Un trago de su propia medicina

Almeria 07/06/2020

Los gobiernos y la prensa de Washington y Londres llevan varias semanas criticando la represión de las protestas en Hong Kong, contra la aplicación a los habitantes de esa isla china de algunas de las leyes que se aplican en el resto de China. Las revueltas de Hong Kong son fomentadas y apoyadas desde Washington y Londres.

El Presidente Trump amenaza con enviar tropas de combate del ejército, presumiblemente disparando, para reprimir manifestaciones disolversolver disolverdisolver las protestas civiles por el asesinato policial público y notorio del afro-americano George Floyd.

Esa amenaza ha sido cPor Umberto Mazzeiriticada y denunciada en Beijing y otras ciudades y también en Estados Unidos Las críticas de la amenaza militar han sido generales en su país y en todo el mundo como una violación ilegal de la Constitución de los Estados Unidos. La amenaza de Trump lo pone muy cerca de una dictadura militar en el país que se jacta sin cesar de ser el faro de la democracia en el mundo. Hasta varios antiguos jefes del Pentágono han protestado ycondenado esa amenaza de mano dura, que revela la velocidad del descenso de Estados Unidos al autoritarismo, en medio de los temores de queentre la clase política de que la situación está avivando una revuelta general contra el gobierno federal.

Sin embargo, es divertido ver cómo varios medios de comunicación estadounidenses, incluidos el New York Times y la Radio Pública Nacional, han informado sobre Beijing "aprovechando el momento" de los disturbios y manifestaciones estadounidenses para retratar la agitación como "otra señal de hipocresía y disminución norteamericana". Esa es una referencia a cómo los eventos en los EE. UU. Se han destacado en los medios chinos y en el resto del mundo. Pero también hubo manifestaciones de protesta en capitales europeascontra los asesinatosimpunes cometidos por la policía norteamericana contra negros norteamericanos no solo en China. Muchos otros medios de comunicación de todo el mundo también han estado siguiendo el caos y los disturbios en los Estados Unidos. La implicación de que China explote mediáticamente los disturbios de los Estados Unidos con fines de propaganda está, por lo tanto, cuando se criticaa China por reprimir disturbios, es una defensa de los derechos humanos, cuando se critica a Estados Unidos por hacer lo mismo. Es propaganda, fuera de lugar.

La verdad es que el mundo se ha visto conmocionado por la acción atroz de los agentes de policía estadounidenses contra un hombre desarmado; por la implacable repetición de tal barbaridad contra los afroamericanos en un país que evidentemente tiene un problema racial endémico; y el mundo ha quedado horrorizado por el uso gratuito de los poderes militares para aplastar las protestas pacíficas posteriores.

No es "propaganda" señalar que, además desde la malignidad demostrada contra los nativos desde los puritanos desembarcados en el Mayflower(1620), Washington tiene un problema crónico de hipocresía, como lo demuestran sus arrogantes intentos de dar una conferencia sobre la represión deChina sobre Hong Kong. (Y no solo China, sino todas las demás naciones del planeta que imponen sus leyes a todos los ciudadanos por igual ).

Como dice el viejo dicho, Estados Unidos debería poner en orden su propia casa antes de presumir que tiene el derecho santurrón desermonear a los demás.

La hipocresía estadounidense es tan antigua como el propio estado, construida sobre los genocidios de los nativos y la esclavitud africana. Pero lo que es nuevo, y este es un hecho positivo, es cómo la supuesta superioridad moral de Washington se desmorona y se revela cada vez más ante todo el mundo como un producto de su propia imaginación y de su propaganda . Esa incipiente comprensión desacredita la pretendidamoralidad de su interferencia en los asuntos internos de otras naciones que no son obedientes vasallos suyos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor