Los nuevos camaradas


Cuando un ser pensante con un nivel medio de entendimiento, tiene que lidiar con la vaguedad; se hace necesaria la paciencia para entender una patología contaminada en condición de "come flor" (para no poner su verdadero calificativo) que es muy clara en un ser, que por soberbia le importa tener una opinión en un momento determinado y cambiarla al rato, sin asumir (por lo menos a lo interno) responsabilidad sobre su indefinición y como sus valores son escasos; no le da importancia en su limitado entendimiento a la corrección y cree que su confusión forma parte de una conciencia "moderna" pero el pensamiento no le alcanza para un análisis elemental de situaciones básicas.

El ego lo tiene obstruido en base a forma y en su escasa inteligencia hay carencia de fondo. Un mediocre deformado por la fascinación de figuración; no es capaz de mirar más allá de lo que permite la deformidad de su ego y el ridículo no es consciente en su alienada personalidad: le da igual lo que piense un paisano afín con deformidad, que un patriota pisatario de mediano pensamiento: porque se considera superior en su burbuja de fantasía, dónde la verdad es una mentira y no acepta nada fuera de su enfermedad descompuesta.

Usar el pensamiento que proporciona la filosofía para hacer una exposición de corrección a un obtuso, no es útil si el entendimiento está cerrado; es como explicar a un desahuciado, que su única esperanza es el pensamiento, pero la ausencia del mismo no hace posible encontrar la cordura.

Éste análisis para obtuso especiales; sacado del pensamiento profundo de Hermann Hesse: pero cabe a cualquier paciente que tenga la patología señalada y haya alguien a su lado, dispuesto hacerlo entender: que si no hace intentos por salvarse, la amargura le consumirá momentos de tranquilidad y su vida perderá sentido, ocupándose de la inteligencia que está negando a tener y solo le permite amanecer pensando en odio, para que su alrededor crea que es preparado; sin pasar por los conocimientos adecuados, por lo tanto sus acciones muestran escasa capacidad de análisis y lo grave como dije anteriormente, es que la carencia intelectual no lo deja entender: que está enfermo y la cura es desde adentro.

Los tiempos modernos, para desgracia de la humanidad; están formando un ser superficial, sin compromiso político y a ese ser le da igual verde que blanco; mientras el tiempo le pasa, pensando que el futuro es mañana cuando llegue: y el viva la pepismo es su ocupación más importante, jugando a como vaya viniendo vamos viendo y mientras tanto el saldo político heredado se desgasta por la enfermedad creada por un sistema que nació enfermo y solo lo alimenta por ahora la superficialidad.

El chavismo está vivo y sigue creyendo que, PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.

HAZTE CONCIENCIA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 500 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor