Estado Social vulnerado

Demoler la capacidad de la República para generar ingresos en divisas bajo cualquier pretexto ha sido parte del plan termita neoliberal: disminución de la producción petrolera, ataque a la moneda, bloqueo financiero, saqueo de bienes, contrabando; convirtiéndolas en bienes súper escasos, obligándonos a recurrir a sus bancos, fondos buitres y al FMI, esclavizándonos con una nueva deuda y reduciendo el tamaño del Estado a su mínima expresión hasta disolverlo.

Este es el centro del conflicto hoy en día. Un Estado dueño de los recursos naturales y obligado constitucionalmente al reparto justo y equitativo de las riquezas para generar igualdad material real de condiciones y oportunidades y las ansias desbocadas del neoliberalismo anglosionista. Por ello nos decretaron la guerra a todos los venezolanos, la oligarquía parasitaria nacional y la corporatocracia mundial.

Pulverizaron la relación del contrato salarial destruyendo al trabajador como sujeto social, esta clase oligopólica emprende directamente su ataque contra el centro dinamizador de la economía y de la sociedad: el Estado Democrático, Social de Derecho y de Justicia.

La llamada inflación inducida aplicada por Fedecámaras y Consecomercio -nosotros decimos es una hiper especulación inducida- contrae el consumo matando de hambre a los consumidores, generando una contracción terrorista para satisfacer a los mercados y calificadoras. Es el Decreto de Guerra a Muerte de la burguesía parasitaria en contra del pueblo venezolano. Síntoma del conflicto de clases entre el capital, cuyo precio es la tasa de ganancia y los trabajadores, cuyo precio es el salario.

Nuestro Estado Social y de Justicia subversivo frente a la desigualdad real existente entre las clases y grupos sociales, debe propugnar la igualdad jurídica siendo el instrumento de transformación social por excelencia, cuya función histórica es liberar al ser humano de la miseria, la ignorancia y la impotencia a la que se ha visto sometido desde el comienzo de la historia.

Rebelarnos frente a una clase dominante que pretende apoderarse de la conducción del Estado, y proteger a las clases dependientes que no tiene acceso a los bienes espirituales (educación), ni a los materiales (propiedad), es deber insoslayable del gobierno nacional: debe hacer posible para la clase inferior la adquisición goce y disfrute de aquellos bienes, lo cual se logra mediante una reforma política de contenido social, utilizando un conjunto de medidas y leyes que posibiliten a todos los individuos la adquisición de esos bienes a través del trabajo. Estas ideas propugnan a la armonía social como desideratum del Estado Social. (Cabrera Romero)



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



María Alejandra Díaz


Visite el perfil de María Alejandra Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Alejandra Díaz

María Alejandra Díaz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278765.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO