artillería pesada, misiles).
  • Guardia Nacional, que depende del Ministerio del Interior y se articula en 5 comandos territoriales.

Por lo tanto, la Guardia Nacional es una fuerza de defensa territorial que no forma parte del ejército ucraniano. Incluye milicias paramilitares, denominadas "batallones de voluntarios" (добровольчі батальйоні), también conocidas con el evocador nombre de "batallones de represalia", compuestas por infantería. Entrenados principalmente para el combate urbano, ahora aseguran la defensa de ciudades como Kharkov, Mariupol, Odessa,Kyiv.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 944 veces.



Rubén Ramos Alizorojo

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: