Crítica ácida

Hambre bajo infame asedio pacíficos bien presos

Similar a su conducta pre eleccionaria conocida y sufrida, militantes de la oposición descolocada envían su gente a intentar provocar la paciencia de los chavistas o simpatizantes del gobierno legítimo que preside el obrero y sindicalista del transporte Maduro Moros. Expuestas las mismas groserías al hacer mención al Jefe del Estado, e idénticas descalificaciones no exentas de vulgaridades que le han dado un sucio barniz a la política racional.

Burlas a quienes con desprecio tachan de "chaburros" y "maburros", muestras de la catadura de irrespetuosos que repiten banalidades al adversar en 22 años más 8 meses de gobierno chavista, y únicamente entienden la democracia si ganan elecciones. Su existencia diaria la cumplen sofocados emocionalmente, enfermándose al creer que los insultos a un gobierno atacado ferozmente por potencias mundiales, lo hará caer a tuitazos, groserías y violencia calculada.

Hablan del hambre actual, y si se les pregunta a quién culpar por el impedimento de comprar alimentos, medicinas y tantos insumos secuestrados en buques de carga para que no lleguen, contestan "yo no me vendo por una bolsa de comida", sin acordarse que antes de 1999 una porción poblacional abandonada veía la comida solo en TV, y los presidentes no eran demonizados dentro ni desde fuera del país, por comportarse súbditos de EE UU y la disimulocracia de administraciones pitiyanquis electas.

Desaforados terroristas quemaron en Chivacoa, Yaracuy la sede de la Alcaldía, ya identificados serán capturados como en cualquier país del mundo por la actitud delincuencial. No pueden decir que eran pacíficos opositores, pues pertenecen a Voluntad Popular y Primero Justicia queriendo encender la mecha de violencia disfrazados de manifestantes contra el hambre en el país y la falta de gasolina. Ilusos gavilleros de las redes sociales, que los hemos visto llorar, o correr a exiliarse para escandalizar en el ámbito extranjero de prensa por ser "perseguidos políticos".

A seis meses y dos semanas de haber iniciado Venezuela su exitoso plan oficial de protección y combate al Covid 19, tenemos el 86 % de los recuperados en el total de contagiados por el coronavirus, es inexplicablemente calificado de país narco por los USA, certifican correcta a Colombia la número uno en producción de cocaína, tierra que crece en hectáreas para la marihuana, admitido el hecho en medio de las acostumbradas peroratas insustanciales y ridículas de Donald Trump, que burla a los colombianos y domina a sus gobernantes sumisos.

Nos catalogan de violadores a los DD HH mediante chimbo informe de la señora Bachelet para conservarse en la burocracia de la ONU, sin investigar más de 400 chilenos que perdieron uno o los dos ojos, en la represión de los carabineros, o el ejemplo de los 46 estudiantes asesinados en Septiembre 2014 por policías mejicanos, alcahueteados los hechos por gobiernos demócrata representativos aztecas, antes de la elección del socialista López Obrador.

Favorecen atrocidades contra la naturaleza decretados por Bolsonaro, fiel imitador brasilero de Donald Trump, que en su obsesión contra Venezuela declara non grato a nuestro personal diplomático. Incendios acarrean muerte y elevan a Brasil en la cifra de decesos por el coronavirus. Del éxito venezolano en la flexibilización y radicalización semanal, nada reseñan, sí lo hacen con la OEA-Almagro, grupos de gobernantes enemigos del socialismo venezolano por satélites lacayos de Washington, y las acciones lerdas de la oposición sin rumbo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 466 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: