Estrategia, táctica y contradicción

Ya dijimos en reciente oportunidad QUE TODO ES UNA CONTRADICCIÓN. Analizar y comprender lo que en el mundo acontece, pasa por el manejo adecuado de un todo complejo contradictorio. También, ser exitoso en cualquier escenario de lucha exige de ese manejo adecuado de las contradicciones. Esto tiene una validez universal. Se aplica en cualquier espacio, no importa cuán amplio y reducido sea. Es válido en la totalidad compleja del mundo actual, como en el reducido espacio de cualquier hogar.

Se ha venido sosteniendo que un 1% de la población mundial determina lo que afecta al 99% restante. Esto es algo perfectamente comprobable. Pone de bulto la inviabilidad del Sistema Mundo Capitalista, que está en relación directa con la destrucción de la naturaleza y la supervivencia de los seres vivos en el planeta tierra.

Sería interesante adentrarnos en determinar quiénes, cómo y dónde está organizado y se expresa concretamente ese poderoso y privilegiado 1%. Pero, ello nos llevaría mucho tiempo y espacio, y escaparía al alcance de este corto y modesto artículo. Señalaremos, por ahora, lo expresado por Eric Toussaint en reciente artículo: "La pandemia del capitalismo, el coronavirus y la crisis". Dice Toussaint: "Entre ellos se encuentran una treintena de grandes bancos, una decena de grandes fondos de inversión -entre estos BlackRock, Vanguard, State Street y Pimco que tienen un papel clave- , y hay que agregar las GAAF -Google, Apple, Amazon, Facebook-, además de grandes conglomerados industriales, casi una decena de grandes sociedades petroleras ...". Para que tengamos una idea, el principal fondo de inversión, BLACROCK, tenía a inicios de 2020, activos por 7,4 billones de dólares, lo que representa alrededor del 10% del PIB Mundial.

Estos grupos de ese 1% tienen contradicciones entre ellos, pero naturalmente tienen intereses en comun. En conjunto ellos controlan el mundo financiero, el sector energético, el sector de la alta tecnología y las comunicaciones, los grandes medios, la industria armamentista, la industria farmacéutica, y pare Ud. de contar. Es lógico inferir que ellos tienen una Estrategia Global, tienen estrategias por regiones y estrategias por países. Tienen objetivos a corto,mediano y largo plazo. Sería iluso pensar que no fuera así. Dentro de la consecución de sus objetivos, tienen tácticas específicas para determinados países. Tácticas y estrategias concebidas con una rigurosidad militar.

Para ellos, el mundo todo es un escenario de guerra. De guerra convencional y no convencional. Y, la guerra tiene sus leyes, sean de cualquier generación. Y ellos, bien que las aplican.

Venezuela, desde el triunfo del Comandante Chávez, en diciembre de 1988, ha estado sometida a una guerra multifacética por parte de ese 1% que domina el mundo. Sí, aunque suene exagerado, ese es el enemigo que estamos enfrentando.Trump ahora, antes Obama, y cualquiera que ocupe el puesto en La Casa Blanca, son instrumentos temporales de ese1%. Y que decir, del títere Guaido.

Esa guerra ha tenido distintos matices y expresiones. Es historia bien conocida, porque la hemos vivido en carne propia. A Chávez lograron tumbarlo en abril de 2002, pero fue restituido en menos de 48 horas, por la unión cívico-militar del pueblo movilizado en las calles y el "pueblo en armas".

El presidente Nicolás Maduro está hoy en el gobierno por legado de Chávez y voluntad del pueblo soberano en dos oportunidades. Esto es bueno recordarlo y tenerlo presente. Nunca antes un gobierno había sido sometido a tanto asedio, distintas formas de desestabilización, guerra económica y bloqueos de todo tipo.

El ataque a nuestra moneda ha sido su principal y efectiva arma. Y es así, porque ella afecta toda la cotidianidad de nuestro pueblo, y principalmente la satisfacción de sus necesidades primarias, entre ellas, una tan básica, como la alimentación.

Nuestro Presidente,hay que reconocerlo, ha sido exitoso al enfrentar ataques, amenazas y perturbaciones. Abundan los ejemplos. La muestra más reciente, y en pleno desarrollo, ha sido su manejo del Covid-19.

Desafortunadamente, en el aspecto económico sus planes y decisiones no han dado los resultados esperados. Debemos admitir que su equipo del área económica no las ha tenido todas consigo.

Ya el presidente de Fedecamaras dijo que su gremio no aceptaría los precios acordados y que se regirian por las leyes del mercado. Lorenzo Mendoza en audio difundido en las redes, presagia escasez, desabastecimiento y caos social. Invoca, ruega mejor dicho, una intervención militar. Todo parece indicar que fue muy poco lo acordado, y mucho menos lo que será respetado.

Las cartas están echadas y la lucha continúa. Históricamente, ha sido la lucha, la forma como han sido resueltas las contradicciones, en particular, cuando estas adquieren un carácter antagónico.

Entonces, decimos como el Che: "SI EL PRESENTE ES DE LUCHA, EL FUTURO ES NUESTRO"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 708 veces.



Hugo Márquez

Ingeniero Electricista (UNIVERSIDAD DE ORIENTE),Especialización en Gerencia Pública, Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Anzoátegui (20062011)

 huramar1@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: