60 días de angustia y... contando...

Desde los albores del presente año inútiles politiqueros de la mafia Siglo XXI que abandonan Venezuela luego de violar la Ley, y dentro de su paíshan desestabilizado disimulada o abiertamente, pero se hacen llamar perseguidos políticos, anunciaron el 23 de Enero 2019 fecha emblemática desde 1958 ennuestra historia política, “el retorno a la democracia representativa”, olvidando que eso significa volver a torturas, represión policial, asesinatos selectivos y masacres, en administraciones blancas y verdes, ordenando a efectivos policiales y militares asesinar o herir, en nombre de la libertad pitiyanqui representativa,la que ocultaba realidades, vendiendo por el mundo la imagen venezolana cual “vitrina de la democracia en América Latina”.

Pasó el 23 de Enero y el gobierno que preside Maduro Moros no cayó, un mes mas tarde,23 de Febrero, un intento de cabeza de playa en la frontera con Colombia en complicidad con el derechista presidente del desparpajo Iván Duque, arrastrado a Washington, sucedióotro fiasco opositor.El 24/03, a 60 días de la primera fecha final prometida amanecimos con el mismo Jefe de Estado, Presidente legal. Sobresaliente rechazo valiente del pueblo noble, frustró la arremetida invasora frenética,confesada por integrantes de un malandraje contratado en dólares por la dirigencia opositora, antes del disimulócrata “Concierto por la Paz”, que evidenció el clasismo yracismo de sus organizadores.

Pillados en el plan de desestabilización asesina están algunos de quienes planeaban bombas en el metro y el teleférico en Caracas, terroristas del engaño sometidos a la justicia luego del sabotaje al cerebro de la electricidad nacional en el Guri. Amaneció el 24 de Marzo con Maduro, duro en la Presidencia. Fracasa la estrategia homicida y se rebela el robo de millones de dólares a sus financistas, por enchufados y encargados guaidonistas frustrados. La Venezuela honesta se aparta aceleradamente del terrorismo que pide “libertad”, disimulando sus apetitos de poder. La colectividad se da cuenta de como dirigentes opositores desprecian a su gente, huyendo con buena parte de sus familias, y en el extranjero claman por intervención militar, lejos del peligro de caer víctimas de bombas y los incendios. Justicia historica sí, regresión salvaje más nunca en Venezuela.
 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 420 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277363.htmlCd0NV CAC = Y co = US